Altos de Nuevo Bosque, un privilegio que no se aprovecha

01 de mayo de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los trabajadores comunales del barrio Altos de Nuevo Bosque no han sabido ponerse de acuerdo para saber por fin cuál es territorio que ocupan.

Unos dicen que están en el barrio Altos de San Isidro y otros que pertenecen al barrio Altos de Nuevo Bosque.

Sin embargo, ambos barrios hacen parte de la Loma del Marión y comparten dos preocupaciones en común: la inseguridad y el mal tratamiento que está recibiendo un sector de la colina, que el Distrito declaró como “zona de alto riesgo”.

El barrio tiene 30 años. Pertenece a la Localidad 1. Está clasificado como estrato 2. Tiene 150 predios y 700 habitantes. Sus vecinos: San Isidro Alto, El Bosquecito, Nuevo Bosque, Zaragocilla, Los Cerros y Chile.

Los vecinos consideran que la parte más crítica de Altos de Nuevo Bosque es la que mira hacia el Nuevo Bosque, porque es precisamente la sección de la Loma del Marión que está declarada de alto riesgo, pero es allí donde se refugian los vendedores y consumidores de estupefacientes, quienes van llegando desde que el sol empieza a esconderse sobre los cuerpos de agua.

Según ellos, las autoridades tienen pleno conocimiento de las anomalías que afectan al barrio, pero son pocas las acciones efectivas que se aplican al respecto.

A propósito, es probable que los moradores, preocupados por los problemas de la loma, no perciban que pueblan uno de los sitios más privilegiados del sur de la ciudad: una altura desde donde se ve la bahía de Cartagena en todo su esplendor, además de la brisa, que es casi permanente.

No obstante, el privilegio no es completo: el barrio no cuenta con zonas de recreación, por lo cual la mayoría de los vecinos quisieran que la sección de alto riego sea rescatada para convertirla en canchas deportivas y parques, “porque nuestros muchachos tienen que caminar hacia otros barrios, para poder practicar algún deporte”.

Otro detalle que hace que el privilegio no sea completo consiste en que el barrio tiene un sector sin alcantarillado, que sin embargo es cobrado en las facturas de servicios públicos, mientras que las pozas sépticas ya casi colapsan.

Las caminatas también las deben realizar los adultos, especialmente las personas de la tercera edad, para llegar al CAP del Nuevo Bosque, porque el centro médico más cercano, que era el CAP de Los Cerros, está cerrado y padeciendo una reconstrucción paralizada.

Algunas rutas de busetas ya fueron retiradas y la mayoría de los usuarios se transportan en mototaxis y carros colectivos, mientras se cumplen los anuncios de la implementación de Transcaribe en esa zona.

Los privilegios naturales del barrio también son opacados por los inescrupulosos, que toman la loma como relleno sanitario, donde depositan desde residuos sólidos, pasando por cadáveres de animales, hasta bolsas de materias fecales.

Mientras más de veinte casas presentan grietas por las excavaciones que se hacen en la zona de alto riesgo, los malos olores se confabulan con la brisa y agreden en el buen ambiente que deberían aportar los árboles y las zonas enmontadas.

Casi todas las calles están pavimentadas. La que mira hacia Nuevo Bosque fue dotada de andenes y bordillos, pero la tierra amarilla de la loma aún espera un pavimento completo.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS