LOS VERDADEROS HÉROES

20/03/2020 - 18:22

Por fin, con lugar a equivocarme, algunos  tercos y egoístas  gobernantes, empresarios y  magnates  del mundo se dieron  cuenta que el tener inmensas fortunas y océanos  de lujos y privilegios materiales,  no sirven de nada  para detener los pasos de la muerte. Quizás,  ya se percataron que es más importante invertir en educación, ciencia, tecnología e investigación que en aquellas que generan  riquezas, pero nada de salud. Es más, el mensaje es que hay que invertir en los seres humanos, en y para la vida.

Con esta pandemia el golpe ha sido contundente y preciso. Líderes mundiales tomando acciones para atajar un virus mortal que hace temblar al más grande cuando se impregna en el cuerpo humano. Se podría llegar a pensar que esta pandemia está fríamente calculada por alguna potencia mundial para generar pánico financiero y económico, como aducen algunos, y sacar provecho en el mercado financiero. Sólo Dios sabe.  Pero, de lo que si estoy seguro es que muchos buitres de la inversión sacarán su tajada con la muerte de los más ancianos. Infiera usted amable lector.

Por otro lado, creo que esta nefasta pandemia del Covid-19  hará mirar a la humanidad con otros  ojos  a quienes trabajan en  salud, a investigadores y preclaros científicos de ésta, entre muchos otros profesionales. Pues, ellos que  si   merecen llamarse héroes, han cargado, en hospitales y clínicas, con la noble labor de salvar vidas, no importando si  sus  pacientes  son ancianos  o jóvenes. Su noble misión es salvar vidas, no quitarlas ni provocar muertes.

Tanta inversión en aparatos de muerte como armas sofisticadas, ojivas nucleares, aparatos tecnológicos  propiciadores  y generadores del detrimento ecológico que cada día nos acercan a la gran hecatombe final poco ha servido para salvar vidas. Hoy, muy poco ha valido para contrarrestar un virus mortal que poco a poco se lleva  la vida del ser humano sin importar raza, color político o credo religioso; sólo la labor de los héroes de blanco ha amainado el embate mortífero de esa naturaleza adormecida que la  voracidad de alguno despertó, presumiblemente, en un mercado de un país asiático.  

 

Finalmente, a modo de colofón de esperanza, Colombia  debería cambiar de mentalidad para reformar políticas de educación, ciencia, arte y tecnología que vayan en beneficio general de su pueblo  y que trasciendan la letra muerta  para convertirse en propiciadoras de progreso y desarrollo social. Que gobernantes, empresarios y emporios económicos piensen en el Ser y no solamente en el Tener.

 

 


TAMBIEN TE PUEDE GUSTAR