Aguas servidas contaminan al barrio Antonio José de Sucre

17 de septiembre de 2019 10:50 AM
Aguas servidas contaminan al barrio Antonio José de Sucre
Aparte del afeamiento y los malos olores, a los residentes de Antonio José de Sucre les causa temor que las corrientes provoquen una desgracia. //foto: julio castaño - el universal.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La calle principal del barrio Antonio José de Sucre se ha vuelto una “piscina” de aguas sucias, por cuenta de unas corrientes que bajan del barrio Colinas de Betania.

Así lo expresó el presidente de la Junta de Acción Comunal, Jorge Tapias García, quien explicó que se trata de la calle 7c, que comunica a Sucre con la urbanización Emmanuel y el barrio 20 de Julio.

Según él, el Distrito construyó un pequeño canal para conducir las aguas pluviales hacia el caño 20 de Julio, que, a su vez, desemboca en la bahía de Cartagena.

Pero hace varios años unas familias ampliaron sus viviendas y obstruyeron el canal, lo que hace que las aguas se desborden, entren a los manjoles de la calle 7c y los rebosan para, en cuestión de minutos, cubrir el pavimento de residuos humanos y malos olores. “El canal fue hecho --dijo Tapias García--, para evacuar un ojo de agua que nace en Colinas de Betania, pero resulta que el mayor beneficiario del canal es la empresa Aguas de Cartagena, porque tiene un tanque en Colinas; y, cada vez que le hacen mantenimiento, lo evacúan por este canal. Eso genera una serie de perjuicios y, hasta la presente, no hemos recibido ninguna compensación por ese impacto. Aquí no es necesario que llueva para que la calle se inunde”.

Tapias comentó que las familias que, en su momento, angostaron el canal fueron denunciadas ante Gerencia del Espacio Público del Distrito, pero, al parecer, no hubo sanciones. El líder comunal relató que, hace aproximadamente dos meses, “la corriente descendió tan fuerte que hizo una explosión y destruyó parte de la terraza de una de las viviendas que están a orillas de la vía”.

La casa a la cual se refiere Tapias es el lote 21, en donde reside la familia Guardo Cardona, cuyos miembros afirman que, a los pocos días del incidente, enviaron requerimientos a Acuacar para que subsanara los daños, pero hasta el momento nadie ha respondido.

“Los de Acuacar --indicóTapias-- dijeron que en esa ocasión no fueron ellos quienes liberaron ese torrente de agua, pero lo cierto es que afectó tres placas de la vía principal, partió varios metros de andén e impactó la casa de los Guardo”.

De acuerdo con el gestor cívico, Acuacar siempre responde que “ellos nada tienen que ver con esos vertimientos, porque, cuando evacúan su tanque, lo hacen de manera controlada y notifican a la comunidad. Pero tengo tres años y medio de ser presidente de esta JAC y nunca he recibido ninguna notificación”.

Aprovechó para contar que “Acuacar pretende conectar un sistema de alcantarillado de unos edificios cercanos al sistema nuestro, pero nos preocupa que si estamos sufriendo con las redes que tenemos, ¿cómo sería si dejamos que nos conecten las otras?”

La empresa Aguas de Cartagena informó que “el canal es natural y no ha sido intervenido por ninguna autoridad local. Este cuerpo de agua ha sido obstruido con la extensión de las terrazas, impidiendo el normal flujo de aguas lluvias, lo cual provoca desbordamientos en cada aguacero.

Aclaramos que no estamos realizando vertidos tras el lavado y mantenimiento del tanque Colinas, porque esos cauces se redireccionan a través de un colector del sistema de alcantarillado. La solución definitiva no le compete a Acuacar, empresa que solo opera los servicios de acueducto y alcantarillado. Las redes de alcantarillado de la zona funcionan normalmente y tienen la capacidad suficiente, para atender la actual demanda. Por eso se viabilizó la factibilidad de los servicios para conectar a edificaciones, construidas en esos predios”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS