Las Esculturas de los Opresores NO son Patrimonio Cultural.

11/10/2019 - 12:02

Las Esculturas de los Opresores NO son Patrimonio Cultural.

El arte de las esculturas es un mundo mágico, pleno de simbolismos y de un conjunto de señales artísticas, sociales y culturales que permite  comprender amplias coyunturas del pasado y pone de presente, las ideologías vigentes, sobre esta serie de categorías referenciadas.

Por ello es importante y necesaria   la declaratoria de bienes de interés Cultural (BIC) que de manera reciente realizó la alcaldía mayor de Cartagena de Indias ,  con la intervención del Instituto de Patrimonio y Cultura(IPCC), el consejo distrital de patrimonio y de una importante organización  no gubernamental .dedicada a la conservación  del patrimonio.

Con esta disposición, un decreto distrital, 54 bienes, vale decir, 54  esculturas ubicadas en diversos puntos  de la geografía local, adquieren una connotación superior   y se convierten en  bienes  objeto de cuidados especiales para su conservación al interior de un Plan Especial de Manejo y Protección.

Lo anterior es ratificado  por  la disposición gubernamental,(decreto) citada por eluniversal.com(octubre 05.2019):”la declaración  de los Bienes de Interés Cultural es la distinción máxima que se le otorga  a un bien debido a su valor cultural y genera  unas medidas especiales de protección para salvaguardar el significado y valoración histórica, que representa, en este caso para Cartagena”.

“Así mismo, estos bienes perpetúan la memoria de acontecimientos  y/o personajes que representan un mensaje testimonial y documental de relevancia para el patrimonio histórico y cultural del Distrito”.

Sin embargo, si hacemos un análisis detenido sobre  el listado  de bienes, que ahora se protegen, apreciamos  que no todas las estatuas tienen ese valor  patrimonial que se le atribuye, porque las esculturas de los opresores  de una sociedad, en este caso específico de nuestra Cartagena de Indias no son ningún patrimonio cultural.

 Por el contrario a lo que señala la disposición gubernamental, muchas de las representaciones de los personajes que a continuación menciono tienen una connotación muy negativa, que termina re victimizando a amplias  capas de la población de la ciudad, cuya ascendencia  es de manera decidida afrodescendiente.

Lo anterior por una parte; por otra, un amplio sector de los personajes simbolizados en esculturas, elevadas  a la categoría de patrimonio cultural inmaterial y de bien cultural mueble valioso, en su condición de gobernantes en los tiempos posteriores a la independencia  y  la época contemporánea, usaron el poder de su clase social dominante para oprimir  a las mayorías de la población y para constreñir y negar los más elementales derechos humanos  de los colombianos y cartageneros.

Una amplia muestra  de los personajes  categorizados en los dos grupos referenciados confirma:

I.LAS ESCULTURAS DE LA ÉPOCA COLONIAL.

1. CRISTÓBAL COLÓN FONTANARROSA.

Se convirtió en el primer invasor y  conquistador de nuestro territorio americano; sus expediciones en busca del oro y otras riquezas de Nuestra América abrieron el sendero, para el más grande genocidio de amerindios, de nuestra historia   y la posterior esclavización  de más de 20 millones  de africanos.

Una indígena arrodillada ante un aventurero, (de acuerdo con el monumento ubicado en la antigua Plaza del Mar, hoy de La Aduana) que bien pronto se convirtió en adelantado de las tierras avistadas y exploradas, es una afrenta para todos los amerindios de las generaciones pasadas y presentes.

2. PEDRO DE HEREDIA.(1484-1554)

 Introdujo la esclavitud en la Provincia  de Cartagena de Indias; en sus campañas de conquista, con sus huestes  asesinó a millares  de amerindios, los sometió a diversas formas de tortura  y  explotación inmisericorde, al igual como hizo  con los africanos sometidos  a la esclavitud; profanó los sepulcros sagrados de los Zenúes y destruyó a Karmairí y decenas de poblados indígenas de los hoy departamentos de la Costa Caribe  y de una extensa zona de los actuales departamentos de Antioquia y Tolima , entre otras negativas acciones.

3. PEDRO ZAPATA DE MENDOZA (1619-1683)

De nacionalidad española al igual que el personaje anterior.

Si bien es cierto, que bajo su gobernación  se construyeron obras importantes para la  defensa (Castillo San Felipe de Barajas y el Canal del Dique (24 de junio de1650), jamás cuestionó la esclavitud  de amerindios y africanos.

Bajo  su gobierno más de 2.000 africanos esclavizados e indios fueron obligados a trabajar en las obras de construcción  de este   brazo artificial del Río Magdalena, utilizando, picos, palas, machetes y azadones, bajo las inclemencias del tiempo, durante seis meses.

De manera teórica, los trabajadores referenciados tuvieron derecho a su manutención (cazabe o pan de yuca y agua) al igual que a  una paga de ocho pesos mensuales(a los indios), cuyo cumplimiento no está registrado en la historia.

 

4. SEBASTIÁN DE ESLAVA. (España.1684-1759).

 Fue virrey de la Nueva Granada durante el período1740-1748 y  se convirtió en un personaje esencial, con Blas de Lezo, en la defensa de la ciudad   contra la armada inglesa, liderada por el almirante Sir Eduard Vernon,  en 1741, en un episodio de la Guerra del Caribe.

Jamás cuestionó la esclavización de los africanos  y promovió la conquista y “pacificación” de los amerindios Motilones, invencibles hasta el presente siglo XXI.

5. BLAS DE LEZO Y OLAVARRIETA. (España1689-1741).

Sin duda alguna, es uno de los héroes españoles más reconocidos en Cartagena de Indias; sin embargo, nunca cuestionó la esclavitud a la cual fueron sometidos los africanos traídos al continente americano  y Cartagena.

Entregó, partes de su cuerpo y finalmente  su vida entera  en nuestra ciudad, a la causa española; guerrero de “mil batallas” tiene ubicada su estatua al pie  del Castillo San Felipe de Barajas, señalando con su espada hacia la zona insular de Cartagena, sitio donde tuvo su mejor desempeño en la guerra de España contra Inglaterra en 1741.

 

6. LA INDIA CATALINA.(Siglo XVI)

Su escultura está ubicada en Puerto Duro;  en réplica pequeña es la estatuilla simbólica entregada a los ganadores del Festival de Cine, desde la década del 60 del siglo pasado.

Si bien es cierto que no se puede categorizar como opresora de  su propia raza, en su condición de india lengua (traductora) acompañó a Heredia y sus huestes sanguinarias en la conquista  de los amerindios Caribes de Cartagena y sus cercanías; la historia documental, no conoce ningún reclamo a Heredia por las masacres que este cometió en las aldeas del tiempo de la conquista.

II. LAS ESCULTURAS DE LOS GESTORESDE LA INDEPENDENCIA.

 Del epílogo de la época colonial, en  tiempos de la Independencia, el decreto distrital, declara como bienes de interés cultural, los bustos de los denominados Mártires de Cartagena, ubicados en el camellón que lleva este nombre.

Estos, como pertenecientes a la denominada “aristocracia criolla”, fueron dueños de esclavizados africanos, de encomiendas de indios, de haciendas, del poder local a través del Cabildo, y de grandes fortunas durante la época colonial.

Lideraron la revolución de independencia (1810-1821), aunque sus luchas internas por el poder facilitaron la reconquista española, ordenada por el rey Fernando VII de España, ejecutada por el sanguinario Pablo Morillo y sus ejércitos criminales

A pesar de su carácter de clase dominante, sus esculturas, el camellón que se construyó para honrar su memoria y la declaratoria de sus bustos como bienes de interés cultural, son válidas; el reconocimiento que se hizo al pueblo raso de Cartagena, mediante una columna que resalta algunos nombres de los héroes populares por su participación en la gesta independentista, da mayor valor cultural  al monumento.

III. EL MONUMENTO  Y LAS ESCULTURAS DE PERSONAJES DEL SIGLO XIX.

Sin duda alguna fue un acierto el del fallecido historiador Eduardo Lemaitre  hacer realidad su homenaje al centenario de la Constitución de 1886, mediante una serie de obras ubicadas en el Parque Apolo del barrio El Cabrero.

En el monumento figuran las esculturas de diversos personajes de la historia de Cartagena, desde el amerindio cacique Carex, el palenquero Benkos Biohó, hasta llegar a los gestores de la Constitución como fueron José María Campo Serrano, Miguel Antonio  Caro y el ideólogo de la Carta Magna, el cartagenero Rafael Núñez Moledo, quien tiene su propio monumento en otro extremo del parque, hoy, de manera desafortunada, con todo su conjunto arquitectónico en mal estado.

Más, la memoria histórica no puede olvidar que la Constitución de 1886, sentó las bases para el Estado nacional moderno, estableció el centralismo que aún, en nuestros días nos agobia, de manera especial en el Caribe nuestro y  a vastas regiones del occidente, el oriente y el sur del país.

A ello, se suma el autoritarismo de la Carta, la negación de muchas libertades políticas y de expresión, y la total ausencia de la conservación ambiental,  a pesar de  los  valiosos aportes que en este campo dejó el líder Simón Bolívar Palacios.

IV. LOS MONUMENTOS  Y  LAS ESTATUAS DE LOS PERSONAJES  DEL SIGLO XX.

De este manera, la disposición distrital continua reconociendo como bienes de interés cultural, otra serie de esculturas de personajes de la política local , que figuraron a nivel nacional o cuya presencia tuvo este último carácter, como el expresidente Carlos  Lleras Restrepo.

Colombia entera y en especial Cartagena, no olvida los 16 aciagos años del Frente Nacional,(1958-1974)que consagró el monopolio político  del partido liberal y del conservador, cuyos gobernantes gobernaron al país bajo el estigma del Estado de Sitio , el abuso de la fuerza pública, la persecución a los líderes campesinos y sindicales.

En términos generales, los gobernantes del período como muchos otros anteriores y posteriores fueron autoritarios y negaron, no sólo los derechos humanos, sino también los más elementales derechos de la democracia, que ellos mismos y sus antecesores crearon, acorde con sus intereses; Carlos Lleras Restrepo, fue un adalid de estas políticas que atentaron contra el bienestar de las mayorías nacionales. 

V. CONCLUSIONES.

Hoy, en mi modesta condición de amante de la historia  y de nuestro valioso patrimonio, concluyo con respeto:

  1. Es muy positiva para la memoria histórica y cultural la declaratoria de nuevos bienes de interés cultural,(que tienen el  verdadero mérito histórico y cultural)que hace la Alcaldía Mayor, al tener como objetivo la conservación de  la tradición y de valiosas esculturas con  una importante significación en nuestro pasado, presente y futuro.

 

  1. Es un verdadero acierto cuando se declara-nunca es tarde- como bien de interés cultural los monumentos y  esculturas de Simón Bolívar, figura reclinada(gorda Gertrudis), Cacique Carex, Benkos Biohó, Juan José Nieto, el conjunto arquitectónico del parque Apolo del Cabrero, Los alcatraces(mejor pelícanos, que son los nuestros), José Fernández de Madrid, el conjunto arquitectónico del Parque del Centenario de la Independencia  y el Camellón  de los Mártires, Guillermo Cano Isaza, Botas Viejas, Pegasos de la Bahía de Las Ánimas, Palenquera, Mariamulata y otros ,aunque  nos hizo falta  las esculturas de Pedro Romero y compañeros en la Plaza de La Trinidad, y el monumento a La Paz, en   Parque del Centenario .
  2. Valiosa es la asesoría y el empeño de la Fundación Conservar, por  su gestión protectora  del patrimonio de Cartagena, manifiesta en múltiples acciones y la publicación de su importante y valioso libro: Inventario y Valoración del Patrimonio Mueble en Espacio Público del Centro Histórico de Cartagena de Indias…
  3. A partir de esta declaratoria, es necesario implementar con carácter urgente un plan de salvamento del patrimonio mueble de Cartagena, ubicado en el espacio público, patrimonio, que en su mayor parte presenta mal estado por el abandono histórico al cual ha estado sometido  por las entidades gubernamentales y de entes económicos que atesoran riquezas y jugosas ganancias, con el patrimonio global de la ciudad, pero que no invierten en su conservación.
  4. EL INSTITUTO DE PATRIMONIO Y CULTURA DE LA CIUDAD,  no puede continuar equivocándose  en su accionar al  viabilizar y asesorar al alcalde mayor, en la expedición de un decreto, que si bien tiene unas connotaciones positivas, tiene otras muy negativas como son los siguientes:

A.Revictimiza a la población afrodescendiente (mayoritaria de la ciudad) e indígena  de Cartagena, presente hoy en los Cabildos de  Membrillal, Bayunca, Pasacaballos, San Fernando, y otros cuando eleva a la categoría de bien de interés cultural a las esculturas de  quienes fueron los opresores y verdugos  de sus antepasados.

B. Perpetúa, una falsa memoria histórica  de la ciudad, que rinde gloria, pleitesía y construye  monumentos a personajes que exterminaron a los amerindios, esclavizaron a millares de africanos y negaron los derechos humanos y las libertades civiles, por las cuales luchó  y lucha  el pueblo cartagenero y colombiano en su conjunto, desde los aciagos tiempos de la conquista, hasta nuestros días.

C. Continúa obstruyendo el paso,  “con caminos cubiertos de minas y con puertas de acero”, a las nuevas concepciones de la historia a nivel mundial, nacional y local, como es la corriente de  la Historia Social y Económica, centrada en el estudio  de estas estructuras de la sociedad.

D. Contribuye  a la nociva permanencia de la historia heroica, que rinde culto a  personajes históricos de las clases dominantes, elevando al sagrado altar de la historia  a un conjunto de “héroes con pies de barro”, como son  muchos de los aquí mencionados.

E. Gran parte de los bienes culturales referenciados presentan deterioro notable en sus estructuras físicas.

F. La política pública distrital, en materia cultural continúa siendo equívoca en varias de sus líneas, destacándose las referentes a la educación sobre la historia de la ciudad, el patrimonio cultural y natural de esta, y las fiestas de independencia, de manera especial en lo que hace referencia a la música simbólica de las festividades.

RECOMENDACIONES.

1. Es necesario implementar el plan de salvación  del  patrimonio cultural de la ciudad, con carácter urgente, pues muchos de los bienes  descritos presentan un deterioro notable.

2.Indispensable es, que desde el despacho del alcalde mayor del distrito, del IPCC, de la Secretaría de Educación, y del consejo distrital de patrimonio se rescate con premura la Cátedra de Historia de Cartagena, establecida desde 1990 (decreto 596 de 1990) y se instituya la Cátedra del Patrimonio Natural y Cultural, en calidad de estrategias que motivan a la adquisición de saberes sobre sus bienes, acrecientan la valoración positiva de todas las generaciones y sectores sociales y contribuyen a generar afectos de aprecio, amor y cuidados sobre los verdaderos bienes culturales de la ciudad, y por supuesto sobre todos los bienes naturales.

No puede olvidarse que “sólo se ama  y cuida lo que se conoce”, como dice el sabio y viejo refrán popular, y los cartageneros desconocemos grandísima parte de nuestro patrimonio e historia.

3. Es necesario que el alcalde mayor del distrito corrija el acto administrativo que declara bienes de interés cultural las esculturas de los opresores  mencionados sacándolas del listado elaborado; “en derecho  lo  que se hace es factible de deshacerlo”, o mejor: “en derecho, así como se hace, así mismo se deshace”, según el concepto  de  muchos abogados.

4. Por consiguiente, es mi recomendación comedida y respetuosa que las esculturas  de:

Colón, Heredia, Zapata, Eslava, Lezo, India Catalina y Lleras Restrepo sean retiradas de nuestro espacio público y   llevadas  a una sala del museo histórico,  con las correspondientes aclaraciones  sobre sus actuaciones frente a nuestros antepasados y contemporáneos.

  1. Finalmente, el alcalde mayor, el IPCC, el Consejo de patrimonio Distrital y los entes asesores, deben tener mayor cuidado al tomar estas decisiones y dar recomendaciones, pues lo que está en juego, en el presente caso es nuestro patrimonio histórico- cultural, uno de los más valiosos de América Latina y el orbe.

De hombres es equivocarse, sólo los necios persisten en sus errores; o escrito de mejor manera como lo eternizó el filósofo  de la Italia antigua, Marco  Tulio Cicerón:

Todos los hombres pueden  caer en un error; sólo los necios perseveran en él.

Con el patrimonio de mis afectos de siempre, recargados, en este octubre de lluvias diarias, rayos y centellas.

 

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.

uellesq@hotmail.com


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR