Cartagena pasó de tener 86 pandillas a 56 en el 2014

28 de noviembre de 2014 12:05 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Álvaro Mercado tiene 32 años, y desde los 17 se unió a la pandilla de su barrio, “Los del cañito”. Hoy es un estudiante juicioso de finanzas, y aunque vive en el mismo lugar peligroso en el que nació, dice que tiene una vida nueva y que no le da miedo mostrar su cara, ni contar su historia.

“Uno a estas alturas solo le da gracias a Dios de que no perdió la vida en tantas peleas y conflictos, en mi pandilla había como 20 personas y ya 15 estamos estudiando o trabajando, están bien”, explicó Álvaro, quien cuenta que desde pequeño vio a los muchachos de su barrio peleando contra “Los caimanes” o “Las águilas” por territorio, respeto o mujeres.

Lo que más le preocupa en este momento es cuidar de sus hijos, “tengo dos, uno de 12 y otro de 8 años, me preocupa el más chiquito porque ha salido malísimo, pero ahí voy, hablándole y ahora dándole un mejor ejemplo”, cuenta este hombre nacido y criado en Torices, que con toda la experiencia de 17 años de peleas y vicios, y un ojo perdido en una riña, decidió estudiar mesa y bar, pavimentación y hasta finanzas, para salir adelante.

“Lo bueno es que en mi parche, si te quieres salir y estudiar, ellos te apoyan y te dan moral. Lo malo es que las demás pandillas no lo aceptan así de fácil”, concluyó.
Él es uno de los 600 jóvenes que dejaron las pandillas durante este año. En enero, en Cartagena habían, según las autoridades, 82 pandillas en diferentes barrios, en lo corrido del año se “desactivaron” 31, y aparecieron 5 nuevas, dejando un saldo de 56 pandillas.

INTEGRAR Y DINAMIZAR

Hace tres meses se creó el subcomité temático para la prevención de reclutamiento de niños, jóvenes y adolescentes a bandas criminales y pandillas, con el que se espera dinamizar la operatividad en la atención a esta problemática.

“Antes cada oferta era llevada a un barrio en diferentes momentos, ya no, ahora se les llevará a los muchachos las ofertas de forma articulada”, indicó el secretario del Interior, Roberto Barrios.

Durante la última reunión, el subcomité decidió que se tomarán 30 pandillas más para continuar con el desarrollo de esta estrategia que sería un plan piloto para reproducirse en todo el país.

“En fiestas de noviembre se comprobó el éxito, ellos se comprometieron a no pelear y las riñas pasaron de 425 el año pasado, a 156 este año”, explicó Barrios.

El proceso de resocialización de los jóvenes en riesgo se da en tres fases. La primera es logrando un contacto con los líderes de la comunidad y con la familia, luego la sensibilización con la oferta institucional, y para terminar este primer paso, la caracterización de los jóvenes. “Lo más importante es que los padres entiendan que su hijo no es una “oveja negra” sino que tiene un problema, un inconveniente y se debe afrontar, darle apoyo, además de mostrarle lo que tiene el Distrito para ofrecerle”, afirmó el Secretario del Interior y Convivencia Ciudadana.

La segunda fase es la resocialización, que es donde se les motiva para la formación académica y laboral, se les da asistencia psicosocial personalizada, a ellos, a la familia y a las comunidades. Y por último está la vinculación laboral o el desarrollo de proyectos productivos. “Muchos ya tienen sus talleres o sus negocios de venta de cloro y desinfectantes, entre otros”, explicó el funcionario.

UN PROCESO CON COMPROMISO

Lida Paternina Díaz, o “Mamá Lida”, como la llaman los jóvenes en riesgo de los diferentes barrios de la ciudad, es la coordinadora del programa Jóvenes Íntegros. “Yo estoy satisfecha con lo que hemos hecho. No es algo que queda en reuniones de mesa, es una decisión y los resultados son concretos. El mayor logro es que terminen comprometidos con la convivencia pacífica, y para muchos de ellos lo más importante es tener una certificación en alguna técnica o carrera”, indicó esta mujer que lleva más de 17 años trabajando en el problema de las pandillas.

En el primer acercamiento, explicó Lida, “lo que hay que hacer es ser sencillos, interesarse por ellos y hacerles saber que el programa no es solo una charla más o una foto, sí hay compromiso”.

El tiempo que demore el desarrollo de las tres fases del proceso, depende de la decisión que tome cada uno de los jóvenes.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS