Cartagena


Amalfi, una súper mamá que no conoce la palabra 'discapacidad'

JULIANA DE ÁVILA ROMERO

04 de mayo de 2018 10:38 AM

Amalfi Cenith es bolivarense, aunque no sabe si es de San Juan, San Jacinto o El Carmen de Bolívar. Cumple el 22 de septiembre aunque hace seis años se enteró que nació un 30 de octubre.

Sobre su edad, solo se ríe, según la fecha que ella misma dio en la Registraduría tiene 48, pero hace unos años está segura que tiene menos porque su hermana mayor tiene esa edad, y entre ellas hay varios años y un hermano de diferencia. Fue abandonada por su madre cuando tenía 7 años, así que cuando cumplió 18 ella se puso la fecha de nacimiento y mantuvo lo único que recordaba, sus apellidos: Estrada Morales.

Si la ves, lo primero que notas es su sonrisa y su personalidad extrovertida, lo segundo son sus pies. La primera en mencionarlo es una de sus cuatro hijas, “mi mamá siempre ha estado con nosotros, aunque tiene su discapacidad ella ha trabajado y a nosotros nunca nos ha faltado nada. De ella, por ejemplo, aprendimos a ser independientes, a valernos por nosotros mismos y a siempre estar unidos con la familia, aunque sea pequeñita”.

‘Ceni’ como le dicen sus amigos y familiares, nunca ha ido a una cita médica para que le digan cuál es su diagnóstico o cómo se llama la condición en sus pies, “lo que sé es que nací así, que mi mamá decidió que no podía tenerme, y que otra familia me cogió. Esa familia formó lo que es mi ser”, cuenta.

Nunca está quieta. Siempre tiene algo pendiente. Le encanta cocinar y asear la casa, y aunque insistimos en que nos dijera otra actividad que le gustara, que fuera solo pensando en ella, insistió: “Sí, mija. A mí me encanta cocinar. Mis hijas no se resisten a mi sopa de frijoles, aunque a mi hijo le gusta más el arroz sancochado”.

Ana Milena, Deisy María, Angie Paola, Gina Marcela y Roy Marcial, son los hijos de ‘Ceni’. Sus nietos son Taner y Arolleiia, a quienes dedica todos sus días.

“A los 23 tuve a mi primera hija, al lado del padre de todos mis hijos con quien vivo hace 26 años, en ese momento la gente me decía de todo, que mis hijas iban a salir como yo, pero mira, ahí están mis hijos y mis nietos sanos, sin ningún problema”, dice la mujer que nunca aceptó ponerse falda larga para tapar sus pies, “siempre dije que no sería la primera ni la última, soy así y no tiene porqué darme vergüenza”, cuenta ‘Ceni’ mientras señala la bermuda que lleva puesta.

“Me encanta ser mamá”

De su mamá no tiene mayores recuerdos, para ‘Ceni’ su única madre es la que la crió. “Ella fue la que me formó. A la que me abandonó la volví a ver hace como seis años, por medio de un primo. Ella vivía en El Guamo, cuando la vi solo dijo “mi hija”, pero a mí no me salió decirle “mami”. No me dio ninguna explicación, ni me pidió perdón, creo que ya no lo hará”, cuenta sobre su progenitora.

A ‘Ceni’ sus hijos la aman, se nota cuando hablan de ella, cuando la miran hablando de su vida, cuando se les pregunta por qué creen que es la mejor mamá. “Porque es una mujer que lo ha dado todo, que no se cansa, que nos hace felices, la que nos crió con tanto amor y hace lo mismo por sus nietos. Mi mamá es la mejor porque es mía”, dice entre risas una de sus hija.

Todas viven cerca de ella, y desde hace unos años le pidieron que dejara de trabajar en casas de familia y que se quedara en casa cuidando a sus nietos, ella aceptó encantada.

“Y parece que después de todo sí soy una gran mamá porque al ver cuánto me quieren mis hijos me doy cuenta que lo he hecho bien”, dice mientras sonríe.

‘Ceni’ sorprende. Tiene una de esas fortalezas que huelen a ternura. Cuando la miras a los ojos no ves dolor, abandono o limitaciones, no odia, ella ama y perdona. Decidió convertir lo negativo en potencial para dar lecciones de vida a sus cinco hijos, ella decidió correr y sonreír.

*Ganadora del concurso: "La mejor mamá de Cartagena Caribe Plaza".