Cartagena


12 establecimientos sancionados por fiestas ilegales en Cartagena

Las autoridades continúan haciendo operativos de control y pidiendo a la ciudadanía cumplir las medidas para disminuir la propagación del coronavirus.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

26 de enero de 2021 09:00 AM

Aunque Cartagena registra 52.520 casos de COVID-19, de los cuales han fallecido 911 personas, muchos ciudadanos continúan restándole importancia a la pandemia y asistiendo a fiestas sin ningún cumplimiento de las medidas de bioseguridad.

Durante este fin de semana, la Policía Metropolitana de Cartagena sancionó a 12 establecimientos comerciales por fiestas ilegales; a algunos les fue suspendida la actividad comercial de manera preventiva y otros fueron sellados por varios días.

Los operativos de control realizados por la Secretaría del Interior y Convivencia Ciudadana, Policía Nacional, Armada Nacional, Migración Colombia y Bomberos se efectuaron en la avenida Pedro de Heredia, avenida El Bosque, Centro Histórico y la zona comercial de La Castellana.

“Todavía muchos cartageneros no acatan y no cumplen con las normas expedidas por la administración del alcalde, William Dau Chamat, para hacer frente a la pandemia de la COVID-19”, señaló David Múnera Cavadía, secretario del Interior y Convivencia Ciudadana.

Algunos de los establecimientos que fueron sancionados son: Soccer Sport Bar donde se violaban las medidas de distanciamiento y en su mayoría los asistentes no tenían puesto el tapabocas; Palmas VIP por estar abierto al público después de las 12 de la noche, violando todas medidas establecidas en el Decreto 0038; Luna Mar donde se encontró que no tenía la documentación requerida para su funcionamiento.

Además de estos lugares, las autoridades también impusieron 382 comparendos a ciudadanos que violaron el toque de queda.

Más de 150 personas encerradas

El caso que más llamó la atención de las autoridades fue el ocurrido en Majestic Premium Bar, en la Transversal 54. Durante el recorrido se observó que pese a que el lugar estaba cerrado se escuchaba música y una gran cantidad de voces en el interior.

Pese a que la Policía se identificó y solicitó que se abrieran las puertas, no lo hicieron. “Se tomó la decisión de continuar con el operativo, pero se dejó una patrulla del cuadrante en el lugar con el fin de verificar qué ocurría allí dentro”, contó el secretario del Interior.

Alrededor de las 3:30 de la madrugada varias personas comenzaron salir del lugar y trataron de irse en varios vehículos, situación que no se permitió.

“Poco después, otro grupo intentó salir tratando de evadir el control de la Policía pero se tomó rápidamente el control del lugar. Al ingresar se encontraron en el sitio más de 150 personas que participaban de una fiesta clandestina, violando el toque de queda y todas las medidas de bioseguridad”.

Después de la verificación de la documentación la Policía suspendió la actividad comercial en el sitio y se le impuso un comparendo.

Ante los hechos, Múnera Cavadía pidió a los cartageneros, visitantes, propietarios y administradores de este tipo de establecimientos cumplir con las normas, tener disciplina y responsabilidad, pues aún estamos en pandemia y la ciudad tiene altas cifras de contagio y muertes.

“Es necesario entender que todavía no se cuenta con la vacuna y que hasta el momento lo que nos protege es el aislamiento, distanciamiento, lavado de manos, uso del tapabocas y el autocuidado. Si no entendemos esto, estamos propensos a que se pueda incrementar el daño del COVID-19 en Cartagena. Es más conciencia y cultura ciudadana lo que se necesita para frenar esta pandemia”, puntualizó.

¿Sin miedo al COVID-19?
De acuerdo con el médico psiquiatra y psicoterapeuta Christian Ayola, aunque parece que las personas ya no le temen al virus, este aún existe pero los ciudadanos están en negación defensiva. “Esta situación tiene muchas aristas psicológicas y culturales puesto que se da un registro más emocional que cognitivo”. Esto significa que las personas crean argumentos que les permiten vencer el temor. Incluso desarrollan argumentos para seguir en la negación”.