La música de la Época de lluvias:El Canto de la Chicharra y del Pájaro del Agua.

01/06/2019 - 20:04

La Banda Sonora de la época lluviosa: El Canto de la Chicharra y del Pajarito del Agua.

 

  1. A MANERA DE INTRODUCCIÓN: LA CIUDAD DEL FUTURO Y CARTAGENA DE INDIAS.

Construir ciudades sostenibles, amigables con la naturaleza y la sociedad en la Tierra, es uno de los aportes más valiosos de una creciente corriente de arquitectos e ingenieros de la vanguardia ambientalista.

Lo anterior en calidad de un movimiento opuesto al urbanismo desarrollista vigente, que sólo aspira a la ganancia financiera, mediante la construcción de torres de cemento, de urbanizaciones y conjuntos residenciales, lugares que dejan muy poco espacio a los demás seres de la naturaleza( árboles, plantas ornamentales y medicinales, mariposas, abejas, y aves canoras, entre otras)reservado únicamente para humanos que viven en un vulgar  y letal hacinamiento,  atentatorio contra el bienestar, la privacidad , dignidad y comodidad vital de los humanos, en pocas palabras.

Es frente a esta absurda concepción del urbanismo contemporáneo predominante, que se levanta la nueva corriente arriba referenciada, al punto que cada día cobra mayor fuerza en ciudades inimaginables, como Londres, Tokio, Pekín y en una que otra ciudad de África, Norteamérica y Latinoamérica.

Hoy por hoy, esta novel corriente ha sentado las bases de la ciudad del futuro, siendo el despacho urbanístico Skidmore, Owings, & Merril (SOM), uno de los más firmes proponentes de esta modalidad, de acuerdo con la revista National Geographic, la cual difunde los planteamientos más importantes:

1.El proyecto permite que la Ecología guíe el desarrollo.

2.Se protegen las fuentes del agua y se diseñan sistemas para captarla, tratarla, y reutilizarla.

3.La energía es renovable y la ciudad se vuelve más habitable, a pesar de que la densidad de la población aumente.

4. Todos los desperdicios se convierten en recursos.

5.los alimentos se cultivan de forma local y sostenible.

6. Un tren de alta velocidad mejora la movilidad.

7.La cultura y el patrimonio de una población cada vez más diversa reciben apoyos públicos.

8.La infraestructura no recurre al carbón, y

9.La economía es, en esencia automatizada y en línea. (4. 2019.Página.6)

Duele reconocer que  Cartagena de Indias, está muy lejos de la urbe del futuro, como consecuencia del predominio de las relaciones económicas del capitalismo salvaje y de una pobre mentalidad, egoísta y arcaica de las clases gobernantes, en sus mayorías representativas, en cuya conciencia y accionar  se anida la corrupción y la politiquería rampante, muy ajenas  a la búsqueda del bienestar comunitario, como reza uno de los postulados del Estado Social de Derecho, escrito en la Constitución política del país.

Es entonces, la pobre condición económica, social, política, cultural y ambiental de nuestra Cartagena de Indias, convertida en gran parte en una gran selva de cemento, de desperdicios y en un gran mar de contaminación, la que nos obliga a fortalecer la “resistencia ambientalista “ que durante varias décadas hemos mantenido, consistente, ahora en la estrategia de no dejarnos absorber por el urbanismo alienante, indolente, mezquino, y proclive a producir el malestar de las mayorías comunitarias en pos del bienestar de unos pocos.

  1. NO SEPARARNOS JAMÁS DE LA BIODIVERSIDAD DE LA NATURALEZA.

Par ello, nada mejor, en esta “selva de cemento y mar de contaminación” que:

  1.  No perder el contacto con los demás seres de la naturaleza, tales como las plantas ornamentales, los árboles de cualquier condición, de manera especial con los frutales, y las plantas cuyas hojas se transforman en hermosas y/o olorosas flores, a la par de las especies medicinales.
  2. Liberar la fauna silvestre, de manera muy especial, la conformada por las aves canoras, a las cuales Dios y la naturaleza trajeron al mundo para volar siempre libres, como nuestros derechos inalienables de la libertad de pensamientos y de opinión.
  3. Convertirnos en guardianes, rescatistas y preservadores del patrimonio natural y cultural de la ciudad, en “ciudadanos del Planeta Tierra”, en ejemplos de vida (ciudadanos del ambientalismo y la sostenibilidad) para nuestros vecinos y coterráneos, y en usuarios  de todas las estrategias que ofrecen la Constitución y las leyes para preservar el patrimonio referenciado, haciendo valer nuestros derechos a un ambiente sano y a un patrimonio protegido, ante las autoridades indolentes e ineficientes de la ciudad, la región y la nación.
  4. Todo ello sin perder de vista que en nuestra condición de ciudadanos del Planeta Tierra hacemos ciberactivismo mundial apoyando las campañas que diversas ONG ambientalistas y patrimonialistas desarrollan en el mundo para preservar el patrimonio de la humanidad, tales como Green Peace, Avaaz y otras.
  5. Estar atentos a los ciclos, símbolos y sonidos de la naturaleza del Caribe y Cartagena, para, por ejemplo:

*Disfrutar del inicio de la época lluviosa, en los meses de abril-mayo, y ver como casi de inmediato, después del primer aguacero comienza a reverdecer La Popa; disfrutar también de la suave y refrescante brisa y la interrupción de las lluvias cuando llega el veranillo de San Juan un 20 o 24 de junio, si el cambio climático no impone otra cosa.

*Ser usuario de la simbología de las flores para enamorar, galantear, rendir homenajes, hacer detalles de cortesía y disfrutar el aroma de estas que es el aroma celestial de las mujeres.

Aspirar siempre a vivir 100 años, creando y manteniendo un jardín florido que cautive la vista, el olfato y los demás sentidos, incluidos el sexto, tan poco abundante en nosotros los varones y tan común en las representantes del sexo femenino.

*Gozarse el canto de las chicharras y los bellos trinos del pajarito del agua y de las demás aves canoras.

 

  1. LA PROPUESTA CENTRAL: DISFRUTAR DE LAS BANDAS SONORAS DEL CANTO DE LAS CHICHARRAS, DEL PAJARITO DEL AGUA, Y DE LAS DEMÁS AVES CANORAS.

 

Con hábitats, plenamente identificados, por este humilde observador de los demás seres de la naturaleza, Manga y Pie de La Popa “el pajarito del agua o de la lluvia” como le llaman en otros sitios de América Latina, canta con la propiedad de un tenor anunciando que llega en firme la temporada lluviosa de la ciudad.

 

Por ello, en el pasado mes de abril, casi nunca se le escuchó; sin embargo una vez que las lluvias empezaron en firme, en el mes de mayo sus trinos armoniosos se dejaron sentir, desde el gigantesco árbol de mamón vecino, desde el cual anuncia que el aguacero de mayo es inminente, con una profecía que casi nunca falla,salvo cuando el cambio climático le hace una mala jugada.

Con trinos intermitentes y con una tenacidad asombrosa, canta hasta cuando aparecen las primeras gotas de la lluvia salvadora de las plantas, que la Oficina Oficial de Espacio Público Distrital dejó morir durante seis eternos meses de sequía.

El enigmático Pajarito del Agua es descrito por Víctor Lezama en la web “repertorios hoy.mex/” como un ave de color marrón, más oscuro en la parte exterior de su cuerpo que en la interna y posee ojos rojos patas rosadas y rayas en la garganta.

Se alimenta de insectos y frutas y mostrando especial predilección por el banano y la papaya en los ambientes urbanos y rurales.

A su vez la Pajarita del agua al sentirse atraída por el canto incesante del galán cantor se rendirá sus pies y bien pronto pondrá dos o tres huevos de los cuales ,al cabo de 15 días salen dos tiernos ejemplares que serán alimentados, durante igual período con frutas e insectos provistos por la alada pareja de padres , para así dar la  continuidad natural de la especie.

Ahora, después de pasar varios años tratando de identificar emblemático tenor comprendo porque es tan difícil observar   su figura al mimetizarse con el troco marrón de los árboles en los cuales prefiere hacer sus sinfonías ,que bien puede ser uno de mamón o de mango, de tan abundantes frutos en estos días.

Finalmente, aunque los biólogos insistan que el canto del pajarito se da por que es su época de enamoramiento, celo y apareamiento, yo continuará creyendo y contaré a mis nietas, que es su canto persistente la canción que nos anuncia la llegada inminente de la lluvia en abril o mayo de cada año que transcurre en medio de este alocado cambio del clima.

De igual manera, continuaré convencido que el canto de las “chicharras” o cigarras como escribiría un biólogo o una persona del interior, reclama y anuncia la lluvia que tarde o temprano caerá, después de un larga espera,aunque para ello varios de los amigos mueran literalmente reventados, producto del extenso y esforzado canto.

 

Sin embargo, en este nuevo episodio de las chicharras, tal vez mis nietas cuando sean mayores descubrirán el secreto de su canto, que a la luz de las investigaciones de los biólogos se produce en la época de apareamiento que coincide con el inicio de las lluvias.

Entonces, el macho enamorado interpretará su más hermosa canción hasta atraer a la hembra enamorada,  dotada por Dios y la naturaleza de un oído extraordinario, superior al del macho; ella, entonces,podrá  escuchar el amoroso sonido hasta un kilómetro de distancia.

Es posible, también que mis nietas me digan:

 Nos engañaste abuelo, porque las chicharras no cantan sino que “estridulan” y lee todo lo que dice la web Vanguardia.com en el artículo: ¿Con qué y porqué cantan las cigarras?

1.Las cigarras como los grillos no cantan: estridulan, y al igual que los grillos nocturnos sólo lo hacen los machos.

2.Pero no lo hacen con la boca, sino con unos sacos de aire ubicados en su abdomen que inflan y desinflan a través de unas membranas que los entomólogos denominan timbales, y la potencia e intermitencia de sus sonidos se aumenta con el de la temperatura ambiente.

3. Pero el sonido de la chicharra, aunque muchos no lo crean, no es monótono y generalmente tiene tres tonos diferentes, para diversas situaciones:

 Uno para marcar territorio frente a otros machos, dos para atraer sexualmente a las hembras y tres para dar estridulos de alarma.

Ya para finalizar, debo confesar, que a pesar de haber estudiado tanta biología y ecología, siempre continuaré escribiendo sobre el canto de las chicharras, tal como me enseñó la abuelita Ana Hercilia; y que ese canto aunque a muchos no estén de acuerdo, es un mensaje,de la naturaleza, como el de las aves, como el del grillo nocturno o el de las ranitas jardineras de Barranquilla:

Sin duda alguna, esos cantos   anuncian que se aproxima la época lluviosa o que va a llover en cualquier momento después de sus trinos; observe y oiga el canto de las chicharras y el del Pajarito del Agua y no se deje tragar por la selva de cemento que cada día crece taponando nuestra naturaleza biodiversa.

 

Con los afectos de siempre,

 remojados también en este junio, pero más reforzados que en mayo:

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.

uellesq@hotmail.com


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR