Orión con Canis Major y Canis minor

Después de 2000 años, la ‘estrella de Belén’ anuncia la segunda venida de Jesús

11/12/2019 - 19:45

 

Por René Arrieta Pérez -  José Vicente Arias Rincón

A partir de este 12 de diciembre de 2019, se realiza un fenómeno en Sirio, que se observará a simple vista a finales del año 2020, por la distancia a la que se encuentra este astro con relación al planeta, de muchos años luz. Él ha estado en un constante movimiento centrípeto, acumulando energía desde hace mucho tiempo, y la liberará, lo cual le permitirá una incandescencia y un mayor brillo, y se verá de un tamaño superior al que ahora presenta e irá aumentando a medida que pase el tiempo. Seguramente los astrónomos nos darán razón de este fenómeno, de ese brillo emergente, más adelante, puesto que ellos, con sus grandes telescopios podrán visibilizarlo mejor. 

Sí, nuevamente veremos la estrella que vieron en Belén los tres reyes magos, y que se hace ostensible después de más de 2000 años, desde el momento en que anunció el nacimiento de Jesús. Ella, ahora que Jesús de Nazaret, ya está aquí entre nosotros (su segunda venida) y cumple sus 10 años de edad, vuelve y anuncia su presencia entre los hombres. El fenómeno de incandescencia de Sirio, en siete años, a la salida a escena pública de Jesús, será de mucha magnificencia.

Ya nosotros, los autores de los siete sellos del apocalipsis, los dos testigos del apocalipsis (José Vicente Arias Rincón y René Arrieta Pérez) conocemos al niño y cerca de 50 iniciados que en vidas pasadas han sido grandes filósofos, patriarcas, apóstoles y personajes bíblicos, a quienes hemos develado esas vidas, porque nuestra videncia nos permite saber quiénes son, y porque ellos formarán la llamada red apocalíptica, a quienes también les serán revelados acontecimientos del futuro próximo para que lo divulguen al público. Exactamente a uno de ellos, cuya esencia espiritual corresponde a la vida de Melchor, el arcángel Gabriel le reveló en un sueño hace un mes lo siguiente: “Ya está aquí en la tierra el niño que es la luz del mundo y en siete años se mostrará...” Inmediatamente el amigo en mención nos contó la revelación que le hicieron, nosotros supimos que ese hecho debía manifestarse cósmicamente y encontramos la estrella correspondiente a esa manifestación y auscultamos en ella el proceso que ahora efectúa.

La identidad actual de Melchor nos la reservamos, como también la de Gaspar y Baltazar, quienes viven en el Caribe colombiano, exactamente en Cartagena y Barranquilla.

Sirio es la estrella más brillante de la constelación Canis Major, que acompaña a la constelación de Orión, representación de Dios Padre en el Cielo, en tercera dimensión, Él, el cazador que está detrás de su plan (su futuro, -futuro de Dios-). Como el cazador está con su perro, Canis Major, cuya estrella más brillante es Sirio (que asume como la parte por el todo), esta es la mascota de su hijo Jesús y la que lo custodia, y al estar este en la tierra encarnado nuevamente (ella expande su brillo, algo equivalente como a mover la cola), es decir, lo saluda y anuncia su presencia. Recordemos que a Sirio lo señala el cinturón de Orión con su alineación (estas  estrellas son: Alnilam, Alnitak y Mintaka, conocidas comúnmente como los tres reyes).

En el cielo están los signos de lo que en la tierra ha de suceder, y estos se manifestarán, y como la humanidad, los científicos de las áreas relacionadas con el cosmos están dormidos (sus centros psíquicos no los conecta con los acontecimientos estelares en la cuarta dimensión o mundo espiritual), no percibirán nada, pero nosotros los iremos anunciando. Así, poco a poco, la información apocalíptica será del conocimiento de toda la humanidad, la que en pocos años se verá asaltada por hechos perturbadores, y ya nuestros anuncios serán verdaderas profecías cumplidas. El hombre y su mundo es un microcosmo y refleja lo que sucede en el cosmos, y se cumple el principio de Hermes Trismegisto: Como es arriba es abajo. La energía sutil y el conocimiento de ellas no están disponibles para todo el mundo. Solamente para quienes están preparados para percibirlas, pero develaremos todo lo que ocurra en el mundo superior, invisible a este plano terrenal.

Los reyes magos, en su reencarnación actual, en la tierra, son avisados de la presencia de Jesús, quien ahora está aquí porque él es quien marca con su edad el calendario apocalíptico. Cuando cumpla 33 años, exactamente la edad que tenía cuando lo sacrificaron, ese día comienza el Juicio Final (viernes Santo del año 2043) y la señal será un terremoto de proporciones catastróficas en Israel.

Imagen tomada de la web, del sitio Planetacurioso.com

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR