Cartagena


Cerrar brechas en acceso a agua potable, una meta al 2030

En Cartagena la diferencia en el acceso al agua entre las zonas urbanas y rurales sigue siendo significativa. El Gobierno espera superar esta situación en nueve años.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

19 de octubre de 2021 12:00 AM

Mientras que en el casco urbano de Cartagena un 96% de hogares pueden acceder al agua potable sin inconvenientes, en la zona rural solo un 70,3% puede hacerlo. Esta es una importante diferencia que sigue poniendo barreras a muchas personas para acceder al preciado líquido. (Le puede interesar: Bocachica: compran entre $200 mil y $300 mil en agua al mes)

Si se analiza la situación en el departamento, la brecha es peor. A nivel general la cobertura de acueducto en Bolívar es del 82,2%, teniendo en cuenta que hay varios municipios que ni siquiera alcanzan el 50% de cobertura.

*Censo 2018-Dane.

Cambiar esta realidad es a lo que le apunta el país al año 2030, con el propósito de garantizar el servicio a todos los ciudadanos.

¿Qué se hará?

En entrevista con El Universal, el viceministro de Agua y Saneamiento Básico, José Luis Acero, explicó que hay tres retos fundamentales en esta materia: primero, el cierre de las brechas entre la zona urbana y la rural; segundo, tener empresas eficientes en el sector; y tercero, garantizar la sostenibilidad del servicio. En este sentido, se han adelantado diferentes estrategias para intentar cumplir con estos objetivos.

“Los municipios de Bolívar requieren acciones focalizadas en los sectores rurales, que son los más rezagados, también en comparación con otros departamentos. Antes se hacían inversiones generales para aumentar la cobertura general, pero ahora hay que enfocarse en programas específicos para los sectores rurales e informales y en eso es que estamos dejando la semilla”, dijo.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Bajo esta idea se implementaron dos programas que buscan mejorar el acceso al agua potable. El primero de ellos es “Agua al campo”, dedicado a los sectores rurales. Este, según explicó el viceministro, tiene cuatro pilares: la recolección de información, para la toma de mejores decisiones; la asignación de mayores recursos, el fortalecimiento de los prestadores de servicios públicos y la estructuración de proyectos.

“En el país la estructuración de proyectos es un problema grande, es un reto y más en los sectores rurales porque los proyectos que se presentan para ser viabilizados o fondeados por el Gobierno nacional o los gobiernos departamentales son muy deficientes desde el punto de vista de estructuración, eso es parte de lo que se ha trabajado con los planes departamentales de agua”, detalló.

Respecto al tema de recursos, expresó que la idea es que estos no solo estén incluidos en el presupuesto general de la Nación, sino que también se busquen alternativas en regalías y en el OCAD Paz, que son recursos dirigidos a los sectores rurales.

70,3%
es la cobertura en acceso a agua potable en la zona rural de Cartagena.

El otro programa es “Agua al barrio”, enfocado en los sectores informales de las zonas urbanas que tienen potencial de ser formalizados. “Con esto no se promueve la informalidad porque se está trabajando con barrios ya consolidados en zonas de riesgo mitigable. Simplemente garantizamos que la gente que en algún momento va a ser formalizada tenga de manera más rápida un mejor acceso a agua y saneamiento básico”, indicó Acero.

Con esto se pretende que el acceso al agua también permita otras intervenciones en estas zonas que logren potenciar su desarrollo.

De la mano con las empresas

El viceministro recalcó que un elemento clave para avanzar en el cierre de la brecha es el trabajo con las empresas de servicios públicos, para las cuales tienen dos iniciativas: la regionalización del servicio y fortalecer el gobierno corporativo.

“En este país tenemos una atomización muy grande, tenemos 1.103 municipios y cerca de 3.300 operadores registrados sin contar los veredales. Hay demasiadas empresas, lo que puede hacer que sean más ineficientes o tengan menor capacidad operativa de responder a lo que la gente necesita. Con la regionalización buscamos incentivar a que las empresas empiecen a aglomerar más mercados”, enfatizó Acero.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

En el aspecto de gobierno corporativo, aseguró que la idea es que estas empresas tengan sus juntas directivas independientes y su propio sistema operativo para que la toma de decisiones esté por fuera de los ciclos políticos. “La idea es ir independizando las empresas de los mandatarios. Esas son las propuestas que tenemos”, puntualizó.

El funcionario destacó algunos proyectos de regionalización en los Montes de María y en los municipios de La Línea, a los que se espera garantizar el acceso al preciado líquido.

El 2030

Con miras al 2030 el objetivo es llegar a la universalización, aspecto que no incluye solamente el acceso al agua sino también garantizar su continuidad y buena calidad.

“No es solo tener sistema, sino que el agua sea de buena calidad y que sea sostenible en el tiempo, con eso hay que ver que el esquema de subsidio funcione, que el sistema de financiación y las empresas también funcionen y eso es extremadamente importante que la gente lo entienda, porque eso también depende de lo que cada uno de los usuarios aporte con su factura”.

Con todos estos aspectos se espera que en el 2030 haya una cobertura completa en el país en materia de agua, algo que también contribuirá a incentivar el desarrollo en las comunidades.

El alcantarillado

El viceministro de Agua y Saneamiento Básico, José Luis Acero, también mencionó el rezago en alcantarillado que tiene la ciudad y el departamento, cuya brecha es mucho más crítica que la del acueducto: mientras que en Cartagena la cobertura en la zona urbana es del 92,4%, en la zona rural apenas es del 31,4%.

En cuanto al departamento, la cobertura en alcantarillado es del 64,7%, pero hay municipios tanto en zona rural como urbana que ni siquiera alcanzan el 5%.

Ante estas preocupantes cifras, lo que se ha propuesto es avanzar en la ejecución de proyectos sanitarios, dentro de los cuales hay varios importantes, como los alcantarillados de San Juan Nepomuceno, Calamar y San Estanislao.

  NOTICIAS RECOMENDADAS