Cartagena


Así ha cambiado el reciclaje la vida de varias familias en Pasacaballos

Conozca las historias de varios de los integrantes de la Corporación en Pro de los Ecosistemas Sostenibles, que ratifica la importancia del reciclaje.

REDACCIÓN CARTAGENA

24 de noviembre de 2021 10:50 AM

“¿Estás de recicladora? Mira en lo que has quedado”. La frase la dice en voz alta y con precisión María del Carmen Morillo, recicladora de Pasacaballos. Ella asegura que se la repitieron tanto al principio de su labor, que estuvo a punto de desistir. Sin embargo, pudieron más las ganas de dedicarse a algo que aportara a su familia y a su comunidad, y se preguntó: “¿Qué mejor que cuidar el medio ambiente?”.

Y así comenzó a contribuir no solo recorriendo las calles en busca de material aprovechable, sino enseñando a su comunidad y a su propia familia cómo aportar a su causa en favor de nuestro planeta. Lea aquí: Cartagena le apuesta al reciclaje y a una economía circular

“Los recicladores a veces son vistos como personas poco dignas, que están por debajo, pero tenemos una gran labor, somos una pieza muy importante porque nos dedicamos a cuidar lo que otros vuelven un desastre, pero más importante aún, a cuidar esto que Dios nos ha dado, que es nuestro planeta, nuestro medio ambiente”, dice María, madre de cuatro jóvenes y abuela de dos niños.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Lo que al principio hacía de manera informal, hoy evolucionó gracias a la unión de quienes como ella se dedicaban al reciclaje en Pasacaballos, y se convirtió en la Corporación en Pro de los Ecosistemas Sostenibles (Corproecos), conformada por 18 personas, entre hombres y mujeres, que tienen el propósito de llevar el reciclaje en su comunidad y en los alrededores a otro nivel. Por eso planificaron 6 rutas de aprovechamiento que recorren en dos horarios: de 6 a. m. a 2 p. m. y de 6 a 9 p. m., todos los días.

“Antes este oficio no estaba organizado, se hacía por hacerse, pero con Corproecos lo hemos llevado a otro nivel. Organizamos las rutas y ahora Pasacaballos está concientizado, los vecinos saben que no es solo para beneficio mío, es para y por todos. La idea es que todo el mundo se anime y se sume a esta causa”, dice emocionada María. Pero la de ella es solo una de muchas historias que se tejen alrededor del reciclaje en Pasacaballos. Ángel Alberto Colón, vicepresidente de Corproecos, es una muestra más de que no hay nada más digno que trabajar por su comunidad.

Tiene 28 años y 8 de estos los ha dedicado al reciclaje. Igual que María, habla de lo “mal visto” que es su oficio, pero también de lo fundamental que es para el mundo. “Primero, contribuye con los ecosistemas; segundo, es un aporte económico para el reciclador; tercero, contribuye al medio ambiente; y cuarto, muestra que nosotros estamos con el medio ambiente y que aunque muchas veces se estigmatiza a los recicladores, realmente hacemos un aporte esencial para las comunidades”.

Este joven tiene dos hijos, una niña de 11 años y un niño de 7, y cuenta que su pasión por el reciclaje comenzó en la escuela y en casa. Nació en la vereda La Concordia, en Pasacaballos, cerca del relleno sanitario Los Cocos, por eso “las tres R” de reducir, reutilizar y reciclar hacían parte de su día a día, y luego se convirtió en su oficio.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

“Antes teníamos varias asociaciones de recicladores, hicimos la unificación este año con los demás compañeros recicladores que tenían la misma convicción y los mismos ideales que nosotros, y como dicen “en la unión está la fuerza”. Quisimos unirnos y hacer un empalme entre las distintas corporaciones ambientales y de recicladores, y quisimos acoger a esas personas que no estaban legalmente constituidas y ampararlas bajo nuestra corporación”, contó Ángel, quien además del reciclaje se dedica desde hace un año a estudiar derecho.

“Yo he hecho todos los cursos que se imagina: de jardinero, andamiero, pero me di cuenta que mi vocación es la protección de la comunidad, y a veces uno por no tener conocimiento de procesos legales, termina tomando malas decisiones o apresurándose, pero mi principal motivación es ayudar a combatir la inequidad”, cuenta Ángel, quien además hace parte del consejo comunitario de su población.

Ángel, María y las otras 16 personas que pertenecen a Corproecos están convencidas de que su camino en el reciclaje apenas comienza. Arrancaron de forma individual, luego algunos asociados y hoy con una corporación que es apoyada por Fundes con su programa Reciclar Juntos, Colectivo Traso, Argos, Esenttia, Reaceico y el Consejo Comunitario de Pasacaballos, esperan seguir aumentando sus rutas y expandiéndose a otras poblaciones de Cartagena.

“Queremos convertirnos en una empresa de servicios públicos que sea responsable con el medio ambiente, estas rutas son solo el comienzo de lo que esperamos lograr”, asegura Edson González, presidente de la corporación de reciclaje. Para ellos, el camino apenas comienza.

  NOTICIAS RECOMENDADAS