100 mejores canciones de salsa,David Pabón..."Aquel Viejo Motel"...en Cartagena

06/04/2020 - 22:19

100 mejores   Discos de Salsa: David Pabón: Aquel Viejo Motel…En Cartagena de Indias.

ENMENDANDO LOS EQUÍVOCOS.

En la más reciente de mis publicaciones por este importante medio el universal.com, de manera involuntaria separé en dos el título de la canción número 2 de Leonardo Favio, siendo que el título correcto es Ding, Dong, estas cosas del Amor, de acuerdo con Discogs, una de las páginas electrónicas más autorizadas en este ámbito.

Por lo anterior, mil disculpas y adiciono la canción # 100 titulada: Que Bonita es esta Vida de Jorge Celedón; en calidad de compensación les entrego un bolerazo de Charlie Figueroa: Arrullo de Palmas, para enamorar a la mujer que ama, si usted amigo lector es hombre, y si es mujer, haga la conversión de la letra, y por favor, escúchela en YouTube:

…Eres tú, la mujer que reina en mi corazón.

Dulce bien que soñó mi apasionada ilusión.

Flor carnal eres tú de mi jardín ideal,

trigueña y hermosa,

 cual rosa, gentil de cálida tierra tropical…

AQUEL VIEJO MOTEL DE CARTAGENA DE INDIAS.

Interesado en escribir  sobre temas que contribuyan al relax, y bajar los niveles de estrés y de angustia que muchos vivimos en estos aciagos tiempos que muestran la fragilidad de la vida humana y la miserableza de los regímenes injustos como el nuestro, después de extensas y prudentes entrevistas con viejos amigos, decidí referirme  a  la canción “Aquel Viejo Motel” del portorriqueño David Pabón, centrado en aquellos viejos moteles que hasta hace poco funcionaban en el centro histórico, para rendir culto al amor , sobre todo  a aquel prohibido y censurado por la sociedad.

Evocando las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado, donde ocurren las vivencias de mis entrevistados, hoy concluyo que se trataba de sitios identificados con el nombre de residencias… ubicados en cualquier calle céntrica a los cuales se acudía , generalmente en horas vespertinas o en momentos  de poco tránsito peatonal y se accedía con sólo mostrar la cédula de ciudadanía del varón , pues a su pareja ,a ninguna se le exigía para facilitar el éxito del negocio, con entradas a precio módico para la época.

Una vez al interior de la “pieza “era posible encontrar una habitación de casa tipo colonial dividida en tres o cuatro compartimientos que daba cabida, cada uno de estos a una cama sencilla, generalmente bien aseada, es decir a un “tálamo mullido”, al mejor estilo de “Flores Negras” el bolero de Gilberto Urquiza, con letras de nuestro poeta Julio Flórez.

En las horas vespertinas,  cuando el sol moría en el ocaso, en pleno Mar Caribe, una bombilla amarillenta de marca philips, de 25 vatios intentaba en vano espantar la semi penumbra, aumentando con su calor la temperatura del ambiente, que un vetusto abanico ,pretendía también fallidamente aliviar.

Más lo que hoy nos causa risas es la dotación higiénica del sitio, con medio rollo de papel higiénico, un jaboncito de esos característicos de las residencias, cruel delator de la aventura por su penetrante olor, un balde o una porcelana de agua para efectos del lavado post relaciones amorosas, porque no existían lavamanos, mucho menos sanitarios y duchas manuales para la acompañante.

Pero … el bochorno más grande se vivía- dicen mis incógnitos entrevistados-, es cuando la pareja vecina se tornaba bulliciosa, hasta el punto que dificultaba la concentración de los damnificados enamorados del lado, a quienes no quedaba más remedio que pedir silencio a gritos o golpear con fuerza el entablado de madera tipo tríplex que separaba las divisiones.

Ahora, escuchando la canción de la referencia encuentro en estas escenas narradas, una mutua similitud, cuando el sonero canta:

Aquel viejo motel,

De pobres luces, de todos el peor,

como palacio lo creía nuestro amor,

Se asoman lágrimas que brillan al caer.   

AQUEL VIEJO MOTEL DE DAVID PABÓN.

David Pabón (1964…) percusionista y corista de agrupaciones musicales desde muchacho, admirador de los salseros clásicos y de Eddie Santiago de quien hizo parte de su coro, se coronó como sonero exitoso en 1989 con Aquel Viejo Motel ,canción en la cual pone todo su talento y muestra el matiz erótico de la salsa de esta segunda generación del género.

Enmarcada, a mi gusto, en lo que denomino poesía popular cantada, fue grabada por vez primera en 1989 en el álbum…Es de Verdad (40) acompañada de otros petardos como “Cuando Hacemos el Amor” y “Quémame con tu Cuerpo”, para completar ocho canciones, buenas para escuchar y disfrutar en estos tiempos de crisis; buenas, varias de estas para cantarlas a la mujer que usted ama, adora y le apasiona su rítmico andar.

Ahora, en tiempo de crisis vital Aquel Viejo Motel de 1989, cobra vigencia para escucharlo y comparar los sitios de ayer con los de hoy, acondicionados con TV., equipos de sonido, yacusi, equipos de gimnasia erótica, hamacas, neveras -bar, preservativos, pasabocas y más cosas que mis amigos de ahora no recuerdan… porque los años no pasan de  balde, como decía mi abuelita .

Hoy, al escribir estas notas del recuerdo, y de una vieja canción de la cual sabía hasta sus puntos aparte, sólo queda en mi memoria algunos versos y fragmentos que deseo compartir con ustedes y que bien pueden escuchar en el reconocido canal de tv., ya referenciado:

Esta calle trae recuerdos hoy de ti,

que no logro olvidar por más que quiera.

…Aquel viejo motel trae el recuerdo

 de aquel día que te hice mujer.

Tú te negabas, yo insistiendo,

 pero después fuimos cayendo,

al dulce abismo que pretendes esconder.

…Aquel nuestro lugar

donde quedaron tantos recuerdos,

siendo el único testigo,

de lo que juntos hicimos aquella noche de pasión…

Tú te negabas y yo insistiendo, pero los dos locos de pasión…

Ahora al momento de escribir las presentes notas, el alcalde mayor de la ciudad  tiene prohibió el acercamiento social y decretó el distanciamiento social como medida de prevención…Así El decreto 0499 del 16 de marzo del presente  prohibió el funcionamiento de los moteles de la ciudad; es decir quedó prohibido el amor prohibido, el amor a escondidas, el uso de aparatos gimnásticos y acrobáticos, para  hacer el amor, el uso de yacusi público, el uso de equipos de sonidos con canciones exclusivas para la otra, la prohibida…Pero el amor en su ceguera, en su sordera y mudez, tal vez se las ingeniará y se volverá más creativo y hasta tal vez los enamorados  más afortunados tendrán  cédulas cuyo último número coincida con el de su amada o amado… tal vez esto no sea pura suerte pues el amor vence todas las barreras, hasta las imposibles y ultra imposibles.

Ahora, cuando la cuarentena ha sido   decretada hasta el 26 de abril, sólo queda:

*Continuar cumpliendo los preceptos legales vigentes.

*Seguir elevando plegarias a nuestro Dios y a nuestras divinidades, para hacer inmune nuestro organismo frente a las enfermedades y pongan punto final a la pandemia.

* Mantener la calma y mejorar las relaciones interpersonales e intrafamiliares.

* Enamorarse más y más, y hacer el amor con más frecuencia.

*Estrechar nuestros lazos de solidaridad con todos nuestros relacionados y los más humildes de la ciudad.

*** Untar a nuestras almas el bálsamo de la música, en el género favorito de su persona.

Que Dios y Cristo Jesús sigan cuidando de todos nosotros.

Con los afectos de siempre, recargados en la cuarentena que sigue adelante.

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.

 

 

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR