Las 100 Mejores Cumbias de La Tierra.(OCTAVA PARTE).Joe Arroyo y Billos Caracas

18/03/2019 - 12:19

Las 100 Mejores Cumbias de La Tierra. (OCTAVA PARTE).

Joe Arroyo y Billos Caracas.

Joe Arroyo (1955-2011) fue y continúa siendo una superestrella de la salsa y de la música tropical; en este ámbito, sus aportes a nuestra música vernácula son importantes también, destacándose en la interpretación de la Cumbia, nacida a orillas del  Mar Caribe.

“Suave Bruta” (70) socializada en 1989 es una de sus más deliciosas cumbias para bailar con velas y un “buen elixir para el alma, de esos que llevan la marca Orlando Parr y son producidos en Inglaterra”.

Más, hoy, como siempre, las canciones del Joe traen “un pedacito de la historia negra, de la historia nuestra” y Suave Bruta no es la excepción:

Aparece la historia ambiental en primer plano sobre las plantas silvestres que se obstinan en no desaparecer de la faz de la Tierra, y es el caso de la balsamina, planta medicinal, recomendada por los “curiosos” como llamaban a los curanderos de antes, para combatir la amebiasis:

Recibió un beso Martica,

primera vez en su vida…

Sobre la balsamina,

 del patio de Bertilda.

En segundo plano aparece La histórica Bocachica y el Bajo de Salmedina o el “cantil de Medina”, tenaz como el arrecife de corales Varadero que se resisten a morir.

Este paisaje de historia social y política es el escenario de la canción, con recuerdos poco gratos, cuando en la bahía de Cartagena, se pescaba con dinamita, sin control alguno, pero también, gratos recuerdos de mis excursiones por las poblaciones de la bahía, en la primera década de este siglo, haciendo educación ambiental con grandes amigos y amigas, convertidos todos en pioneros de estas lides en Cartagena continental y su región insular:

Avisan de Bocachica,

que, en el cantil de Medina,

se fue a morir Bertilda,

                                                              tirando dinamita

Suave bruta…

El Cumbión del Junior (71), una canción al mejor modo de los barranquilleros, para gozarla en el Metropolitano, recordando las viejas glorias del equipo; Joe, Juan Piña y Checo Acosta se la echaron en una versión; Rafa Orozco y el de La Tumba Catre, lo hicieron en otra.

A mi Dios Todo le Debo (72) es la más controvertida canción del Joe por su plagio a la obra del haitiano Coupé Cloué: Ti bom, un zouka de Haití; sin embargo, no obstante que el periódico virtual “Las 2 Orillas” conceptúa que las versiones referenciadas son rítmicamente idénticas, no parece ser cierto: la de Joe tiene sabor a Cumbia y fue impresa en el acetato de Discos Fuentes (1988) con ritmo de cumbión.

Con el sello de una alabanza y un canto de gratitud a nuestro Dios, Joe se inspiró para dejarnos esta oración musicalizada con las melodías del Gran Caribe:

Ay, mi Dios todito te debo,

 Ay mi Dios la dicha te debo.

Ay Señor bendito te quiero,

Ay mi Dios bendito papá.

Ay mi Dios mi grito te elevo,

Ay mi Dios, la vida te debo.

Ay papá, papá, Ay papá…

LAS CUMBIAS DE BILLOS CARACAS BOYS.

Gratos son también mis recuerdos de infancia con Billos Caracas Boys, cuya producción musical es 60 % colombiana.

Intérprete de centenares de porros y cumbias, la música de Billos con Cumbia Sincelejana (73), me transporta hacia los hermosos paisajes de las sabanas del Bolívar Grande de antaño y a épocas más cercanas de los años 70 del siglo pasado, cuando gracias a Dios disfruté de los amores de una bella “mona “allí criada, la mujer más tierna del mundo, como todas las sabaneras.

Si de mujeres lindas se trata nada mejor que Mi Preferida (74):

Mujeres hay en la vida,

 pero no como mi negra…

Sus ojos son dos estrellas

 que me miran con cariño…

Grabada en los años 60 del siglo pasado con la voz líder del Cheo García, pasó al álbum de las inmortales junto con esta otra: Cumbia Caletera.

Cumbia caletera, música del mar,

nacida en las olas,

Que vienen y van.

Y su melodía de felicidad,

 llena de alegría todo el litoral,

Llena de alegría todo el litoral.

Caletera, cumbia caletera…

Así en la continuidad de los viejos recuerdos, evoco las primeras fortificaciones rústicas de la Cartagena colonial, fabricadas en 1567, la trinchera llamada La Caleta, construida en la entrada (El Limbo) del actual barrio Bocagrande y la otra entre el mar y el caño   Juan de Angola, contiguo al actual Parque Rafael Núñez, hoy con dueño particular a la vista.

Es posible, quizás, el autor de la canción se inspiró en aquellos momentos de descanso de los esclavizados, cuando mitigaban sus penas con uno de los mejores bálsamos para sanar el alma: la música; allí en esos recodos del mar Caribe: el caño y la bahía de las Ánimas, de allí del recuerdo de esas caletas, o de otra cualquier parte, nació esta canción. CONTINUARÁ…Las cumbias de Adolfo Pacheco y Los Melódicos de Venezuela.

 

Con los afectos de siempre, recargados este marzo del 2019:

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.

uellesq@hotmail.com

 

 

 

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR