Cartagena


Avenida Venezuela, “sitiada” por vendedores informales

MIGUEL MONTES CAMACHO

16 de junio de 2011 12:01 AM

Mientras el Distrito avanza en el retiro de vendedores informales en las plazoletas Telecom, Olímpica y sus alrededores, decenas de comerciantes insisten en reinvadir las aceras de la Avenida Venezuela.
Ni los operativos de la Gerencia de Espacio Público ni los controles permanentes de la Policía Metropolitana de Cartagena han bastado para mantener despejadas las áreas peatonales contiguas a esta vía, convertida en el centro de la lucha que la autoridad mantiene para mantener a raya a los invasores del espacio público.
Ventas de frutas, refrescos,  minutos a celular, discos piratas, ropa, zapatos y mercancías varias son algunos de los productos que se ofrecen en la Venezuela, donde pese a los llamados de atención del la Alcaldía de Cartagena, los ciudadanos siguen comprando y con esto incentivan a los comerciantes callejeros a seguir con su actividad.

 

HABLA DORIA
El gerente de Espacio Público, Adelfo Doria Franco, reitera que se están haciendo operativos constantes en los andenes de la Venezuela con apoyo de la Policía —como en efecto lo ha registrado El Universal—, pero aclara que cada vez es más difícil sancionar a infractores o decomisar mercancías, porque los informales se han ingeniado la forma de evadir los controles.
“Lo que existe hoy en estas áreas comunes no son negocios estacionarios con mobiliario fijo, sino vendedores ambulantes que cargan sus productos en las manos e incluso en el cuello, y por eso cuando se hacen operativos es muy complicado imponer sanciones o que la Policía les quite la mercancía”, comenta el funcionario.
Ante este panorama Doria reconoce la necesidad de tener leyes nacionales y normas distritales para castigar con mayor rigurosidad a los reinvasores de las áreas comunes, en cuya recuperación se han invertido millonarios recursos públicos.

 

SANCIONES
“Hoy lo que tenemos es un Código de Policía que obliga a quitar la mercancía a los vendedores y al Distrito, que está exigido a devolverla una vez el infractor paga una multa de aproximadamente $17.000, lo cual es irrisorio. Lo ideal sería que a los reinvasores se les quitaran los productos y no se les devolviera, ya que están laborando ilegalmente en un sitio que ya ha sido recuperado”, señala Doria.
El funcionario aclara que “la Gerencia de Espacio Público tiene límites como éste que acabo de mencionar, y también de escasez personal para los operativos, sin que suene a excusas, pero es que contamos con un grupo reducido de brigadistas que en este momento está enfocado en el despeje de Bazurto y de las plazoletas del Centro; la labor permanente de vigilancia de estos espacios sólo la puede cumplir efectivamente la Policía con su personal, sus equipos y vehículos”. 
Doria aclara que cualquier operativo se queda corto ante la inconsciencia de muchos cartageneros que continúan comprándole a vendedores informales, “y eso se convierte en un apoyo para esa actividad ilegal”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS