Cartagena


Cerco epidemiológico en San José Obrero

El Dadis realizó cerco epidemiológico, pedagogía casa a casa y evaluó gravedad de los síntomas de pacientes positivos. Parte de la comunidad aún no sigue las medidas de autocuidado.

HYLENNE GUZMÁN ANAYA

02 de junio de 2021 12:00 AM

Al ingresar al barrio San José Obrero se aprecia un contraste entre las personas que siguen las medidas de autocuidado para evitar el contagio por coronavirus y quienes no.

En las calles caminan vecinos y vendedores ambulantes sin tapabocas, en algunas tiendas las personas no guardan el distanciamiento físico y quienes resultan positivos por COVID-19, según comentan algunos vecinos, no informan a tiempo sobre sus síntomas.

Por ello y luego de una carta enviada por la Junta de Acción Comunal (JAC) del barrio manifestando su preocupación por la cantidad de contagios el mes pasado, el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), con un equipo de 100 personas, realizó ayer una jornada de cerco epidemiológico con la estrategia casa a casa.

La falta de medidas de los habitantes es quizá alguna de las razones por las que en mayo se dieron altas cifras de contagios y muertes por COVID-19. Cinco fallecidos en San José Obrero en solo 25 días del mes.

“A veces los vecinos piensan que si descubren que tienen ese virus los estigmatizaremos y no es la idea, sino darles a conocer los cuidados en casa para que esto no se extienda. Hay una tienda donde ni siquiera conservan la distancia, uno no sabe con quién tuvo contacto el otro que compra y cuando regresamos a casa perjudicamos a otro”, dijo la presidenta de la Junta de Acción Comunal del barrio, Beatriz González Morales.

Para la JAC, lo más importante es combatir los mitos que aún permanecen alrededor del COVID-19, que los habitantes informen a tiempo para realizar cerco epidemiológico y que, en lo posible, nadie más se contagie.

“Hoy (ayer) el Dadis, en enlace con las EPS de Cartagena, realiza una intervención al barrio San José Obrero que consiste en hacer un cerco epidemiológico, ir casa a casa para conversar, educar y despejar inquietudes. Además verificar personas con síntomas y realizar búsqueda activa de posibles casos positivos”, explicó Elsa Sánchez Correa, quien hace parte del programa de Infección Respiratoria Aguda (IRA) del Dadis.

Más de mil personas

La población de este barrio está conformada principalmente por niños, niñas, jóvenes y adultos mayores, con cerca de 600 viviendas y más de mil habitantes.

El Dadis realizó aproximadamente 150 pruebas gratuitas a los habitantes, cuyos resultados son enviados a la EPS donde estén afiliados.

“Lo primero que la comunidad necesita es educación, porque ahora hay mucha información que llega a través de los celulares, las redes sociales, y creen en todo. Hoy (ayer) estamos aquí para eso, despejar temores y que sepan cómo protegerse”, resaltó Sánchez Correa.

Igualmente, la comunidad del barrio agradeció la visita de la entidad de salud y espera que las personas tomen las medidas respectivas para que no haya más muertes por coronavirus.

“Lo que queremos es que nuestra comunidad no coja esto como una enfermedad rara, sino que ahora hay que convivir con ella porque está en todo el mundo, que nos cuidemos y si tenemos un familiar enfermo no ocultarlo, sino avisar para recibir la ayuda respectiva. Hay dudas con respecto a los fallecidos del último mes, porque los familiares nos esquivan y no informan a tiempo”, mencionó María Cristina Molina, residente del sector.