“Cada barrio sale a 0,58 cuadrantes de Policía”: Vejuca

28 de mayo de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Para garantizar la seguridad en al menos 205 barrios, la Policía Metropolitana de Cartagena (Mecar) cuenta con 120 cuadrantes, cada uno con tres motos y siete policías. Así lo afirmó la jefe de Asuntos Jurídicos de la Mecar, Mónica Espinosa Peralta, en respuesta a un derecho de petición instaurado el 18 de abril por el presidente de la Veeduría a la Rama Judicial (Vejuca), Erick Urueta Benavides.

“Si dividimos los 120 cuadrantes entre los 205 barrios que existen en la ciudad, según fuente de Funcicar en su documento “Barrios y localidades de Cartagena”, resulta que cada barrio sale a 0,58 cuadrantes, es decir, un barrio no alcanza a tener la efectividad de un cuadrante”, dijo Urueta.

“Y -añadió- si hacemos la división en torno al número de motos (tres por 120 cuadrantes) y de policías (7 por 120 cuadrantes), cada barrio estaría saliendo a 1,75 motos y cuatro policías. Ellos dicen que “la doctrina policial no establece la cantidad de barrios por cuadrante”, y nos asalta una duda.

“¿Cómo se cubre la seguridad en barrios como El Pozón (41.068 habitantes según censo Dane 2005)? Esta veeduría considera insuficiente el número de cuadrantes, porque hay barrios como ese, Olaya, Blas de Lezo, Nelson Mandela y San Francisco, que tienen mayor población y más extensión de tierra, a los cuales se les asigna hasta cuatro cuadrantes, dejando a otros barrios sin cuadrantes, sin motos y sin policiales, puesto que según la Policía se prioriza de acuerdo a la mayor tasa delictiva”.

Urueta advirtió que “mientras a algunos motorizados les toca hacer barridos de tres y cuatro barrios, encontramos en barrios como Bocagrande, Castillogrande y El Laguito, hasta cuatro motos. Tienen ese privilegio frente a los demás”.

Anunció que “la veeduría va a presentar este informe al alcalde, comandante de la Policía Nacional, ministro de Defensa y ministro del Interior, advirtiendo que en la ciudad hay una falencia de cuadrantes. Vamos a solicitarles asignar más recursos económicos y humanos para contrarrestar la inseguridad a modo preventivo, con el patrullaje de más cuadrantes de policía. Y revisar la situación, si los cuadrantes son efectivos o no para que se reformulen”.

Llamadas

En su derecho de petición, Urueta solicitó a la Mecar el número de llamadas recibidas por hurto, homicidio o tentativa de homicidio, en el año de 2017 y en lo corrido del 2018.

La institución le responde, citando como fuente al Sistema de Seguimiento y Atención de Casos (Secad), que “el sistema no emite reporte de tentativa de homicidio, por tal motivo se colocó lesiones personales”.

Así, le dijeron “que en 2017 se reportaron 6.718 llamadas por hurto, 138 por homicidios y 922 por lesiones personales. Y en lo que va corrido del 2018, que apenas estamos en el quinto mes, 1.367 llamadas por hurto, 22 por homicidio y 144 por lesiones personales”.

Sin medir efectividad

Urueta además pidió que se le informara a cuántos de esos llamados acudieron y a cuántos no, y cuál fue la efectividad de los cuadrantes, “es decir, si por la acción de la Policía se evitó o se capturó al que cometió alguno de esos delitos o no se pudo llegar.

“La Policía nos contesta que, supuestamente, todos los casos atendidos por la línea 123 son despachados y asignados a los diferentes cuadrantes de su jurisdicción. Según ese informe, ellos atendieron todas las llamadas hechas, pero no pueden medir la efectividad. Nos asalta la duda, debido a que hay muchas quejas de ciudadanos que dicen que no fue oportuna la llegada de los cuadrantes, los teléfonos estaban ocupados o nunca llegaron”.

El presidente de Vejuca recalcó que “ante la pregunta que hacemos, de que si por estas llamadas se evitó el delito denunciado o se capturó al que lo cometió, la Policía responde que no tiene el dato estadístico. Para mí es preocupante que no sepan de todas esas llamadas que recibieron a cuántas personas capturaron, pese a que en una de las respuestas dicen que es deber del policial que atiende el caso decir cómo se cerró la llamada efectuada por el ciudadano”.

Agregó que “en cuanto a la última pregunta que se les hace, sobre las llamadas donde no se pudo evitar el delito o no se capturó a la persona, la Policía dice que tampoco puede hacer la medición. Nos dicen que, en conclusión, no existe en la Policía Nacional la medición sobre lo que evitó, ya que no ocurrió y si no ocurrió no se puede medir, supuestamente. Pero aquí se estaba preguntando era, después de haberse cometido el homicidio, el hurto o la lesión personal, y después de la llamada de la ciudadanía, qué efectividad tuvo la Policía: capturó o no a la persona que cometió el delito”.

Textualmente, Espinosa Peralta le respondió que “los reportes generados por el sistema de llamadas de la Policía Nacional no permiten medir los hechos que se hayan evitado, puesto que el sistema fue diseñado para el seguimiento y control de casos, esto quiere decir desde que se recibe la llamada hasta que la patrulla informa cómo se cerró el caso.

“Es de anotar que un solo caso puede generar varias llamadas de diferentes ciudadanos (...) así mismo los ciudadanos pueden reportar el hecho a la línea de la Policía pero al constatar pueden ser situaciones distintas a las manifestadas. En conclusión, no existe en la Policía Nacional la medición sobre lo que se evitó ya que no ocurrió y si no ocurrió no se puede medir”.

“Desolador”

Para Urueta, las respuestas de la Mecar configuran “un panorama muy desolador”. Anunció que “vamos a presentar una tutela para que la Policía Nacional nos conteste de fondo la petición que hemos realizado, porque aquí vemos que no se ha contestado de fondo, ni con claridad ni con precisión (...) Si la Policía no sabe ni tiene los datos estadísticos de la efectividad de las llamadas de los ciudadanos, ¿cómo vamos a tener confiabilidad en la seguridad de Cartagena?”.

Destacó que “hay que determinar la efectividad de los cuadrantes. Si definitivamente no son efectivos, habría que ver cuáles son los actos administrativos con los cuales se crearon, y a partir de allí estudiar la posibilidad de solicitar un cambio en el modelo o fortalecerlos, porque con el dato estadístico que nos entrega la Policía considero que la baja efectividad de los cuadrantes se supera con la asignación de más personal”.

El Universal consultó a la Mecar sobre lo expuesto y no obtuvo respuesta.

Deben estar delimitados

Pese a que según lo respondido a Urueta, “la doctrina policial no establece la cantidad de barrios por cuadrante”, en el papel, los cuadrantes sí deben tener una jurisdicción definida.

En la Resolución 02067 del 8 de julio de 2009 (Estrategia Institucional para la Seguridad Ciudadana: Plan Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes), expedida por la Policía Nacional de Colombia, se estable que la jurisdicción del cuadrante: “información que determina un sector teniendo en cuenta los cuatro puntos cardinales, denotando el espacio territorial asignado de cada cuadrante”, debe consignarse en la hoja de registro del mismo.

En total son 10 ítems los que permiten realizar la individualización de cada cuadrante, para llevar un control de los policías que laboran y en dónde se encuentran. Entre estos están: equipo de cuadrante, personal de Inteligencia, personal de Policía Judicial, número de contacto e indicativo.

La norma precisa que la delimitación de los cuadrantes, así como la tabla de acciones mínimas requeridas (tamir), se define de acuerdo a las características particulares de cada sector (actividad económica, nivel de peligrosidad, límites, estrato socioeconómico, entre otras). Varios de estos datos son proporcionados por los líderes comunitarios a la Policía.

En ese diagnóstico se valora también la movilidad y topografía (estado de las vías de acceso a cada punto de responsabilidad y disponibilidad de equipo automotor), disponibilidad de talento humano y medios logísticos, y presencia de grupos armados al margen de la ley.

El impacto esperado de los cuadrantes es “la prestación de un servicio que haga énfasis en lo preventivo para satisfacer las demandas de seguridad pública y el mejoramiento permanente de los resultados asociados a la reducción del delito y aumento de la percepción y sensación de seguridad”. Esto en “trabajo articulado comunidad – Estado – comunidad policial”.

Conclusiones

Según Vejuca, el informe de la Policía demuestra:

- Insuficiencia de cuadrantes, motos y policiales que permitan hacer una distribución efectiva en los barrios de la ciudad.

- Presumimos que no corresponde a datos ciertos lo dicho por la Policía, en torno a que todas las llamadas son despachadas, puesto que existen quejas por la no atención de los cuadrantes o los casos reportados a través de sus líneas 123.

- Contradicción en el suministro de datos, sea por no llevar un sistema de datos estadísticos en la central en donde se reporta la llamada o por negar la información, teniendo en cuenta que dicen  que es deber del policial que atiende el caso decir cómo se cerró la llamada efectuada por el ciudadano, pero no hacen el reporte estadístico.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS