Habitantes de 9 barrios piden con urgencia que funcione el CAP Bicentenario

27 de enero de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los presidentes de las Juntas de Acción Comunal (JAC) de la Unidad Comunera de Gobierno (UCG) 6B, a la que pertenecen Bicentenario, La India, Colombiatón, Flor del Campo, Villas de Aranjuez, Puerto Bahía de la Sevillana, La Sevillana, Ciudadela Primero La Gente y Portal de La Cordialidad; no quieren seguir pasando “El Niágara en bicicleta” cada vez que tienen una emergencia en salud en sus barrios.

Y es que ante cualquier quebranto o urgencia, niños, jóvenes, adultos de la tercera edad, mujeres embarazadas y todos en general, deben trasladarse al Hospital El Pozón, pese a que tienen un Centro de Atención Permanente (CAP) más cercano: el CAP Bicentenario, cuya edificación está lista desde junio de 2016, pero nunca ha funcionado.

“No queremos seguir pasando el Niágara en bicicleta. El único que nos presta el servicio de salud es el Hospital El Pozón. Y cuando hay una urgencia nos toca ir hasta allá y llevar una silla o taburete de la casa para sentar a nuestros seres queridos en forma indigna, porque en El Pozón no tiene capacidad para albergar y atender a tanta gente; no es suficiente para la población de ese barrio y ahora tiene la sobrecarga de la Unidad Comunera de Gobierno 6B, que comprende ocho barrios”, aseguró Aldo Lora, presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC) de Portal de La Cordialidad, tras una reunión con sus homólogos.

Advirtió que “tenemos niños con problemas de salud serios, que presentan diferentes patologías y no tenemos un centro hospitalario de primer nivel que siquiera pueda orientar a sus padres o prestarles un servicio de salud en primera instancia. Lo que más nos duele es que, desde la administración de Dionisio Vélez Trujillo, está construida una mole de concreto, con todos sus acabados.

“Nos llena de indignación, rabia e impotencia, el abandono en que está el CAP Bicentenario. Nosotros nos reunimos a mirar la situación del CAP, le exigimos al vigilante que nos dejara entrar, entramos y quedamos impresionados. El centro de salud está dotado con todos los equipos médicos, en cada una de las salas donde van. Son equipos que valen millones de pesos y están metidos en cajas o forrados en bolsas plásticas. Además hay excremento de murciélago a lo largo y ancho del CAP. ¿Cómo es posible que esos equipos supremamente costosos estén ahí, abandonados, en lugar de estar prestando servicios a nuestras comunidades?”.

El líder cuestionó: “¿cómo es posible que esta situación se esté dando en esta localidad y en esta unidad comunera, que tiene una connotación especial porque aquí reubican en materia de interés social? Necesitamos que nos habiliten el CAP Bicentenario. Necesitamos que las autoridades de turno miren hacia acá, nos ayuden y colaboren, porque esta es una problemática seria y necesitamos voluntad política”.

Recalcó que apenas el Concejo Distrital inicie sesiones “estaremos llevando un documento, solicitando de carácter urgente una audiencia pública de control político para esta situación, porque no podemos permitir que más de 10 mil millones de pesos, entre el costo de la construcción de la infraestructura y de los equipos, se pierdan aquí. Ese CAP nada más lo están utilizando los murciélagos”.

Jorge Almanza, presidente de la JAC de Bicentenario, agregó que “llevamos dos años padeciendo con este CAP. Para mí, por falta de voluntad política, porque tiene un avance del 90 % o más. Le pedimos al alcalde encargado, Pedrito Pereira, que se siente a hablar con nosotros, que se comprometa a abrir el centro de salud y en verdad lo ponga a funcionar, que no sean solo palabras.

“En Bicentenario los más afectados con esta problemática son los niños, cuando hay virosis, enfermedades respiratorias; y los adultos mayores que no tienen dónde recibir una atención cercana ante paros cardiacos. Por la tardía atención ya se han muerto varios”.

Estaría operando en marzo

El director del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), Antonio Sagbini, contó que diversas dificultades han impedido el pronto funcionamiento del CAP.

“Cuando llegué a la dirección del Dadis, encontré que había una donación de la Fundación Mario Santo Domingo de un puesto de salud, Bicentenario, sin dotación; también estaba suspendido el contrato para la dotación del puesto de salud, que dio el Distrito. Teníamos que recibir el equipo de rayos X para saldar el contrato de dotación y que esta estuviera completa, pero no podíamos recibirla porque no podíamos probar los rayos X; las instalaciones eléctricas no eran adecuadas para ese equipo, procedimos a procesos administrativos para contratar el arreglo de ese problema”.

“Cuando lo hicimos -señaló el funcionario- encontramos que un rayo cayó sobre el CAP y dañó el pararrayos. Para repararlo también hubo que hacer un proceso de contratación. Esa fue otra demora. Hubo que solicitar el arreglo, hacer un estudio previo, justificarlo, pedir autorización a Hacienda y Alcaldía, y sacar el RP (registro presupuestal) para hacer el contrato. Eso se hizo y lo último que pasó fue que en diciembre se incendió y se quemó el transformador interno del CAP. Con la Alcaldía conseguí los recursos para comprar un transformador interno, el cual ya fue instalado, y tenemos energía en el CAP”.

Sagbini indicó que solucionados esos tres impasses, ahora “viene el proceso de quién va a operar el centro de salud. Ha habido acercamientos de personas interesadas, IPS que quieren operarlo, sin embargo la primera opción la tiene la ESE Cartagena de Indias. Me he reunido con el gerente, hemos visitado las instalaciones del CAP Bicentenario y estoy a la espera de que me digan si están interesados en operarlo o no. Si me dicen que no, tengo que abrir una convocatoria, citar a los interesados y tomar una decisión con la comunidad y la fundación, para que salga adelante. Pienso que a principios de marzo debemos tenerlo operando”.

Los demás CAP

Recordemos que en 2015, el exalcalde Dionisio Vélez priorizó la construcción o remodelación y dotación de 25 Unidades Primarias de Atención (UPA) y Centros de Atención Permanente (CAP). Y, debido a que los recursos resultaron insuficientes, las obras priorizadas se redujeron a 12 durante el gobierno de Manolo Duque.

De esas se han entregado 6 y, con el fin de culminar las demás, el 31 de mayo de 2018 el Concejo Distrital aprobó 22.098 millones 228 mil 637 pesos para culminar otros cinco: CAP Bayunca, CAP Barú, Hospital Canapote, Hospital Pozón y CAP Nelson Mandela. Pero estas continúan paralizadas.

La secretaria de Infraestructura Distrital, Clara Calderón, explicó por qué las obras no avanzan. “Están paralizadas porque, jurídicamente, se está revisando cada caso. Son dos contratistas los involucrados. Uno cumplió y el otro no ha cumplido en apariencia. Entonces, la Oficina Jurídica está revisando para definir el adicional que se le va a hacer a uno o la liquidación del otro”. Ante esa situación, el director del Dadis manifestó que “le pedimos paciencia a la gente. Hay que hacer el deber ser. Y le pido a Calderón que agilice los procesos en el marco de la norma”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS