Reforma tributaria: Ahí están, ellos son los HP.

24/04/2021 - 13:20

REFORMA TRIBUTARIA: AHÍ ESTÁN, ELLOS SON LOS H.P.

1 memoria de las reformas tributarias.

Desde hace varias décadas he hecho seguimiento a las llamadas reformas tributarias que varias administraciones presidenciales y parlamentarias han realizado a través de los años, descargando el oneroso peso de cada una de estas sobre las espaldas y bolsillos de los proletarios y las clases medias del país, y por el contrario salvaguardando y acrecentando las ansias y las riquezas de los más poderosos económica y políticamente, del país.

En mi vida de trabajador de la educación he vivido las reformas que han esquilmado al pueblo desposeído de Colombia, cuál de estas más onerosa y violenta, más injusta y más favorecedora del gran capital nacional y extranjero.

Mi mente no olvida aún la reforma que lideró el entonces ministro de hacienda Rudolf Hommes (1990-1994) bajo la presidencia de Cesar Gaviria, máximo gestor del Neoliberalismo y del capitalismo maligno en extremo, y así siguieron todas las reformas y políticas económicas, todas más opresoras, esquilmadoras y favorecedoras de los intereses mezquinos de los todopoderosos de la nación y sus amos del norte.

  1. La reforma maligna de la actual administración.

Sin embargo, la propuesta que lidera el actual ministro de hacienda Alberto Carrasquilla, de la administración del presidente Iván Duque, figura ahora como la más maligna, la más despiadada, la más onerosa e injusta, y el más violento saqueo de los miserables ingresos de los proletarios y de las clases medias del país.

La anterior valoración es válida en la medida que apreciamos, por lo menos una docena de los alcances de esta perversa reforma, si es aprobada por el parlamento nacional:

1.IVA del 19% para los servicios públicos en los estratos 4, 5, y 6.

2.Sobretasa a la gasolina.

3.Un nuevo impuesto nacional a los vehículos.

4. Impuesto para los aportes voluntarios de pensión a quienes ganen más de $4.800.000.

5.Impuestos a vehículos eléctricos y otros sistemas de energías limpias.

6. Todas las ciudades del país podrán instalar peajes en sus vías, si el Concejo lo autoriza.

7.   A partir del año 2022, quienes ganen más de $2.4millones de pesos mensuales, deben pagar impuesto de renta.

8. Para 2023, se prevé extender la base a aquellas personas que reciban una cifra superior a 1. 7 millones de pesos mensuales.

9. Elimina los mecanismos tributarios que han sido fundamentales para promover y financiar la vivienda de interés social (VIS)hasta hoy, de acuerdo con la Cámara Colombiana de Construcción (Forbes.com.Camacol alerta sobre reforma tributaria).

10. Otorga facultades especiales al presidente de Colombia para suprimir, fusionar, reestructurar, 0 modificar entidades y organismos de la rama ejecutiva, eliminar entidades públicas, fusionar otras o privatizar también a algunas de las empresas del Estado.

11.También estipula que puede, también, el presidente disponer de la fusión, escisión y disolución de entidades públicas, sociedades de economía mixta, sociedades descentralizadas indirectas y asociaciones de entidades públicas en las cuales exista participación de esas entidades.

12.Afecta a la cultura nacional al eliminar incentivaos a diversas expresiones de esta, especialmente al cine, y así, contrariamente va contra una de las propuestas del propio presidente, como es la llamada” economía naranja”.

3.El cinismo de la reforma.

No obstante, a pesar de la malignidad que encierra la reforma tiene, también, en su esencia el más descarado cinismo al denominarla “Ley de Solidaridad Sostenible” cuando atenta de manera vil, contra los intereses de algunos millones  de personas de la clase media, de millones de personas pobres al quitar incentivos a la vivienda de interés social y fortalece la “plutocracia”, es decir el gobierno de los ricos, del cual , el primer mandatario y todo su equipo de gobierno son sus más característicos representantes.

De esta manera, el gobierno nacional, con su secuaz equipo cumple su tarea, en contra de los pobres y la clase media de Colombia. Ahora la reforma ya fue presentada al parlamento nacional para su gestión y aprobación urgente, y:” Ahí están, ellos son los “Honorables Parlamentarios”,(HP) a quienes  toca aprobar, modificar o negar las pretensiones del equipo de gobierno del presidente Duque y el cuestionado ministro de hacienda.

4.El turno de los parlamentarios.

Son ellos, los H.P y los equipos de gobierno, es decir, los   de la rama ejecutiva los responsables históricos del malestar que durante centenares de años gestionando leyes y normas que desmejoran la calidad de vida de la mayoría de los gobernados, como sucede por ejemplo con la ley 100 de 1993.y el acto legislativo # 01 de 2005, que eliminó la mesada 14 a los pensionados con una pensión superior a tres salarios mínimos vigentes.

Vista así la difícil situación, el gobierno central ya realizó su tarea, y el parlamento nacional se apresta a considerarla, y tal como lo manifestó el exministro de hacienda Rudolf Hommes:

“El gobierno propone la reforma que conviene a sus intereses, y el parlamento es quien decide si la aprueba toda, la modifica o la hunde; en última instancia, son ellos, los H.P quienes tienen la última palabra”.

Más en medio de la polémica, no faltan las fisuras entre las clases dominantes del país: Unos partidos políticos han manifestado su pronta decisión de rechazar la reforma y otros oportunistas de algún partido, han decidido aparecer como los mesías salvadores que se opone al malestar popular que genera su propio partido; se trata de una posición muy cínica, de algunos, que, por fortuna, ya poca gente cree en ellos.

 

5.La reforma en plena pandemia y los billones para la guerra.

Como si fuera poco, el malestar en ciernes de la reforma, el gobierno la promueve y trata de sacarla a toda costa, en medio de la pandemia que azota a la humanidad, la pandemia que profundiza el malestar y la muerte de miles de colombianos, siendo la propuesta la más impropia de la coyuntura, que muestra los intereses mezquinos de las clases dominantes en el país.

Para colmo de males, el actual gobierno, continúa con la gestión de adquirir 14 aviones de guerra de última generación caza F-16, que costarán $16 billones, (aprox) lo cual despierta sospechas sobre la relación entre reforma tributaria y la adquisición de aparatos para la guerra y la muerte, en nombre de la defensa de la seguridad y la soberanía nacional.

Un gobierno justo, que NO es el de Colombia, deja de lado esta desfachatada intención y procura invertir la billonaria suma en mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables, en las migajas que invierte en los programas sociales que anuncia, comprar vacunas contra el covid -19 para todos los colombianos y paliar los efectos   económicos y sociales negativos de la pandemia

6. Ahí están, ellos son los que joden la población. Todo en una canción.

Finalmente, dado el hecho, que el gobierno central mostró su propia catadura clasista, reaccionaría y plutócrata, ahora la nueva responsabilidad recae sobre los HP, reunidos en el Senado y la Cámara de Representantes; es precisamente esta situación la que trae a mi mente la vieja canción de Garzón y Collazos, compuesta por Pedro J. Ramos la cual transcribo con algunas modificaciones, con las consiguientes disculpas:

ORA SI ENTIENDO POR QUE:

Ayer, que estuve en el pueblo, compadrito Juan José,

los estudiantes, gritaban viva la “rivolución”.

Y le decían a los parlamentarios que se asomaran al balcón,

“Que ahí están,

 ellos son, los que joden la población”.

No entendí lo de la reforma,

 ni la del rico ladrón, pero algo tendrá de cierto,

que se emberriondó el montón.

“Que ahí, están,

 ellos son los que joden la población”.

No entendí lo de lo reforma, ni lo del rico ladrón,

pero algo tendrá de cierto que se emberriondó el montón.

“Que ahí están,

 ellos son los que joden la población”.

Ora que atisbo mi rancho, todo harto de pobreza,

después de haberme jodido arando una tierra ajena,

 con los guámbitos más flacos que los perros del patrón,

 ora si entiendo porque, hablan de “rivolución”.

6.Si a la movilización social pacífica.

Para finalizar, es necesario afirmar que frente a lo que parece ser un hecho casi inevitable, pero reversible, solo queda la movilización social pacífica:

 Las marchas de protesta en paz, las denuncias contra la reforma a través de los medios de comunicación y las redes sociales, correos electrónicos, cartas respetuosas al presidente, a los parlamentarios de Colombia y en especial a los de cada región del país solicitándoles hundir la propuesta de reforma, o en el peor de los casos votar en contra de este adefesio del mal.

De igual manera, es necesario que en el supuesto caso que el parlamento vote la propuesta, es necesario, en tiempo de elecciones no votar jamás por el partido del presidente y del ministro de hacienda y mucho menos por los congresistas regionales o nacionales que voten de manera positiva.

Con los afectos de siempre,

 Reforzados con el rechazo ciudadano a la reforma tributaria:

UBALDO JOSÉ ELLES QUINTANA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR