Alcibia, entre la gentrificación y la inseguridad

16 de octubre de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El barrio Alcibia no tiene pandillas, ni caletas de microtráfico, pero dicen sus habitantes que la inseguridad es la preocupación más grande que los viene aquejando desde hace algún tiempo.

Los residentes coinciden en afirmar que las causas de esa inseguridad radican en que el barrio está rodeado de sectores con problemas de orden público, cuyos protagonistas aparecen en cualquier momento abordando motos y provistos de armas de fuego, elementos con los cuales intimidan a cualquiera que encuentren en las calles.

La otra razón radica en que, paulatinamente, algunas familias, (sobre todo las de las avenidas Pedro de Heredia y Pedro Romero) han ido vendiendo sus inmuebles, los cuales ya fueron transformados en grandes locales comerciales, que, cuando los cierran, le reportan una soledad terrible a las calles internas.

Humberto Romero Castillo, el presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC), relata que una de las soluciones que se han puesto en el tapete es dialogar con los presidentes de los grupos comunales de los sectores vulnerables y con la Secretaría del Interior del Distrito y la Escuela de Gobierno, para organizar campañas que cambien el panorama de los jóvenes en riesgo.

“Algunos de esos muchachos se han integrado a las campañas y los hemos ayudado a que presten el servicio militar o a que emprendan alguna actividad comercial. Pero lastimosamente, mientras rescatamos uno se nos pierden dos”, afirma el líder comunal, quien agrega que la comunidad cuenta con un sistema de cámaras, de las cuales algunas ya están fuera de servicio.

Precisamente, una de las cámaras fue instalada en los predios del caño Amador y Cortés (María Auxiliadora, que también llaman), porque dicho conducto vienen siendo tomado por los indigentes y consumidores de estupefacientes, quienes les rompen las plaquetas para ocultarse y sorprender a los transeúntes desprevenidos.

“Ellos (los ladrones) saben que ese es un paso obligado para las personas que viven en Alcibia y en el barrio La Candelaria, porque la mayoría son pasajeros que utilizan el servicio de Transcaribe y desembarcan en la estación María Auxiliadora”, señala Romero Castillo, y añade que, durante los fuertes aguaceros, algunas personas han caído en el canal, porque la elevación de las corrientes no permite percibir con antelación los espacios que han ido quedando sin plaquetas.

“Esa situación ya se la hemos comunicado a la Secretaría de Infraestructura, puesto que --entre otras cosas-- esas plaquetas ya cumplieron su vida útil y están debilitadas, lo que hace que sea más fácil para los indigentes el destruirlas”, comentan los residentes de la zona del canal.

Asimismo, relatan que en algunos atracos varias personas han resultado heridas, “pero la dificultad comienza cuando hay que llevarlas a un centro médico, porque Alcibia no tiene puesto de salud. Por eso asistíamos al CAP de La Candelaria, pero resulta que ahora tiene varias dependencias cerradas, entre esas la Urgencia. Entonces, toca correr hacia el CAP de La Esperanza, que está un poco más retirado”.

El Cuadrante 25, que corresponde a Alcibia, tiene su estacionamiento en el CAI de la Vía Perimetral, “pero también tiene que cubrir a Boston, La Candelaria, Camino del Medio y Los Cuatro Vientos. El cuadrante se ha convertido en un organismo de reacción y no de prevención, pero es por la falta de personal”. Otra estrategia contra la inseguridad fue el rescate de la rotonda que media entre Alcibia, La Esperanza y La Quinta, en donde ahora funciona el único espacio recreativo interbarrios, pero que antes era zona de habitantes de calle, prostitutas callejeras, letrina pública y consumidores de estupefacientes.

“Sin embargo –cuestionan los líderes--, creemos que los 300 millones de pesos que se asignaron para la construcción de ese parque no se invirtieron en su totalidad. Esa queja ya la instauramos en la Contraloría. También presentamos, ante el Distrito, un proyecto de parque lineal al que ni siquiera le han prestado atención”.

Otros puntos...

**Se teme que la gentrificación convierta al barrio en zona comercial. **Sin embargo, todavía no se han visto edificaciones piratas.

**El sentido de pertenencia es aceptable.

Alcibia tiene 110 años de fundado. Pertenece a la Localidad 2. Está clasificado como estrato tres. Tiene 820 predios y 1.100 habitantes.

Sus vecinos: las avenidas Pedro de Heredia y Pedro Romero. Los barrios La Candelaria, María Auxiliadora, El Prado, La Esperanza y La Quinta.

Los servicios públicos funcionan con excelencia.

Solo dos calles están sin pavimento: las carreras 37 y 38.

No hay espacios recreativos propios ni zonas verdes.

Por cuenta de las obras de Transcaribe el barrio subió de estrato uno a tres. Los residentes lo han sentido en el aumento del Predial y los servicios públicos.

Los indigentes llegan al barrio atraídos por dos chatarrerías, pero consumen estupefacientes en la vía pública y a la vista de los niños.

La carrera 37 se está volviendo escombrera y basurero.

Es el barrio más privilegiado en cuanto a transporte público, por estar entre dos avenidas importantes.

El sentido de pertenencia es aceptable.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS