Pie De La Popa: No Pagaremos Patos Ni Los Platos Rotos De Electricaribe

05/05/2019 - 18:55

Inauditas e inaceptables son las arbitrarias pretensiones de algunas entidades de servicio público, de carácter regional y local, al obligarnos con la amenaza de corte del suministro, bien sea de energía o de agua, sino aceptamos su política de tarifas de rapiña, con la cual se adueñan a la fuerza de los menguados recursos económicos, de quienes, por circunstancias de la vida, residimos en sectores que cumplen algunos de los parámetros (no todos) que exige la dignidad humana para habitarlos.

Desde siempre, la rapiña ha sido su descarada política de servicios, desde cuando se trataba de la desaparecida Electrificadora de Bolívar o de las   Empresas Públicas de Cartagena y de las EPD: Empresas Públicas Distritales, también liquidadas, por gobernantes regionales y locales, sirvientes personales del capital extranjero.

Hoy, son entidades, de muy ingrata recordación entre nosotros los bolivarenses y cartageneros, tal como son ahora, los entes privados que las reemplazaron, para continuar saciando la avaricia de unos pocos inversionistas, a costa del despojo de recursos de las clases trabajadoras y de los pequeños y medianos empresarios.

“Limpiar por completo” el bolsillo de los humildes que devengan un salario mínimo, acorralar a las clases medias, y arruinar a las pequeñas y medianas empresas de índole diversa, cuyas operaciones no resiste el pago de los servicios públicos y otras obligaciones tributarias, es la política en la vida real de estas entidades, aunque en la retórica manifiestan las más nobles intenciones, con excepción de una sola empresa prestadora de servicio público en la región.

A la par de lo anterior, hoy, por hoy, quienes pagamos las obligaciones tributarias impuestas por el Estado y recaudadas por  torcidas entidades , nos indigna vivenciar que   una buena parte, del monto expoliado pasa a las arcas de los corruptos enquistados en la administración pública , y sirve también para pagar multimillonarias sumas de dinero en consultas  intra e interpartidistas o financiar elecciones de  candidatos que una vez convertidos en gobernantes, en su gran mayoría, aprueban sin escrúpulos de ninguna clase las alzas periódicas  de las tarifas, y las  sobretasas, como la recién aprobada por  el congreso de Colombia, como aconteció con Electricaribe.

EL CASO ABERRANTE DE ELECTRICARIBE.

El caso de Electricaribe en nuestra costa es uno de los más aberrantes, en materia de expoliación a los usuarios de la energía eléctrica impuesto sobre nuestra cabeza, en nombre del capital extranjero (español), en medio de las nefastas políticas del neoliberalismo y el capitalismo salvaje, que se impuso en el país desde la década de los 80 del siglo XX.

EL mal manejo de los recursos financieros, el manejo ilegal de los aportes estatales, los servicios mediocres y estafas descaradas a los usuarios, al adulterar la facturación con consumos ficticios de los hogares y las empresas, determinó la intervención de la Superintendencia de Servicios de Colombia, que tampoco de nada ha servido a los intereses legítimos de sus obligatorios clientes, dada la prestación monopólica del servicio.

En nuestros días, cuando Asopopa, a través de su directivo Cecil Botero informa sobre el exagerado aumento del costo de la energía en un absurdo 13% en los cuatro meses corridos del año, indigna, este descarado hurto, valorado en pesos sonantes y cantantes que oscilan entre los $100.000 y $200.000 de aumento por suscriptor, en una zona densamente poblada, acción que suma millones para los usuarios del Pie de La Popa y miles de millones para los cartageneros y caribeños de Colombia.

Es la anterior, la primera estrategia que utiliza la administración, ahora estatal, de la intervenida Electricaribe, con la cual pretende sanear la crisis financiera que dejaron los antiguos dueños, agentes del capital extranjero y del más recalcitrante capitalismo salvaje.

La segunda, tal vez, más aberrante que la primera es la de facturar consumos no realizados por el suscriptor, como se demuestra con la confrontación de las facturas del mes de abril,2019 de decenas de usuarios del Pie de la Popa, quienes atónitos miramos como supuestamente se aumentó el consumo hasta en un 50% frente al del mes pasado de marzo, cuando de manera paradójica, el servicio se interrumpió cinco veces, dejando apagones hasta de más de seis horas en algunos sectores del vecindario.

La tercera estrategia, es la que acaba de aprobar el congreso de Colombia con todos o casi todos nuestros congresistas a bordo a través del Plan Nacional de Desarrollo(PND), imponiendo una infame sobretasa al consumo de energía, la cual evidentemente aumentará su costo ,el nivel  de expoliación al usuario, lo cual producirá $160.000millones al año ,para aliviar los malos manejos de la empresa, de acuerdo con el desalmado Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, a quien sólo le duele en el alma la plata que perdieron los bancos, de acuerdo con sus declaraciones a Colprensa ,publicadas por El Universal, en la edición de mayo 02, 2019.

Indigna también las declaraciones de la agente especial de Electricaribe Ángela Rojas, en el sentido de prometer energía más económica para los años 2020, 2021 y 2022 y en el presente mayo, reducir “ostensiblemente la exposición a las bolsas” a las cuales estamos expuestos hoy, con sus políticas especulativas, su verdadera razón de ser a nivel mundial.

Son estas cinco situaciones las que indigna a todos los habitantes de Pie de La Popa, un barrio que hoy sufre en carne viva los peores efectos de las pésimas administraciones locales, lo cual nos impele a escribir con mayúsculas los viejos refranes del Caribe:

¡NO PAGAREMOS

PATOS NI LOS

 PLATOS ROTOS DE ELECTRICARIBE: NOS MOVILIZAREMOS.

Hoy lo hacemos buscando soluciones positivas con Electricaribe, mañana será con su hermana gemela, la también expoliadora Aguas de Barcelona… perdón de Cartagena, las también expoliadores empresas privadas de aseo y la entidades de control estatal que se hacen de la vista gorda ante los atropellos que se cometen contra nosotros los habitantes de Cartagena de Indias, Bolívar, y Colombia entera, pues de acuerdo con el ministro de hacienda, Electricaribe es una empresa de interés nacional, y a los colombianos nos tocará pagar cada año

Para evitar la continuidad de los abusos y atropellos, nuestra propuesta de movilización comprende:

  1. Denunciar ante la Procuraduría y la Fiscalía General de la Nación la facturación fraudulenta de la cual fuimos víctimas centenares de suscriptores el pasado mes de abril, por parte de Electricaribe, acción cohonestada por sus directivos y los operarios que manejan los medidores y la facturación.
  2. No volver a votar jamás por los representantes y senadores actuales (ni por sus partidos, ni por sus apadrinados para las próximas elecciones de octubre) por votar positivo por la imposición de la sobretasa al consumo de energía eléctrica, a través del Plan Nacional de Desarrollo.

De verdad que no nos oponemos a que el estado refinancie a Electricaribe, pero no a costa de nuestros menguados ingresos que cada día se envilecen con la inflación galopante que nos agobia.

 

Si de refinanciar se trata, es obvio que el gobierno tiene todos los mecanismos a su alcance para rescatar a la desfalcada empresa, por ejemplo:

* Reduciendo los gastos de la guerra que se recrudece ante la negativa de respetar los acuerdos de paz.

* Reduciendo la burocracia inútil a nivel estatal interno, en todos los niveles nacionales, regionales y locales, y de la diplomacia, igualmente inútil que nos representa en   el exterior.

*Acabando de manera ejemplar con la corrupción rampante en todas las entidades públicas de la nación.

*Rebajando los millonarios salarios de las altas jerarquías de la empresa y así, sanear las finanzas y mejorar la calidad del servicio que se presta.

3.Elevar protestas y denuncias ante la Superintendencia de Servicios públicos, argumentando el delito de estafa por facturación fraudulenta a los suscriptores, que recibimos los pésimos servicios de la empresa que nos ocupa.

4.Denunciar a través de las redes sociales y los demás medios de información, los atropellos que sufrimos, casi que impotentes los usuarios de Electricaribe.

5. Interponer demandas penales contra los directivos de Electricaribe, por facturación fraudulenta a los usuarios de la energía que vende la empresa.

6. Invitar a los pequeños, medianos y grandes empresarios, del barrio, Cartagena, Bolívar y Colombia   vincularse a esta movilización social como defensa de nuestros derechos a gozar de un servicio de energía eléctrica a costos moderados, sin expoliación de ninguna clase.

Indignado como nunca,

pero con los afectos de siempre,

recargados este mayo de 2019:

 

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR