Unimeta cumple 35 años

05/08/2020 - 00:05

Unimeta cumple 35 años

Viaje a la semilla

Cada cierto tiempo aparecen hombres que nadan a contracorriente, viven una vida espléndida porque hallan todas las adversidades posibles y las superan, de tal forma que al final de sus días mueren íntegros y habiendo trasformado su entorno. Así fue quien fundó hace 35 años la Corporación Universitaria del Meta: Rafael Mojica García.

La antropóloga Nancy Espinel integró su grupo de amigos. En esas reuniones siempre estaban otros compañeros de generación, todos con una formación única y una extraordinaria sensibilidad: Carlos Enrique Garzón, en ese momento rector de la Universidad de los Llanos; Álvaro Coronel Mancipe «Bayiyo», escritor y docente; Jairo Ruiz Churión, quien sería el primer profesor del Método Educativo de la Universidad del Meta [MEUM]; Rafael Pardo Silva, y otro.

El Método Educativo de la Universidad del Meta

El MEUM fue concebido antes que la misma Unimeta, y surgió de la necesidad de formar un profesional integral, con habilidades investigativas, capaz de comunicarse y de expresarse correctamente, y con bases humanísticas. Por ello su fundador creó una nueva metodología que desarrolla las competencias básicas, la formación profesional y la formación integral.

Hoy este método es reconocido mundialmente como un aporte del siglo XX a la formación profesional de los egresados de la Unimeta. Se convirtió en la columna vertebral de la formación de los Unimetenses. La génesis del MEUM tiene mucho de debate intelectual.

Este método incorpora el componente socio humanístico en todas las carreras. A partir del 2009, se inició la incorporación de sus elementos a los programas de postgrados, en un primer momento eran 10 niveles, pero en la actualidad son en total 9 instancias académicas obligatorias para todas las carreras.

Desde un comienzo el MEUM ha sido definido como una propuesta inteligente para el desarrollo y construcción de un profesional conocedor de la historia y la geografía, consciente de la realidad social y económica de su comunidad, con una inteligencia creativa y un espíritu de investigación.

Muchos unimetenses testimonian hoy la fuerza formativa del MEUM y utilizan expresiones como «mi vida cambió luego de haber pasado por todas las asignaturas MEUM».

Hoy, cada una de los programas académicos tienen sus particularidades y especificidades que son atributos únicos para ofertarlos. Pero el MEUM desde su inicio se constituyó en el elemento diferenciador por cuanto es una propuesta de pedagogía constructivista, diseñado para la formación de profesionales íntegros, con sentido humanista y compromiso social. Este método educativo los hace profesionales responsables en la conservación, manejo, intervención y transformación del entorno.

Luego de la creación de este método, surge en Rafael Mojica la necesidad de crear una institución de educación superior, y es así como hoy tenemos a la Unimeta con todo lo que representa para la región y el país.

Así fue Rafael Mojica García. Todos lo recuerdan como un hombre con un aspecto sereno. Aunque, al tiempo, se le podía ver un vigor fuera de lo común. Parecía un cantante de bolero de los 40, pero sin la desolación. Sus ojos de párpados árabes irradiaban un vigor único.

                                                                                                                                                                                                                 Rafael Mojica García.

Rafael Mojica se desvincula en 1982 de la Universidad de los Llanos y ya tiene claro el proyecto de fundar esa universidad para la región. Fueron innumerables los viajes a Bogotá ante las autoridades de ICFES, sólo para que dieran negativas. Pero esos reveses lo fortalecieron más.

Cuenta Jairo Ruiz Churión, profesor de varias universidades, que la vida de Rafael Mojica estaba llena de retos y batallas. «Era un hombre de una terquedad infinita. Lo que se proponía lo terminaba».

Nancy Espinel asegura que poco apoyo tuvo en la ciudad. «Cuando él vio que no le iban a apoyar, me llama y me preguntó que si estoy interesada en apoyarlo en la creación de la Unimeta. Le dije que sí, y en ese momento no me imaginaba que iba a ver convertido en realidad todo esto. Se han pasado 35 años y ha sido muy rápido, pero ha sido un viaje formidable. Rafael Siempre tuvo clara la visión de lo que necesitaba la región, no era un capricho personal, fue una visión de región lo que tuvo en su cabeza. Sabía que el primer sector de la economía necesitaba profesionales. Sabía que el arroz y la ganadería eran pujantes. Sabía muchas cosas. Estaba lleno de información sobre la necesidad de crear estudios de administración de empresas agroindustriales, y lo logró».

El 5 de agosto de 1985 el Ministerio de Educación dio la resolución que le da vida jurídica a la Corporación Universitaria del Meta e inicia con 2 programas académicos. Desde ese momento Rafael entendió la dirección de la economía y se propuso en hacer la apertura en otras áreas, por eso las dos primeras carreras fueron Administración de empresas agroindustriales y Contaduría pública.

La Unimeta empieza labores en la casa del Instituto de Crédito Territorial perteneciente a su madre, María Lucía viuda de Mojica. Era una casa de unos 176 metros cuadrados.

Asegura su hermano Ramiro Mojica que «Yo no sé cómo lo logró. Pero ahí empezaron a funcionar oficinas, salones, rectoría, secretaría académica, biblioteca y baños. Era una quijotada. Si había que barrer y trapear, lo hacían todos, y con mucha alegría. Allí se abrió el primer programa».

Ese programa fue el de Administración de Empresas Agroindustriales que recibió el registro y se dio la primera clase el lunes 3 de febrero de 1986, con una matrícula de 40 estudiantes en la jornada diurna y 30 en la nocturna. Al final, asegura Ramiro Mojica «la demanda fue mayor al cupo que asignó el Ministerio de Educación. Eso fue sorprendente».   

La actual rectora de la Corporación Universitaria del Meta, Leonor Mojica Sánchez, a sus seis años recuerda la imagen del tío bonachón que siempre le quiso concentrado escribiendo en su escritorio de Rectoría. «“El loco Mojica”, así lo llamaban en la ciudad, porque nadie creía que en el Llano podía construirse algo así. Dejó sus buenos ingresos y se vino. En España pudo haber vivido una vida tranquila y escribir. Pero se vino y siguiendo su pasión, decidió crear una institución de educación superior. Trajo en la cabeza y en el corazón toda esa gran tradición cultural de España. Sabía de la importancia del humanismo y quiso sacar profesionales íntegros. En ese momento no teníamos un mundo globalizado y muy poca gente tenía la posibilidad de viajar a otros continentes y educarse. Él trajo esa inquietud del saber universal a los Llanos».

Internacionalización de la Unimeta

William Leal Céspedes, uno de los primeros egresados fue invitado por Mojica a vincularse a distintos grupos de trabajo. Leal asegura que Mojica tenía un ejercicio valioso en sus clases: el de realizar pronósticos de las circunstancias históricas y situaciones que podrían desarrollarse en el derrotero del país. Eso era un ejercicio de prospectiva, ejercicio que aun hoy se realiza en los cursos del MEUM pero que él en sus proyectos de la Unimeta también lo hacía. «Para Rafael Mojica la integración regional y la internacionalización fueron necesarias y lo estimuló desde sus inicios. La universidad debía concebirse con asociaciones culturales y científicas entre estudiantes de diversa índole. Esta es la única manera de democratizar la universidad, así como sus propias investigaciones. Leal insiste en que Mojica imaginaba una universidad con controversias y debates serios».

Esto ayudó a la Unimeta a trazarse un plan académico en cada carrera ofertada. Se empezaron a crear contenidos novedosos, asignaturas que surgen de las nuevas realidades que se dan en nuestro contexto, nuevas realidades cada vez más complejas y que, para ser abordadas desde el prisma de la intervención social, necesitan de la incorporación de diferentes profesionales.

Mojica sabía que la región y el país tenían que enfrentarse a una actualización de la formación de profesionales con un perfil interdisciplinar. Eso le llevó a estimar como elemento imprescindible de la formación universitaria la convergencia de otras tantas disciplinas del saber.

Luego vendría un esfuerzo titánico que fue seguir creando programas académicos, al parecer sin sobresaltos, según lo afirma William Leal Céspedes, Rafael Mojica reunía a todo su equipo y se encerraban a trabajar en la finca San Rafael, y de ahí no salían si no habían culminado los documentos maestros de cada programa que se emprendían crear.

Auge y fortalecimiento

La época comprendida entre 1990 al 2000 fue un periodo floreciente, alegre y de mucho trabajo. Al tiempo de mucho crecimiento de la Corporación Universitaria del Meta.

«Se sentía el agradecimiento de los egresados, afirma Leonor Mojica. La nocturna universitaria fue un boom. La nocturna daba la posibilidad de estudiar a muchísimos trabajadores. Siempre la carga más fuerte fue la nocturna, pues la universidad había sido siempre pública y en el día. Así que entregaba expectativas confiables a la juventud. Recuerdo que él conocía el nombre de todos los alumnos y se relacionaba con todos. Era pequeña y los carnavales universitarios eran todo un evento. Esos diez años fueron significativos. Fue una época floreciente. En ese momento, él tenía toda la juventud y todo el carácter. Recuerdo que para esa época había un buen grupo de estudiantes representativos hoy de la universidad».

Programas de postgrados

Según Claudia Mojica, Vicerrectora de Postgrados, la Corporación Universitaria del Meta asume en estos momentos de la historia del Meta y Villavicencio, empieza a hacer presencia en cuanto a ofrecimiento de posgrados, específicamente a varias especializaciones nuevas y una maestría lo que da nuevas perspectivas para la región.

La Unimeta cuenta con 14 programas de pregrado, 12 especializaciones y 14 programas de educación continuada, los cuales tienen por principio el desarrollo de la investigación en áreas específicas del saber, relacionadas principalmente con el impacto social de los programas académicos ofertados.

“Ha sido un rotundo éxito, asegura Claudia Mojica, tal como lo quiso dar Rafael Mojica a la región y al país, pues tenemos estudiantes de todo el país; costa, santanderes, y otros departamentos, bordeamos ya los 3000 egresados en especializaciones. Así mismo ya dimos el salto a la maestría en Gestión Urbana en convenio con la Universidad Piloto de Colombia, oferta que beneficia a cientos de profesionales de los Llanos Orientales y Villavicencio. Esta maestría brindará a estos profesionales de distintas carreras en la región una excelente oportunidad académica para el conocimiento en profundidad de diversos temas urbanos.

Hoy la región atraviesa un momento sin precedentes: nuevas figuras en la escena de lo público aparecen con propuestas serias, se trata de profesionales que durante décadas conocieron la realidad circundante desde el Meum. Ahora, en este momento coyuntural las decisiones sobre el futuro las están tomando profesionales Unimetenses. Lo anterior es el resultado de reflexionar durante 35 años sobre cuál es el objetivo real de la educación. Sin duda la educación ofrece, a todos, el acceso a oportunidades, la posibilidad de formarse como ciudadanos, preparados para la vida, conscientes de que el orden social es una prioridad.

Leonor Mojica Sánchez está al frente de la Unimeta desde 2016 y es una de las rectoras de IES más jóvenes del país.

                                                                                                                                                                                                          Leonor Mojica Sánchez

La nueva generación

Rafael Mojica García falleció en 2016 no sin antes preparar su legado a las nuevas generaciones. Hoy, Leonor Mojica Sánchez, quien creció literalmente en la biblioteca de la Corporación Universitaria del Meta y bajo la tutela y orientación intelectual del fundador es desde ese mismo año la Rectora de la Institución.

Para muchos es “la magnolia de acero” del Llano, pero a pesar de su austeridad, minuciosidad y rigor en el trabajo, a cada instante suelta una hermosa sonrisa acompañada de sus intensos ojos azabache. Ese don de gente apacigua a todos y le confiere un liderazgo único. 

En esta época en que aparecen en las redes planificadores retóricos, genios de la gerencia de un día y cientos de gurúes fungibles, esta mujer construye, y se diferencia de los demás en que “hace” las cosas. Concreta, diseña, aclara, sugiere, decide el destino de una de las instituciones que más ha fortalecido a la región de los llanos orientales: la Corporación Universitaria del Meta - Unimeta. Son muchos los grupos de colaboradores con los que día a día se concentra y un laberinto de aspectos a resolver durante el día en su cabeza coronada de una negra y larga cabellera. 

Ella desde temprano conoció la inmensa importancia de la educación y el humanismo para el crecimiento económico de cualquier región y la forma como afecta a las generaciones. Es abogada de la Corporación Universitaria del Meta, siguió sus estudios profesionales en la Universidad Externado de Colombia, en el año 2005 obtuvo el título de especialista en contratación estatal y en el año 2006 alcanzó el título de especialista en derecho administrativo. Años después obtuvo el título como doctora en Educación de la Universidad de Salamanca- España, graduada con honores pues su tesis de doctorado.

En 2014 su trabajo “Medusa. Método Educativo de la Universidad de Salamanca” fue destacado con un premio en Moscú. Desde el año 2016 dirige todas las actividades académicas y administrativas de la Corporación Universitaria del Meta. Hoy se le reconoce a Leonor Mojica como una mujer que abre posibilidades de formación y el desarrollo de los metenses, sobre todo a los menos favorecidos. Su equipo de jefes y directores, con algunas excepciones está conformado por mujeres. Hace algunas semanas el Concejo Municipal de Villavicencio la destacó como una mujer que contribuye con la continuidad de la educación aportando al desarrollo social en el departamento del Meta, Colombia y el mundo.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR