Avenida San Martín, el centro comercial más grande de Colombia

24 de abril de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

A través de más de 60 años, la avenida San Martín se convirtió en el símbolo urbanístico y turístico del barrio Bocagrande y también de la Cartagena moderna.

A la vez es la arteria vial más larga que tiene el barrio y su popularidad creció en razón de que, desde el principio, fue el paso obligado para llegar a Castillogrande y El Laguito, las urbanizaciones vecinas que guardan similares características entre sí.

Con el uso continuo de la vía fueron visualizándose las primeras ideas de establecimientos comerciales hasta llegar a lo que hoy existe: desde el edificio Seguros Bolívar hasta la entrada de El Laguito, la San Martín, en ambas aceras, es un paisaje de hoteles, restaurantes, farmacias, almacenes, bancos, agencias de viajes, joyerías, cafeterías y toda clase de ofrecimientos que la mantienen en constante agitación.

A lo largo de las décadas de los años 70 y 80 se pobló de discotecas, tabernas y terrazas con música en vivo, en donde la contaminación auditiva no se quedaba en los equipos de sonido de esos locales, sino que se complementaba con las camionetas botando música desde sus pasacintas.

En esas épocas se decía que la San Martín estaba a punto de transformarse en una zona de tolerancia, como las que funcionaban en los barrios de los extramuros de Cartagena. Pero, llegados los 90, el resurgimiento del Centro Histórico desplazó los grandes negocios de diversiones y en la avenida el agitamiento se fue degradando hasta llegar a la relativa tranquilidad de hoy.

Mide, aproximadamente, tres kilómetros y se le considera el centro comercial más largo de Colombia, aunque en estos momentos el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) la visualiza como de naturaleza mixta, cuyo crecimiento, para algunos residentes y población flotante, ha sido positivo no obstante algunas molestias a lo largo de su trazado.

“Una de esas incomodidades --dicen-- tienen que ver con la apertura de locales comerciales sin parqueaderos, y por lo cual tanto los propietarios como los clientes tienen que parquear en las zonas de la avenida demarcadas para tal fin. Pero, sucede que esas marcas con insuficientes y es ahí cuando los dueños de carros y motos usan los andenes o tramos no permitidos de la avenida para parquearse, haciendo la movilidad cada vez más difícil”.

Esos mismos residentes reconocen que ya hay unos cuantos establecimientos comerciales que están creando parqueaderos subterráneos, un ejemplo que esperan que otros comerciantes asimilen.

Pero el auge comercial trae sus consecuencias, de las cuales tal vez la más visible es el advenimiento de la economía informal, que significa ocupación del espacio público, deterioro de la infraestructura, contaminación y algunos brotes de inseguridad.

Comentan los habitantes que desde que se amplió, la San Martín no ha tenido más intervenciones, pero está necesitando una urgentemente, toda vez que la entrada de los buses de Transcaribe incrementa el deterioro de las lozas, que no fueron construidas para ese tipo de vehículos.

El volumen diario de automóviles es altísimo, al cual se suman las chivas turísticas, buses y busetas de turismo y los camiones proveedores de los establecimientos comerciales.

Las redes de agua potable, energía eléctrica, alcantarillado y drenajes de aguas pluviales también requieren intervenirse, dado que ya no resisten la creciente estructura habitacional y comercial de la zona.

“Las empresas de servicios públicos --explican los residentes-- periódicamente rompen en uno que otro tramo, lo que ha hecho que los andenes se vean desiguales y dificulten el desplazamiento de personas de la tercera edad o de adultos con niños pequeños”.

En el sentir de la gente, la avenida San Martín diariamente se comporta como un camaleón: en la mañana, se da la apertura de bancos y almacenes; al mediodía, el agitamiento de los restaurantes; en la tarde, la afluencia de propios y foráneos a los sitios de esparcimiento y almacenes de artesanías; y de diez de la noche en adelante, los hijos de la noche con su prostitución, su microtráfico y su travestismo.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS