Competencia política desigual 2

20/02/2019 - 08:26

La renovación política en Cartagena y Bolívar viene por las escaleras, y la rancia politiquería  sube por el ascensor. Esta es una realidad de apuño. Es un hecho repetitivo que tiene adormecido el consciente colectivo de los electores. Y la estrategia, es tener contento, complacido, a través de cargos públicos, contratos leoninos, dinero contante y sonante y en muchos casos en especie

La forma disimulada como compran el voto de los electores son muchas. Desde la lista de cuadernos, la fórmula médica, la beca, las láminas de zinc, el ventilador, la volqueta  de  zahorra, el ladrillo, etc., etc., hacen parte del listado de herramientas con que cuentan los líderes tradicionales de Cartagena y Bolívar para hacer política.   Y seguramente es el modus operandi en toda la Costa Caribe.

Entonces, la pobreza es un caldo de cultivo exquisito para hacer política. “La necesidad tiene cara de hereje” Entre más personas estén en la pobreza extrema, el fortín electoral será mayor. ¿Por qué la gente vende el voto? Esta puede ser una causa, la pobreza histórica. Pero también, el desinterés, la desconfianza que le tienen a los mentirosos políticos, “paguen y voto por ti”.  Pagan sin asco. Al fin y al cabo son dineros fáciles. Dato curioso y alarmante, la venta y compra de votos se da en todos los estratos sociales, pero más en la clase baja y media.

¿Habrá topes económicos para las campañas  políticas? Nunca de los jamases. Las inversiones son cuantiosas. Sólo muestran lo que les exige la ley.  Eso lo sabe todo el mundo, hasta el Consejo Nacional Electoral.  Por eso, la competencia política siempre va ser desigual. Las fortunas mal habidas, algunas, no todas, salen a buscar al electorado por cielo y tierra -Es como un juego entre la oferta y la demanda-  Los oferente son los políticos y los potenciales votantes los consumidores.

El panorama de renovación política en Cartagena y Bolívar sigue lejos de suceder. Mientras los ciudadanos no crezcan en cultura política, sentido de pertenencia, sea de cualquier partido o tendencia, las cosas son difíciles que cambien. Seguiremos viendo en el poder a los mismos con las mismas. Aunque, para el caso de la alcaldía de Cartagena, últimamente el pueblo se ha decidido por los candidatos menos contaminados políticamente. Ejemplos: Judith Pinedo, Campo Elías, Dionisio (atípico) y Manolo.

Espere: Competencia política desigual 3


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR