Cartagena


Cartagena: alerta naranja y toque de queda

Debido a los cinco casos de coronavirus confirmados en la ciudad, la Alcaldía Distrital decidió extremar las medidas para evitar más contagios, se espera que la ciudadanía cumpla.

WENDY CHIMÁ P.

18 de marzo de 2020 12:00 AM

Desde que se detectó el primer caso de una persona con coronavirus en la ciudad, en la Alcaldía de Cartagena comenzaron a tomar las medidas necesarias para evitar que el virus se propague más. En el primer decreto se prohibió la circulación de motos con parrilleros, el tránsito de personas en la noche por el Centro Histórico, se cerraron las playas, se adelantaron las vacaciones en los colegios públicos, privados e incluso las universidades decidieron suspender las clases.

Sin embargo, de estas primeras medidas algunas no están siendo respetadas y, al parecer, no fueron suficientes, por lo que desde el Puesto de Mando Unificado, en cabeza del alcalde, William Dau, se declaró la calamidad pública por 6 meses.

Con esta medida de seis meses, según señalaron, pretenden gestionar de manera más eficiente los recursos y las ayudas del orden central para atender de mejor manera la situación generada por el coronavirus.

Álvaro Fortich, director del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), aseguró que “ya estamos en alerta naranja debido al nivel de riesgo en que se encuentra la ciudad, por eso se han tomado todas estas medidas que deben ser cumplidas a cabalidad por los cartageneros”.

Medidas de contención

En principio se había dicho que el toque de queda sería solo en el Centro, en los barrios Getsemaní, La Matuna y San Diego, de 10 de la noche a 4 de madrugada, pero ayer, el alcalde William Dau firmó el decreto que anuncia que la medida es para toda la ciudad y que será de lunes a viernes de 6 de la tarde a 4 de la madrugada y los fines de semana todo el día. La restricción irá hasta el 5 de abril.

Lo que quiere decir que los cartageneros no deben salir de sus casas en ninguno de estos horarios.

“Esta medida se ha tomado para que los ciudadanos tomen consciencia de lo que está ocurriendo y puedan quedarse en sus casas. Con estas medidas evitamos la expansión de la epidemia. Durante estos tres días, la gente no ha atendido el llamado de disminuir las aglomeraciones, no es un juego, debemos preservar la vida”, dijo el director del Dadis.

Para asegurarse de que esta medida se cumpla, según se conoció, la Policía Metropolitana estará haciendo operativos en diferentes sectores de la ciudad; además, en el caso de que se presente una alteración del orden público, las Fuerzas Armadas entrarán a ejercer control.

“Este virus es alto, es similar a una gripa, pero tiene mortalidad del 7% en algunas poblaciones como lo son personas mayores de 60 años”, explicó Fortich.

Cierre de fronteras

Otra de las medidas, es cerrar las fronteras terrestres para evitar que entren más extranjeros a la ciudad. Además, según explicaron las autoridades, están trabajando para que también se cierre el aeropuerto.

“Solo ayer llegaron a la ciudad en vuelos nacionales e internacionales 235 extranjeros y hemos visto, durante dos noches, que muchos de ellos no acatan las medidas de cuarentena que se les disponen, por esto hemos comenzado a extremar las medidas para evitar más contagios”, aseguró el director del Dadis.

Los que sí pueden transitar

Según el Decreto 0506 aquellos que están exentos del toque de queda son: funcionarios de la Alcaldía y la Gobernación, operadores de las farmacias debidamente identificados, trabajadores que prestan sus servicios de turnos de trabajo debidamente acreditado, miembros de la Fuerza Pública, periodistas y médicos.

#QuédateEnCasa
En el Puesto de Mando Unificado presentaron la estrategia denominada Ruta #QuédateEnCasa, en cabeza del Plan de Emergencia Social Pedro Romero y la oficina de la Primera Dama, quienes harán un esfuerzo por todos los rincones de la ciudad invitando a los ciudadanos a que atiendan las recomendaciones para prevenir el contagio y eviten en lo posible estar en las calles, la medida más efectiva para evitar la propagación del COVID-19.