Cartagena de Indias: Ciudad Real, Ciudad Soñada.

06/01/2020 - 21:54

Cartagena de Indias: Ciudad Real, Ciudad Soñada.

1.LA CIUDAD REAL.

De acuerdo con la historia colonial, la antigua aldea Caribe Karmairí (y otros poblados de sus cercanías), se convirtió en la población española Cartagena de Indias, que a los pocos años (1574 y 1575)fue declarada ciudad y muy leal ciudad, cobrando, así realidad una de las urbes de mayor importancia de la Tierra firme durante los siglos XVI, XVII Y XVIII.

Asediada por piratas, corsarios y las armadas reales de Francia e Inglaterra, a españoles y cartageneros, les tocó vivir siglos de incertidumbre política, económica social y cultural, al punto que, en 1741, la valentía del pueblo criollo cartagenero y del pueblo español a través de sus soldados y un magro puño de sus dirigentes, impidió que las colonias españolas pasaran a ser posesión del imperio británico.

Fueron los siglos arriba mencionados, los aciagos 300 años del predominio de la más oprobiosa institución social, como fue la esclavitud de los africanos traídos a la ciudad, situación que se prolongó hasta 1851, cuando el gobierno del presidente José Hilario López, decretó la abolición(condicionada) de este flagelo social.

Lo anterior, sin mencionar la esclavitud a la que fueron sometidos los amerindios sobrevivientes de las masacres de los españoles, el trabajo forzoso en la encomienda y las enfermedades traídas por los invasores.

Durante los primeros años del siglo XIX, los cartageneros vivieron los momentos más crueles y heroicos de su historia, con la declaración de la independencia frente a los chapetones, el sitio a la ciudad en 1815 y la liberación definitiva en 1821.

Es en este mismo siglo XIX, cuando las realidades de la ciudad se tornan trágicas, de nuevo, en el marco de la ruina que dejó la guerra de independencia, el posterior asedio de potencias imperialistas como Francia, Italia y el Reino Unido, y las fratricidas guerras civiles de Colombia que, hasta la guerra de los Mil Días, devastaron nuestros campos y ciudades del país.

Después, de esta suerte, el tesón del pueblo cartagenero y las políticas económicas de la Regeneración que lideró Rafael Núñez Moledo posibilitaron una aceptable industrialización que poco a poco fue cambiando el hacer económico y la faz social de la ciudad que desde los años 30 del siglo pasado irá consolidando su vocación industrial y portuaria y que desde los años 60 del mismo siglo, abrirá sendas promisorias al comercio y el turismo.

Así, la urbe logra consolidarse a finales del siglo XX y las dos primeras décadas del presente siglo XXI, como uno de los centros portuarios y turísticos más importantes de la nación, y el centro industrial más importante de la misma, gracias a la producción de la nueva refinería de Ecopetrol, cuya producción es uno de los renglones más importantes de exportación de la nación.

De esta forma, definitivamente, desde la segunda mitad del siglo XX y las dos décadas transcurridas del presente siglo Cartagena consolida su esencia actual de ciudad colombiana como urbe portuaria, turística, industrial, y comercial, acompasada con un importante desarrollo financiero y un precario desarrollo pecuario y pesquero en la zona corregimental.

Más a la par de estos avances, el crecimiento geográfico de la ciudad se da desde los cuatro puntos cardinales con un marcado acento clasista: El norte y nor occidente ocupado por los estratos 5 y 6; el sur con un mosaico social de clases medias, de clases pobres y vastos sectores que viven en la extrema pobreza en esta zona, y de manera especial la llamada zona Sur oriental.

Complementan el mosaico las diferentes zonas corregimentales, de carácter insular y litoral, donde se ubican las mayores condiciones de pobreza, exclusión e inequidad que superan a vastos sectores del sur, el centro, el occidente y el oriente de la heroica y fantástica Cartagena de Indias.

Hoy por hoy, nuestra ciudad posee una serie de títulos que elevan nuestro orgullo de ser hijo adoptivo de la urbe, entre los cuales se destaca el de Ciudad Heroica y el más reciente: la Fantástica Cartagena de Indias.

Sin embargo, aunque duela reconocerlo, la Fantástica posee otra serie de títulos poco honrosos como son:

*Una de las ciudades con mayor pobreza, inequidad y desigualdad en Colombia.

*Una de las poblaciones de mayor corrupción en el país, en el sector de la administración pública en el sector político y en parte del sector privado.

*Una de las ciudades colombianas más vulnerables ante el actual cambio climático planetario.

*La ciudad de mayor contaminación ambiental en Colombia, de manera especial en sus cuerpos de agua:

La bahía contaminada por el letal metil mercurio y 36 contaminantes más, y el cuerpo de aguas internos: ciénagas, caños y lagunas, considerado como el más extenso, infeccioso y peligroso de Colombia.

*Una de las ciudades más   deforestadas de la nación, y de mayor dificultad para la movilidad peatonal y del parque automotor.

* La ciudad con mayor número de peajes privados en la nación con tendencia al aumento de estos, en calidad del compromiso que firmó el saliente alcalde con un consorcio económico.

*La urbe nacional que   ha concentrado en su seno a la clase política más retardataria de la región y carente de la más elemental noción del Desarrollo Humano Sostenible, y poco capaz de saltar más allá del cerco de las murallas de nuestro centro histórico, con su imaginación, creatividad, empeño, compromiso, y la gestión por lograr el bienestar de las mayorías gobernadas.

*Por otra parte, la ciudad, ostenta el deshonroso título de ser la ciudad, cuyo sector público y gran parte del privado, mantiene las puertas cerradas a la gran mayoría de los ciudadanos portadores del talento creativo e investigador, artístico, cultural, científico y académico, salvo contadas excepciones de algunos centros universitarios.

*Finalmente, la Fantástica Cartagena de Indias, es otra de las ciudades de nuestra nación, que menor respaldo brinda a la juventud en el ámbito de la familia, la nutrición, el estudio, y el empleo, factores que fortalecen la formación de grupos delincuenciales, que cada día hacen más precarias las condiciones de tranquilidad y seguridad ciudadana.

2.LA CIUDAD SOÑADA.

Hoy, cuando el año 2020 avanza inexorable hacia su séptimo día, es justo y necesario echar a volar los sueños del optimismo, fortalecer la fe en nuestro Dios, reforzar las esperanzas y reforzar los esfuerzos individuales y colectivos por alcanzar las metas personales y comunitarias.

En otras palabras:

Hagamos una deconstrucción social de nuestra ciudad y construyamos las siguientes utopías o sueños posibles de realizar:

  1. Con los esfuerzos del Estado y el sector empresarial, en general, los niveles de pobreza, inequidad, exclusión y desigualdad se reducirán a cero, porque ambos sectores ofrecerán mayor inversión en los campos de la salud, la educación y el empleo; Los grandes y medianos empresarios, invertirán parte de sus jugosas ganancias, producto del trabajo asalariado en la salud, vivienda, educación y recreación para los trabajadores  y sus familias, tanto de la zona urbana, como de la corregimental.
  2. Cartagena de Indias se convertirá en una ciudad de Desarrollo Humano Sostenible, en la cual los humanos y los demás seres de la naturaleza viviremos en armonía, en un ambiente sin contaminación, sin deforestación, con un cerro de la Popa y demás alturas protegidas, con altos niveles de arborización que nos coloquen a nivel de las grandes ciudades del mundo y con obras de rehabilitación que nos protejan de los nocivos efectos del cambio climático que azota a la humanidad contemporánea.
  3. Nuestra urbe será la ciudad pionera en eliminar la corrupción política y del sector público y en porciones del sector privado, lo cual permitirá atender mejor las necesidades populares.
  4. Una ciudad que superó los problemas de movilidad con el funcionamiento del transporte multimodal, con la construcción de vías de segundo nivel, puentes y viaductos, el funcionamiento de una secretaría de movilidad,  educación para la movilidad a peatones y conductores y la chatarrización del parque automotor inservible, de acuerdo con las normas vigentes.
  5. Una ciudad, con vías 4G, adecuadas a su carácter de ciudad exportadora, vías financiadas por el Estado y los sectores económicos que lucran de las actividades económicas implicadas, sin la necesidad de construir peajes que enriquecen a unos pocos y fomentan, el costo del transporte público, a la larga, cubierto por el exiguo salario del trabajador y del pequeño propietario, que lucha, en forma denodada contra la proletarización.
  6.  Los sectores público y privado,velarán con celo y esmero por la niñez y la juventud, ofreciendo oportunidades de nutrición, estudio, y empleo decente, factores que garantizarán el pleno disfrute de esta edad dorada.
  7. Por su parte, el IPCC, La secretaría de Educación Distrital, en manos de una excelente educadora, el Fondo Mixto de Cultura y otras entidades públicas y privadas gestoras de la cultura   fortalecerán sus apoyos, al talento creativo, investigador, intérprete, gestor, artístico y demás, para aprovechar de mejor manera el enorme potencial humano que poseen nuestros jóvenes de ambos sexos y todos los trabajadores de la cultura, que conservan nuestra identidad e incursionan en nuevas experiencias positivas para esta.

Para finalizar, es posible pensar que, si aún se concretara esta utopía, estos sueños, no estaríamos en el paraíso, pero si mejorarían de manera notoria nuestras condiciones de vida, materiales y espirituales, vida tan frágil y pasajera en este mundo terrenal.

Con mis mejores deseos, para el bienestar de ustedes, amables lectoras y lectores, en este 2020.

Que el Dios nuestro nos colme de mejores bendiciones.

 UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.

Con los afectos de siempre.

 

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR