Salvar la Bahía de Manga es Salvar Nuestro Mar Caribe.

21/11/2019 - 08:57

Salvar la Bahía de Manga es Salvar Nuestro Mar Caribe.

  1. UN BREVÍSIMO RECORRIDO POR EL  CARIBE COLOMBIANO.

Nuestro Gran   Caribe, siempre ha sido reconocido como uno de aquellos espacios, donde Dios y la naturaleza se inspiraron para dotarlo de  escenarios paradisíacos, de gente alegre y  festiva, aunque los humanos se hayan encargado de convertir a varias de sus naciones en tierras de gentes con muchas necesidades básicas insatisfechas y en países con graves problemas ambientales.

En nuestros días las Naciones Unidas, y una serie de organizaciones  regionales reconocen el grave deterioro de  diversos ecosistemas marinos y terrestres, así como una creciente degradación de la calidad de vida de millones de caribeños, factores acrecentados por  el inatajable cambio climático, que vive el planeta.

El caribe colombiano, no escapa a estas condiciones de degradación ambiental y social, acentuadas de manera especial en las ciudades portuarias como Barranquilla, Santa Marta y Cartagena de Indias, donde la biósfera, de manera  especial la esfera acuosa, afronta a diario serios retos de supervivencia , frente a factores contaminantes como son :

  • El lastre  y  derrame diario  de hidrocarburos (en pequeñas, medianas  y grandes cantidades), producto de los miles de embarcaciones que surcan sus cuerpos de agua.
  • Residuos industriales y domésticos (basuras, productos de empresas  y comunidades).
  • Metales pesados como plomo, bromo, mercurio y otros.
  • Plásticos y micro plásticos en cantidades astronómicas.
  • Aguas servidas, a pesar de la existencia de emisarios submarinos.
  • Sedimentación del Río Magdalena y el Canal del Dique.
  • Otros, extensos para mencionar.

De igual forma, y de una manera más específica, para ningún cartagenero es desconocido el estado de deterioro y contaminación de los cuerpos de agua internos y del Mar Caribe en  nuestra ciudad, considerados los primeros .como uno de los focos más extensos, infecciosos y peligrosos de Colombia, por la cantidad y negativa calidad de su lecho.

Este Caribe hermoso, que se resiste a morir bajo las acciones de los humanos inconscientes, humildes y poderosos y bajo la desidia del Estado para poner control a los depredadores, no deja de sorprendernos con la belleza de sus espacios, en la zona insular y costera, tal como se aprecia, con mayor esplendor en un atardecer, en la bahía de Manga, cuyo paseo peatonal es adornado  además por la belleza de la mujer cartagenera, que día tras día sin distinción de estrato social, ensaya un mejor acondicionamiento corporal con el ejercicio físico de diferentes modalidades.

Sin embargo, La Bahía de Manga, pese a su belleza natural no escapa a  la  indeseada clasificación  de zona contaminada y en creciente deterioro ambiental:

sus recursos vivos  e inertes y si bien su estado no es igual a la del Caño Juan de Angola, El Laguito, o al de las lagunas de Chambacú y San Lázaro, o al de las ciénagas de Las Quintas y Bazurto, si guarda  mucho parecido, acentuado con la presencia de la taruya muerta que viene del Canal del Dique.

  1. .BAHÍA DE MANGA: UN CUERPO DE AGUA VIVO QUE SE RESISTE A MORIR.

Hoy, después de un prolongado proceso de observación y estudio llego a la conclusión que la bahía de Manga es un cuerpo de agua vivo que se resiste  a morir y quedar convertido en una simple  vía de comunicación; dos factores sustentan esta afirmación:

*El primero: aguas claras  en algunas de sus zonas de poca profundidad.

*El segundo: presencia de peces pequeños,  capturados pos pescadores “necesitados”.

Sin embargo, existen diversos factores contaminantes que atentan contra la biodiversidad del cuerpo de agua y la calidad de su líquido marino como  son:

1. Los olores ofensivos o vaho nauseabundo que brota de su lecho, producto de la descomposición de los desechos orgánicos que reposan en este; generalmente se trata de gases, uno de los elementos más comunes en este proceso.

2. La presencia periódica de plantas de taruya (o Tarulla si lo prefiere) en estado de descomposición, que no sólo invade la angostísima o exigua playa sino las propias calles de Manga, forjando así un escenario absurdo de contaminación, que ayuda a comprender uno de los efectos negativos del canal del Dique sobre este cuerpo de agua, que una vez fue prístino y tuvo playas coralinas, hoy aniquiladas y desaparecidas.

3. La existencia del lastre y de hidrocarburos  de embarcaciones motorizadas, que de diferentes  capacidades, tamaños y categorías, surcan y anclan día tras día, forjando un paisaje agradable a los sentidos, pero letal  a los seres marinos. 

  1. LA IRRESPONSABILIDAD SOCIAL DE PRODUCTORES Y CONSUMIDORES: OTRO         NEFASTO APORTE A LA DEGRADACIÓN AMBIENTAL.

Es impresionante observar y clasificar la cantidad y calidad de residuos sólidos que llegan a las orillas de este cuerpo de agua.

Mis estudios arrojan los siguientes resultados:

1. Múltiples pedazos de icopor,  y plástico con formas indeterminadas, unas, y específicas, otras en forma  de vasos pequeños y grandes, sin nombres de fabricante alguno.

2. Múltiples fragmentos de papel de aluminio, sin marca responsable.

3. Tapas plásticas de botellas de diversos tamaños.

4. Envases plásticos  de bebida de la marca Coca-Cola.

5. Envases plásticos de Pony Malta.

6. Envases plásticos de Agua Cristal.

Envase plástico de Jugos Del Valle.

7. Envase plástico de  Jugos Hit.

8. Envase de cartón de jugos Frutto.

9. Pitillos plásticos.

10. Colillas de cigarrillos

11 Cajetillas de Lucky Strike

12 Envases plásticos  de aceite para motores marinos.

13. Envases plásticos de líquido para frenos Beg.

14. Envase plástico de  Clorox Triple Acción.

15. Empaque plástico de galletas Tosh.

16. Empaque plástico de Galletas Colombina.

17. Anaqueles de huevos, sin marca responsable.

18. Troncos de árboles secos de diversos tamaños, arrojados por el Canal del Dique.

19. Taruya muerta, proveniente del canal del Dique.

20. Envases de espuma Twister, mal usadas en fiestas de independencia de Cartagena y carnaval.

21Botellas de vidrio de  wiski Black &White.

22. Latas de Cerveza Águila original

23. Empaque de cartón de Pastas y Pizza Nápoli.

24. Casita de cartón: Casita Feliz Mc Donald.

25. Empaque plástico de ponqué Pollet Gala.

26. Bolsas plásticas, de las ultra famosas “menchas” de variados colores.

27.A lo anterior se  suma un sospechoso  registro de alcantarillado, semi oculto entre las aguas de las orillas, muy cercano al histórico fuerte San Sebastián del Pastelillo, registro que es alimentado por un tubo de calibre considerable, proveniente, de manera aparente de la calle, sin que medie relación alguna  con el ente social que ocupa la fortaleza.

El escenario anterior  es demostrativo de la irresponsabilidad y falta de sensibilidad ambiental de los consumidores y productores, y de los órganos estatales  de gestión y control marítimo y ambiental, irresponsabilidad que toca al nivel regional y central representado por Cardique  y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible(MASD), responsables de la sostenibilidad ambiental del Dique.

 SI bien es cierto que los fabricantes, no pueden controlar la conducta ecológica de los miles de  consumidores, si tienen obligación de velar por el buen destino  final  de   los empaques y residuos de sus productos, y por lo menos están obligados de manera legal y moral a hacer educación ambiental para la sostenibilidad y a  ejecutar procesos de recuperación de los ecosistemas y espacios  afectados.

27 Productos contaminantes, entre otros, de diversas calidades y fuentes, es causa de suprema preocupación entre nosotros los ambientalistas; a estos hay que agregar el efecto del Cambio climático que elevó el nivel del mar y por consiguiente de las mareas cotidianas, que de manera periódica invaden la Avenida Miramar, convertida en una horrible corriente cubierta de cadáveres de miles de plantas de taruya.  

  1. EL PATRIMONIO HUMANO E HISTÓRICO TAMBIEN ESTÁMENAZADO.

Como si fuera insuficiente el desastre natural, hay que adicionar las afectaciones que sufren los vecinos del sector y los transeúntes, ante el deterioro del cuerpo de agua y una de las vías arterias del sector.

Cierra el círculo de la degradación ambiental las afectaciones que sufre el  patrimonio cultural representado por el histórico fuerte San Sebastián del Pastelillo construido entre los años 1741-1744.

Hoy, al momento de escribir estas notas, el antiguo foso, que  servía de barrera protectora  a la fortaleza colonial, está taponado en la entrada suroriental (sentido Manga – centro) con arena y múltiples residuos sólidos, que se compactan con el elemento natural y quedan descubiertos, en algunos momentos, por el movimiento de la marea.

5. HACIA UN NUEVO ENCUENTRO CON LA BAHIA DE MANGA Y EL MAR CARIBE.

Salvar la  Bahía de Manga y los demás cuerpos de agua de Cartagena de Indias, es salvar nuestro Mar Caribe, dando por entendido que “la vida en el Planeta Tierra es una sola trama, que todo está unido con todo lo demás” y que todo el bien    que se hace  en un punto determinado de la Tierra, repercute de manera positiva en la globalidad de los ecosistemas  planetarios.

Por  todo lo anterior, es necesario forjar un nuevo encuentro amigable  con los cuerpos de agua de Manga que contemple:

  1. La recolección urgente, necesaria, obligatoria y periódica de los residuos de las marcas arriba identificadas, acompañada de campañas sistemáticas de gestión y Educación Ambiental.
  2. La intervención urgente de la autoridad marítima  para controlar el lastre y la disposición de los residuos líquidos y sólidos  de las embarcaciones que surcan las aguas de la bahía.
  3. La intervención  del MASD, Cardique, EPA, para que de manera conjunta, gestionen e implementen procesos de  recuperación  de la bahía objeto de estudio, con el propósito de garantizar su sostenibilidad ambiental, acompañados  de procesos serios de Educación Ambiental, que involucren a los dueños y usuarios de las embarcaciones,  y a los propietarios de negocios  que lucran de la existencia del cuerpo de agua.
  4. La intervención de la Sociedad Portuaria  Cartagena de Indias, de los propietarios y directivos de la marina, demás empresas establecidas en la zona de referencia y de los directivos del Club de Pesca, para  que implementen procesos de salvación y recuperación de la bahía, puedan resolver la problemática de los residuos sólidos que llegan a  sus orillas  e implementen planes de educación ambiental en sus respectivas zonas de influencia, de manera especial,  y en toda la comunidad del barrio.
  5. Dado su potencial económico, loe entes precitados, en asocio con las entidades estatales y   la valiosa intervención de ASOMANGA, deben fortalecer  el mantenimiento del paseo peatonal, carente de arborización en algunas zonas, deteriorado en  algunos sectores de la infraestructura y falto de iluminación nocturna en importantes extensiones.
  6. La movilización solidaria de la comunidad y de Asomanga,-entidad que asume la defensa de los intereses comunitarios- para salvar la bahía y su paseo peatonal , que junto con la riqueza patrimonial de los  inmuebles sobrevivientes, representan bienes invaluables que las generaciones presentes deben legar en mejores condiciones a las generaciones que ahora crecen y  vendrán en un futuro.
  7. Frente a este cúmulo de propuestas, el CIDEA de Bolívar- Capítulo Cartagena de Indias-, ofrece  la vinculación plena de su talento humano a los procesos de Educación y gestión  ambiental, en un gesto solidario de ciudadanos del Planeta Tierra y de la ciudad heroica de Colombia.

Con los afectos de siempre, recargados  en esta segunda quincena de noviembre con la fuerza de los vientos Alisios del noreste, que  ya se asoman en el Caribe:

 

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR