Cartagena


Cartagena enfrenta la crisis migratoria

HILENIS SALINAS GAMARRA

12 de febrero de 2018 12:00 AM

Casi 2.400 niños y adolescentes venezolanos en edad escolar ingresaron al sistema educativo de Cartagena durante el 2017, según datos de la Secretaría de Educación. El Dadis indica que 920 venezolanos fueron atendidos por los servicios de salud con los fondos del Sistema de Seguridad Social el año pasado.

En Cartagena solo está un 3 % de los venezolanos que según datos de Migración Colombia residen en el país, pero solo en los servicios de salud, ya han significado un aumento del 300 % en el valor de las facturas radicadas.

El viernes el ministro de la Protección Social anunció medidas especiales en materia de salud, y el presidente Juan Manuel Santos ordenó estrategias económicas para enfrentar la migración, pero otros aspectos como la educación y la seguridad relacionados con los ciudadanos venezolanos que residen y pasan por la ciudad sigue siendo para algunos funcionarios una materia en construcción.

Sin claridad en las políticas

Romix Raad, de la Secretaría de Educación, explicó que el fenómeno de solicitudes de matrícula de estudiantes venezolanos en la ciudad empezó en diciembre del 2016. “Fueron muchos y pensamos que era algo temporal, sin embargo cuando vimos que no paraban las solicitudes, empezamos a investigar cuál era el marco legal para recibir a esos estudiantes”, contó el funcionario.

Siguiéndose por lineamientos más o menos específicos del Ministerio de Educación y de Migración Colombia, llegaron a atender 2.399 estudiantes, algunos con ciudadanía venezolana neta y otros con padres colombianos que vivían en Venezuela y retornaron con la crisis del vecino país, pero por la falta de claridad en el tratamiento que se debe hacer con ellos, apenas este año se están organizando para llevar un registro más claro.

Los que no están regularizados

Según datos de Migración Colombia, los ciudadanos venezolanos que ingresan al país lo hacen en tres modalidades, migración pendular, transitoria y con vocación de residencia, estos últimos -que inicialmente tienen un permiso de residencia de 90 días prorrogables a 90 días más- son los que pueden acceder a la alternativa de regularización que brinda el Permiso Especial de Permanencia, PEP, aplicado por el Gobierno Nacional desde el segundo semestre del año pasado y al que ahora le abrieron un nuevo plazo.

Según las directrices del Gobierno Nacional, los colegios no tienen permitido mantener en las instituciones educativas a menores cuyo permiso se ha excedido de los 180 días. Debido a eso, algunos rectores fueron sancionados y se volvió más complicada la asignación de cupos. “Nosotros en Secretaría de Educación hemos dado todas las garantías a los niños, basados en los convenios internacionales, porque nos ponemos en la piel de sus padres y entendemos que necesitan continuar sus estudios, pero son muchos los problemas que surgen, por falta de claridad”, comentó Raad.

Extraedad

El funcionario también contó que como muchos de los que vienen de Venezuela, llegan sin los documentos necesarios para inscribirse en los colegios, se debe hacer una valoración que al principio se tornó problemática.

“Nos tocó inventar la estrategia para hacer las valoraciones, porque los estudiantes vienen sin boletines o certificados y los rectores no sabían cómo asignar a los muchachos”. Raad detalló que en primer momento se basaron en una directriz nacional que decía que las primeras cinco instituciones que ocupaban las pruebas de Estado serían las idóneas para hacer la evaluación, pero al notar la gran cantidad de estudiantes, el mismo Ministerio de Educación emitió un decreto que dice que cada institución educativa debe tener su sistema de evaluación y están obligadas a realizarlas.

“En este momento todas las instituciones están tratando de organizarse. Ya llevamos más de 44 instituciones oficiales que están haciendo la valoración, pero eso nos lleva a otro problema, que es la extraedad”.

Iván Sanes, director de cobertura de la secretaría, explicó que entre el sistema educativo venezolano y el colombiano, hay una diferencia de dos años, lo que se refleja en la edad de los estudiantes al ingresar. “Si el niño hace quinto de primaria en Venezuela, tú lo evalúas aquí y queda en tercero. Nosotros tratamos de no tener estudiantes con tantos años de diferencia con respecto a los grados porque eso puede provocar bullying y otros comportamientos inadecuados”, puntualizó Sanes.

¿Y la cátedra Colombia?

En días anteriores, el alcalde (e ) Sergio Londoño propuso en una reunión con el presidente Juan Manuel Santos y otros mandatarios la creación de la Cátedra Colombia, una iniciativa que ofrezca a los estudiantes migrantes conocer la historia de Colombia.

Esto, explicó Romix Raad, es esencial, pues como los menores no conocen el contexto social del país, se ‘rajan’ en sociales.
Esta propuesta, explicó Sergio Londoño, también funcionaría para la apropiación de valores cívicos, historia y cultura, para que los migrantes se unan en el sentimiento nacional.

Los que van este año y tienen miedo

Este año, de manera preliminar, se tiene una adición de por lo menos 163 estudiantes, aunque se prevé un crecimiento del 15 %, según Iván Sanes, pero ese dato se confirmaría al finalizar la matrícula regular.

Los casi 2.400 estudiantes del año pasado incluyen a estudiantes venezolanos y a los hijos de colombianos. La secretaría también debe seguir la orden de Migración de remitir a los niños a sus oficinas en caso de que los padres sean venezolanos, pero muchos no llegan hasta allá por temor a ser deportados. “Hay estudiantes que tienen más de un año aquí y no tienen los permisos, hasta este momento no sabemos qué hacer con ellos porque todavía falta claridad en el manejo”, concluyeron.

Ilegalidad e inseguridad

Hasta el 31 de diciembre del 2017, el Estado colombiano había deportado a más de 1.500 ciudadanos venezolanos. También se realizaron más de 30 mil verificaciones, sancionando económicamente a más de 4 mil venezolanos y a 600 empresas por contratar extranjeros sin cumplir los requisitos de ley.
La Fiscalía también informó que de las 1.869 capturas en flagrancia a ciudadanos venezolanos, Cartagena es la novena ciudad con más capturas, 51 en total, la mayoría por hurto.

El presidente Juan Manuel Santos anunció medidas para impulsar el desarrollo regional en las zonas fronterizas, con apoyo a infraestructura y nuevos emprendimientos. Santos también pidió a los colombianos ser tolerantes y generosos con los migrantes, invitando a evitar la xenofobia.

También informó que se reforzarán el control y la atención a la migración, entrando en funcionamiento el Grupo Especial Migratorio, que garantizará respeto al espacio público, orientará a migrantes, controlará la prostitución, protegerá a los menores y hará control al contrabando. 

  NOTICIAS RECOMENDADAS