Cartagena


Así funciona el frente de seguridad en las playas

Más de 60 integrantes conforman esta organización que vela por la protección de propios y visitantes mientras disfrutan del mar.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

27 de octubre de 2020 05:31 PM

Aparte de los habituales carperos, vendedores de gafas, masajistas, entre otros trabajadores que derivan su sustento de las playas de Cartagena, existe otro grupo que silenciosamente también opera en la zona. Se trata de los integrantes del frente de seguridad, encargados del cuidado tanto de los bañistas como de los operarios.

Están principalmente en las playas de Bocagrande y aparte de garantizar la tranquilidad del prójimo, también atienden diversos requerimientos de los visitantes. Ellos, además de vigilar, también ofrecen servicios y asesorías a los clientes, ya sea recomendando sitios para consumir bebidas o alimentos, o para visitar playas o islas privadas. Todos están debidamente uniformados.

(Lea: Este sábado, habilitarán playa Hollywood en Bocagrande).

La asociación está constituida legalmente hace 17 años y está conformada por 63 cartageneros.

Milton Fernández Franco, uno de los líderes de este grupo, habló de las penurias que han pasado en medio de la pandemia, pues ellos sufrieron el mismo impacto que el resto con el cierre de las playas a finales de marzo.

“Nosotros hemos sobrevivido porque el Señor es grande y misericordioso, nos dieron un bono de 80 mil pesos en siete meses. Tuvimos que hacer manifestaciones para que abrieran las playas, y apenas han habilitado unas cuantas”, sostuvo Fernández.

Imagen LO SEGURIDAD2

Los operarios esperan que pronto más zonas de playas sean habilitadas. //Foto: Julio Castaño

Este equipo se gana un 10 por ciento de las ventas que tienen los demás operarios. En esas labores de vigilancia se han ganado múltiples problemas con los visitantes y hay barrios a los que no pueden entrar justamente por esas rencillas.

“Nos toca intervenir cuando hay algún movimiento raro contra los bañistas, sean de afuera o de esta ciudad, tenemos que impedir que haya robos, que haya peleas y situaciones similares, hay veces que nos amenazan, es un trabajo complejo”, contó otro integrante del frente de seguridad.

Debido a que aún muchos tramos de playa siguen clausurados, a estos trabajadores les toca hacer turnos, de tal forma que todos puedan ganar algo de dinero mientras se habilitan las demás playas. Obviamente, en estos días sus ganancias son muy reducidas.