Cartagena


Aún no se sabe qué pasará con El Edén

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

12 de julio de 2016 12:00 AM

Ya son diez años los que cumplió cerrado el centro recreacional El Edén, del barrio Las Gaviotas, y aún no se sabe cuál será el destino del espacio donde antes funcionaba.

Mientras tanto las familias que viven alrededor se quejan por las condiciones de ruina que presenta el antiguo centro, pues consideran que afea el sector, además de que sus piscinas abandonadas son un serio peligro para la salubridad del barrio.

Como se sabe, antes de que se construyera El Edén, el espacio que ahora ocupa era uno de los pocos pulmones verdes que se le dieron a Las Gaviotas.

El Edén fue, junto con el Napoleón Perea, uno de los dos centros recreacionales que entregó el Distrito a la periferia de la ciudad, durante el gobierno del entonces alcalde de Cartagena, Manuel Domingo Rojas; y en un principio estuvo administrado por la Caja de Compensación Familiar Comfamiliar.

Según el presidente saliente de la Junta de Acción Comunal de Las Gaviotas, Mario Imbett, Comfamiliar alegó que el mantenimiento de dicho centro era muy costoso, por lo cual lo entregó a la comunidad.

Posteriormente, las sucesivas JAC trataron de administrarlo, pero se les hizo difícil por el mismo asunto de los costos.

En consecuencia, Imbett informó que hace tres años el centro fue entregado a la Alcaldía de Cartagena, a través de su Secretaría de Apoyo Logístico, pero el dirigente cívico dijo no saber qué planes tiene el Distrito con ese espacio.

Mientras tanto, son varias las especulaciones que se tejen alrededor, entre esas que en el sitio se construirá un centro de vida, también que se recuperará para que vuelva a ser un centro recreacional o que se optimizará como un edificio de tres pisos para un proyecto multigeneracional.

En 2011, el Distrito anunció que la recuperación de El Edén costaba cerca de 1.000 millones de pesos y que empezaría ese proceso con estrategias para que el centro fuera autosostenible.

Los recursos serían desembolsados por la Secretaría de Participación, a cambio de que el Centro sea convertido en un lugar para atender a los adultos mayores y a la niñez de primera infancia de toda esa zona de influencia, sin perder de vista la razón social y recreativa de ese sitio tradicional.

El Universal intentó dialogar con el secretario de Apoyo Logístico, Albeiro Morales, pero este nunca respondió su teléfono celular.

  NOTICIAS RECOMENDADAS