Cartagena


195 fiestas clandestinas y 335 riñas durante celebraciones de Amor y Amistad

Además de ello, la Policía Metropolitana de Cartagena capturó a 59 personas y sancionó a 773 por violar las medidas sanitarias.

EL UNIVERSAL

21 de septiembre de 2020 07:00 PM

Las celebraciones de Amor y Amistad este fin de semana dejaron en evidencia que muchos cartageneros siguen sin respetar las medidas de bioseguridad para evitar la propagación del coronavirus.

La Policía Metropolitana de Cartagena dio a conocer que durante este sábado y domingo se aplicaron 773 comparendos a personas que violaron las disposiciones nacionales y distritales para la contención de la pandemia.

Se registraron 1.486 llamadas a la línea de emergencia 123, se intervinieron 335 riñas en vía pública y 195 eventos masivos clandestinos con equipos sonoros.

De igual forma se suspendió de manera temporal la actividad económica a nueve establecimientos abiertos al público, por no contar con la documentación para su funcionamiento, en los barrios Nelson Mandela, Chapacuá, El Pozón y Los Cerezos.

Entre ellos una gallera, donde se desarrollaba una actividad masiva, sin los protocolos de bioseguridad.

Capturados

La Policía también indicó que con el objeto de mantener el orden público durante este fin de semana se desplegaron dispositivos de seguridad en corregimientos y municipios cercanos.

En estos se logró la captura de 59 personas por la comisión de diferentes delitos: (14) fueron por tráfico de estupefacientes, (11) por fuga de presos, (10) por orden judicial, (8) por porte ilegal de armas de fuego, (3) por lesiones personales, (8) por hurto, (4) por receptación, y (1) violencia intrafamiliar.

Muerto

Durante las celebraciones de Amor y Amistad ocurrió un asesinato en el barrio Nelson Mandela.

En los hechos, Hernando Muñoz Martínez, apodado ‘El Chino’, iba rumbo a su casa en el sector Francisco de Paula II cuando tres jóvenes lo atacaron y le propinaron varias cuchilladas. (Lea aquí: “El Chino” fue acuchillado en Nelson Mandela y muere en la clínica Blas de Lezo)

Los vecinos trasladaron a la víctima al centro asistencial más cercano, mientras su agresores huían. Sin embargo sus signos vitales se detuvieron el sábado en la noche.