Para la Salvación del Centro Histórico: Educación, Amor y control Periódico.

02/05/2018 - 19:06

Para la Salvación del Centro Histórico: Educación, Amor y control Periódico.

Es indudable la fantasía, la magia y la historia que guarda el centro histórico de Cartagena de Indias y el conjunto monumental de fortalezas que lo circundan, elementos que lo convierten en uno de los espacios cautivantes del buen gusto de propios y visitantes.

Sin embargo, a la par de estos elementos muy  positivos se coloca una serie de factores que hacen sonar la alarma en torno a la conservación físico -material y cultural de este complejo urbano, donde contrasta la modernidad  con un pasado colonial que de manera lenta se desvanece en su estructura material, amenazando con la desaparición  de un patrimonio original arquitectónico,  y de un patrimonio de relativa sana convivencia, el cual poco a poco está siendo reemplazado también por los antivalores que generan las sociedades injustas, tales como la prostitución, la drogadicción y la violencia contra los incautos.

Así en el marco de las amenazas que en la actualidad deterioran el centro histórico, es válido destacar el informe especial , que un importante grupo de periodistas de El Universal.com y de El Universal, realizó el pasado cinco  de abril del presente año, informe con un sello de estudio investigativo que pone al descubierto una triste realidad, que duele reconocer,  a la cual hay que analizar para transformarla, solucionando los problemas que genera la avaricia de unos pocos, la pobreza de muchos, la ignorancia y el desamor  de la gran mayoría y la falta de control de las autoridades, de manera histórica, por lo menos en los últimos  60 años.

Siendo consecuente con el planteamiento periodístico, arriba identificado, es válido destacar, de acuerdo con sus autoras y autores, la seria problemática que  afecta por igual  a nativos y foráneos  de este noble rincón de mis hijos y nietos, parodiando al inmortal Tuerto López  desde mis propias circunstancias personales.

 Leamos entonces, la prometida problemática reseñada por los periodistas y las periodistas:

*Construcciones ilegales, al mejor estilo de los Quiroz.

*Zonas extensas a oscuras.

*Invasión del espacio público por dueños de establecimientos comerciales y de servicios, y automotores.

*Ruidos que ensordecen y ahuyentan el sueño, producto del  tráfico automotor, de las discotecas,  bares, y negocios comerciales de mercancías.

*Prostitución y venta de narcóticos al aire libre.

* Basureros satélites y residuos peligrosos en algunas locaciones.

*Ventas callejeras de comidas, sin control sanitario alguno por las autoridades del ramo

*Parqueo indebido de automotores  particulares.

*Falta de cultura ciudadana en las estaciones de Transcaribe

*.

A  este  estudio valioso, documentado, con fotos, videos, multimedia, diagramas y demás estrategias y recursos pedagógicos, hay que agregar otra serie de problemas no identificados, tales como:

* Las inundaciones  en época de lluvias.

*El rebose del alcantarillado en algunas calles.

*La explotación inmisericorde del trabajo de los caballos cocheros.

*Los olores ofensivos producto de los orines y heces de algunos de estos nobles seres sintientes  e inteligentes y de  un mal trabajo en el sistema de alcantarillado y drenaje en algunas plazas estratégicas de la ciudad, tal como acontece en la Plaza del legendario Joe Arroyo, del líder libertario Benkos  Biohó y la antigua Plaza de la Mar, hoy Plaza de la Aduana, en uno  de cuyos bordes   está la estatua que afrenta la dignidad  de nuestra América: la del esclavista: Cristóbal Colón Fontanarrosa.

Se trata de una compleja problemática, difícil de erradicar pese al interés esporádico de algunos gobernantes y la gestión constante de las asociaciones de vecinos, quienes colocan sus esperanzas cercanas en el próximo alcalde que ha de regir los destinos de la ciudad.

Por lo anterior, hoy, de nuevo uno mi clamor al de las juntas de Acción  Comunal de Manga y Castillogrande y al de Asocentro, reclamando la actualización del Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito (POT)  y la puesta en marcha del Plan Especial de Manejo del Centro Histórico (PEMP), en calidad de estrategia estructural  para ensayar soluciones que conduzcan a la sostenibilidad del centro en todos los niveles afectados.

Sin embargo, en mi condición de Educador Patrimonialista estoy obligado a proponer que tres   de las estrategias inmediatas a aplicar, para lograr la utopía de un centro histórico sostenible, hasta la eternidad de las generaciones humanas e inclusivas para todos: nativos y visitantes son las siguientes:

PRIMERA ESTRATEGIA: LA EDUCACIÓN. Difundir la riqueza de nuestro patrimonio natural y cultural-material e inmaterial.es la primera obligación que tienen las autoridades de la urbe. Enseñar desde la escuela de preescolar y procurar que la escuela enseñe sobre este tópico es obligación sagrada de las autoridades, en primera instancia, y en segunda, de los maestros, quienes con sus saberes, apoyados por el Estado lograrán educar a nuestros nietos, a los adultos y a los visitantes sobre la gran riqueza que encierra el patrimonio cartagenero.

 Para ello nada mejor que los proyectos pedagógicos, en las escuelas que durante años los Maestros Patrimonialistas hemos regalado a la ciudad, sin costo alguno, sin lograr el apoyo de los gobernantes de mucho tiempo atrás y de los presentes que ya pronto se marchan.

Estas acciones sólo requieren de la buena voluntad de quienes tienen el poder, y mediante una alianza pública y privada, para los recursos  puedan emprender una acción constante de educación Patrimonial, con la edición de folletos, libros, videos y canciones por los medios noticiosos de la ciudad y la región.

SEGUNDAESTRATEGIA: AMOR. Sólo se ama a quien se conoce y una vez, conociendo nuestra riqueza patrimonial: natural y cultural queda fácil enamorarse de Cartagena, ciudad que no precisa de esfuerzo alguno para quedar prendado de ella, por su magia, por su fantasía, por su historia.

Así, una vez enamorados de Cartagena, el cuidado es por añadidura y nadie dejará que la toquen como dice el verso, “ni con el pétalo de una rosa”; así es de sencillo en los escritos como este, así es en la vida real, como bien sabemos quienes hemos pasado una vida enamorados.

TERCERA ESTRATEGIA: CONTROL. En una ciudad  como la nuestra, donde el incumplimiento a las normas institucionales , ha sido la tradición, motivado por mezquinos intereses personales y grupales, por la desidia e incompetencia de las autoridades de diversos órdenes y niveles, y por la corrupción vigente desde  las altas esferas públicas, hasta la más baja. y desde  muchas esferas privadas de mayor y menor altura, es difícil pretender controlar, lo que toda la vida ha vivido en el descontrol.

Sin embargo, el control, de las autoridades, el autocontrol de los ciudadanos, el control de los ciudadanos a los demás ciudadanos y autoridades, de acuerdo con la Constitución y las leyes, es otra de las medidas urgentes y necesarias para salvar el centro histórico, en particular, y a la ciudad en general. Por ello soñemos:

SOÑEMOS PRIMERO: Que el POT  es actualizado; que el PEMP, es adoptado e implementado; que la Cátedra de Historia y Patrimonio de Cartagena        es implementada en las escuelas desde el preescolar hasta la educación media, bajo el liderazgo del despacho del Alcalde Mayor y de los alcaldes menores, del secretario de educación y de la directora del IPCC, y cada  cartagenero y cada visitante , conoce la historia  y el patrimonio de la ciudad, los ama y cuida como a la retina de sus ojos

SOÑEMOS SEGUNDO, entonces  que las construcciones ilegales son controladas y que sus responsables son sancionados  con arresto intramural; que las zonas oscuras son iluminadas por la entidad correspondientes; que los invasores del espacio público, vale decir, vendedores del rebusque, son organizados  y formalizados en sus propuestas comerciales; que los establecimientos de  cualquier índole ruidosos son cerrados y sus propietarios multados.

SOÑEMOS TERCERO, que los promotores de la prostitución infantil y juvenil y los expendedores de estupefacientes son recluidos en el sitio que se merecen: una cárcel de alta seguridad; que los ciudadanos nativos y visitantes son enseñados a depositar sus residuos en abundantes canecas dispuestas para esto.

SOÑEMOS CUARTO, que las ventas de comida ambulantes o fijas en cualquier rincón son erradicadas  y que a cambio se crea un plazoleta de comida caribeña, como una vez se pretendió, bajo el control sanitario del DADIS y demás entes del ramo.

SOÑEMOS  QUINTO  que los caballos cocheros, en un gesto de misericordia por los animales son reemplazados por  bicicoches estilo colonial o por motocoches, de igual estilo que funcionan con gas natural; que el alcantarillado del centro histórico  ye l desagüe pluvial, es revisado y eliminamos más de un problema.

SOÑEMOS SEIS, que los sueños reafirman nuestras decisiones de continuar adelante con la dura tarea de construir una nueva Cartagena Sostenible e inclusiva, cuidando su patrimonio como una tacita de oro.

SOÑEMOS, SIETE, que la esperanza es lo último que se pierde, y que desde el Cerro de La Popa hay una virgen protectora,  y desde la morada de la Divinidad hay  un Dios,  y está Jesús el Mesías que  no nos desamparan; sin embargo recordemos que también dijeron:

Ayúdate que yo te ayudaré.

Con los afectos de siempre, recargados este 2018.

Uellesq.@hotmail.com

           


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR