Cartagena


Agentes de tránsito rechazan señalamientos de Dau sobre recibimiento de sobornos

Los trabajadores del DATT mostraron su desacuerdo con la expresión que lanzó el alcalde electo William Dau contra ellos, al asegurar que son un “nido de corrupción”.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

24 de diciembre de 2019 05:13 PM

Luego de que el pasado viernes 20 de diciembre en medio de la presentación del informe de empalme, el alcalde electo de Cartagena, William Dau, asegurara que el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT) era un nido de corrupción y que los agentes de tránsito que lo integran reciben “coimas” (plata), a fin de no imponerles infracciones a los conductores, el sindicato de estos trabajadores se defendió y le envió un mensaje al mandatario.

“Alcalde, lo invitamos a sentarse con nosotros para que conozca la realidad de la entidad. No haga señalamientos a priori. Sabemos de sus intenciones de mejorar los destinos de Cartagena y por ende estamos prestos a apoyarlo en su proyecto de gobierno. De igual forma, le ponemos en conocimiento que hoy en día tenemos salarios atrasados, no contamos todavía con el pago de nuestras primas y sin embargo aquí estamos con las botas puestas, trabajando por la ciudad”, aseveró el agente Rafael Pupo, presidente de Andett subdirectiva Cartagena (Asociación Nacional de Empleados de Transporte y Tránsito).

La discordia

Cabe recordar que el día del empalme, efectuado en el Centro de Convenciones con la presencia de decenas de cartageneros, una vez se entregó el informe de la comisión de movilidad, William Dau tomó el micrófono y se dirigió al auditorio diciendo: “Levanten la mano los que alguna vez han tenido que dar una coima a un agente del DATT”, a lo que la mayoría de los presentes respondió con la mano levantada.

Esa acción aún genera indignación en los trabajadores viales, quienes se defendieron criticando a los que respondieron, asegurando que el corrupto es tanto el que recibe el dinero como el que lo entrega.

“Así como hay abogados, ingenieros o médicos buenos, también hay malos, así mismo puede haber agentes de tránsito buenos y otros malos, pero el alcalde no puede tratar a todo mundo como lo hace, no puede generalizar. Es un irrespeto del señor Dau. Si los que levantaron la mano arremetieron contra nosotros, entonces ellos también son corruptos porque en el delito del cohecho se necesitan dos para cometerlo, es corrupto tanto el que recibe como el que da”, añadió el agente Edgardo Granados, con más de 30 años de servicio.

En aquella oportunidad, el alcalde electo también expresó que el DATT “es un nido de corrupción, ya estamos llegando a fin de año, ellos se están rebuscando, necesitan su Navidad (tono jocoso), quienes sean víctima de eso por favor saquen una foto, tomen el nombre y repórtenlo al correo denunciamalandrines@gmail.com”.

Asimismo, William Dau manifestó que en su administración pretende eliminar el DATT y construir una secretaría de movilidad.

Las funciones de los 165 agentes

El vocero de los agentes, Rafael Pupo, explicó las funciones de los 165 agentes que hacen parte del DATT y las dificultades que tienen a la hora de ejercer su labor, empezando porque, según él, se necesitan 500 agentes ya que los que están apenas cubren el 20% de la ciudad.

“De esos 165, tenemos 21 y un coordinador de la Unidad de Criminalística, expertos en policía judicial con las mejores calificaciones a nivel nacional, quienes contribuyen a esclarecer siniestros con personas lesionadas o fallecidas; tenemos 3 supervisores y un coordinador en Educación Vial, quienes visitan colegios, universidades, empresas, instituciones y demás, trabajando con las uñas porque no contamos con buena logística; tenemos 4 agentes que acompañan a alcaldes, gobernadores, presidentes y demás dignatarios; tenemos 3 comandantes de guardia que trabajan en la central de Manga de manera conjunta con la Policía Nacional, tenemos 5 reubicados en la oficina porque han adquirido enfermedades que no les permiten estar de pie o bajo sol; tenemos 6 incapacitados definitivamente por invalidez, y los encargados de recibir las quejas y reclamos. En fin, son cerca de 90 agentes apenas para atender la movilidad y accidentes, nos toca dividirnos por turnos en la mañana y en la tarde y hay otros que amanecen. La carga laboral es grande por falta de material humano en esta ciudad”, señaló Pupo.