Cartagena


$14.636 millones le ha costado al Distrito la atención a migrantes

Un reciente informe del Dadis sobre atención a extranjeros revela que 4.468 pacientes han sido atendidos en la red de salud pública, y de estos, 4.449 son venezolanos. El aporte de la Nación a este gasto es mínimo.

SOFÍA FLÓREZ

26 de diciembre de 2019 12:00 AM

A diferencia de la mayoría de los países de la región, Colombia ha mantenido sus fronteras abiertas para recibir a la población venezolana, pese a que no cuenta con la experiencia ni los recursos para atenderla adecuadamente, por tanto se ha convertido en un reto para el Gobierno nacional y el Distrito.

El último informe entregado por Migración Colombia reveló que hay 1.408.055 venezolanos en el país. Cartagena ocupa el puesto 10 entre las ciudades con más venezolanos, albergando alrededor de 40.293 personas del vecino país.

No es un secreto que este fenómeno migratorio ha impactado significativamente tanto en la prestación de servicios de salud como los indicadores de salud pública, esto quedó en evidencia en las recientes protestas hechas en la Maternidad Rafael Calvo, en donde a los trabajadores les adeudan grandes cifras de dinero debido a la crisis financiera en este centro de salud, crisis que se debe en gran parte a las deudas que acumulan varias Entidades Prestadoras de Salud (EPS) con la entidad, pero también ha sido notorio el impacto generado por la atención médica a la población venezolana.

Y es que de acuerdo con el informe de atención a extranjeros del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), entre enero y octubre 2019 se identificaron 4.468 pacientes extranjeros autorizados por mes, de los cuales 4.449 son venezolanos, es decir, el 99.53%, representando un aumento de 1.308 en relación a la misma fecha del 2018 (se atendieron 3.141)

El gasto

De acuerdo con el Dadis, por cada paciente pueden darse varias autorizaciones de servicios médicos, y el gasto generado al Distrito varía de acuerdo con la facturación que hacen las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS). Así las cosas, entre enero y octubre se han identificado 10.311 autorizaciones a extranjeros, 10.291 de estas son a venezolanos, lo cual representa un gasto de $14.636’988.756 en atención.

El servicio que más demanda tiene entre la población migrante es el de atención a mujeres embarazadas, representando un promedio de dos nacimientos diarios. Sin embargo, también se han prestado atenciones en salud a niños, niñas y adolescentes, y adultos mayores con enfermedades crónicas como lo son las renales, hipertensión arterial, cáncer, entre otros.

Asimismo, la entidad asegura que se realizan controles prenatales a maternas y controles de crecimiento y desarrollo a menores de cinco años, en donde también se les brinda el servicio de vacunación.

Las instituciones que más población migrante atienden son, en orden, el Hospital Universitario del Caribe, la Maternidad Rafael Calvo y la Casa del Niño.

Aporte es mínimo

De acuerdo con el alcalde (e), Pedrito Pereira, el incremento de la población migrante y su atención es una situación compleja porque aunque la Nación aporta recursos, estos son mínimos en comparación con el gasto que representa para el Distrito la atención de estos pacientes.

“Lo que envía el Gobierno para la atención de la población migrante es infinitamente inferior a lo que se necesita

“El Ministerio solo ha reconocido $536 millones de esa deuda acumulada a la fecha, que se han pagado $345 millones a la maternidad Rafael Calvo y hay en trámite $191 millones también para la Maternidad, además acaban de asignar $970 millones para su respectiva incorporación al presupuesto y distribuirlo en la red hospitalaria pública de la ciudad. El valor restante está totalmente desfinanciado y el Distrito no cuenta con los recursos suficientes para la cancelación total de las obligaciones por concepto de atención a los hospitales públicos”, explica el Dadis.

Apoyo internacional

Según el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, actualmente la atención a los migrantes venezolanos se está haciendo parcialmente, mediante urgencias, servicio que se paga con un recobro, luego de que el hospital público que los atienda genere una cuenta.

“Estamos desde el sector salud trabajando en que nuestra reforma de sostenibilidad del sistema tenga que ver con un financiamiento multilateral, por lo cual esperamos que 40 millones de dólares lleguen de parte de la comunidad internacional como donación, para fortalecer precisamente esos espacios donde hay una concentración mayor de exigencia para la atención migrante”, afirmó el ministro de Salud.