Cerros de Albornoz, pobreza por lo alto

22 de agosto de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde las alturas del barrio Cerros de Albornoz se ve el gran espectáculo de Cartagena con sus cuerpos de agua, sus vías y sus zonas boscosas en una panorámica estupenda que no alcanza a caber en los recuerdos.

Si Cerros de Albornoz fuera un barrio mejor tratado por la vida, daría gusto ascender por sus caminos naturales solo para respirar el aire, que trafica suavemente entre la arboleda, y quedarse contemplando la inmensidad hasta que de nuevo se oculte el sol.

Pero la realidad es otra: Cerros de Albornoz hace parte de los barrios que rodean la zona industrial de Mamonal, teniendo como a sus vecinos más cercanos a Nelson Mandela, Henequén, 20 de Julio, 20 de Enero, Vista Hermosa, Luis Carlos Galán, Villa Barraza, Arroz Barato, Villa Hermosa, Membrillal y Albornoz, entre otros.

Se fue levantando con la afluencia de desposeídos de otros barrios pobres de Cartagena, pero también con el arribo de desplazados por el conflicto armado provenientes de diferentes partes del país, aunque últimamente se ha transformado en receptor de las oleadas de venezolanos que se vienen estacionando en esta capital.

Antes de que el barrio creciera, una empresa de Mamonal reclamó como suyas las hectáreas de terreno que estaban ocupando los recién llegados. De manera que fueron varios los enfrentamientos con la Fuerza Pública, hasta que el entonces alcalde de Cartagena, Campo Elías Terán Dix, logró que se anulara cualquier proceso de lanzamiento y que se le nombrara “zona subnormal” de la Localidad 3.

De hecho, uno de los sectores de ese asentamiento lleva el nombre del finado burgomaestre. Los demás se llaman La Bendición de Dios, El Mirador de Cartagena, La Paz, Los Olivos, Luz Verde, Girasoles de Betel y Nueva Israel.

Posteriormente, durante la administración de Manolo Duque, se organizó una  mesa de trabajo con Corvivienda, la cual tenía como objetivo la legalización de los 4.500 predios que componen al barrio, “pero desafortunadamente se trataron todos los temas, menos el que nos interesaba y la mesa no llegó a algo. Ahora mismo lo que más deseamos es que se retomen esos diálogos”, dice el abogado Álvaro Cortés Lobo.

Pero mientras los líderes comunales andan preocupados porque el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) cambie el carácter de zona de reserva forestal que tiene el territorio, el barrio Cerros de Albornoz sufre serios problemas a la hora de disfrutar de los servicios públicos.

En cuanto a la energía eléctrica, dicen que la firma Energía Social no ha hecho un censo real en cada sector.

“Los funcionarios llegan --relata Marvin Viloria, del sector Campo Elías-- y toman las cifras del macromedidor, pero no documentan a la comunidad sobre qué es lo que están anotando. Eso ha provocado inconformidades, porque no todos consumen por igual, pero todos deben pagar altas facturaciones, y no siempre tienen con qué. Hay sectores que carecen de este servicio, que es muy deficiente hasta el punto de que si uno prende una licuadora, se le apaga el televisor, por ejemplo...”. 

El gas natural no ha llegado. A cambio de eso, las amas de casa cocinan con leña o con cilindros, cuyo gasto mensual supera las facturaciones de cualquier otro barrio pobre que goce del gas domiciliario.

El agua es tomada, mediante motobombas, de las tuberías de la empresa Aguas de Cartagena, pero debe ser tratada de manera artesanal para que sea medio saludable, sobre todo en la población infantil.

La vía principal de Cerros de Albornoz comunica al barrio Henequén con Arroz Barato; y, según los líderes comunales, “de pavimentarse, podría ser una muy buena alternativa vial para los barrios de esta zona, pero prefieren tenerla en malas condiciones, como están todas las demás, para seguir cobrando peajes”.

El barrio no sufre de inundaciones invernales, pero en cuanto llueve el acceso de carros y motos es poco menos que imposible.

OTROS PUNTOS

**No hay centros médicos. Los pacientes deben ir al CAP de Arroz Barato.

**Para ir al Centro Histórico o a cualquier parte de la ciudad, deben servirse de las busetas que llegan a Arroz Barato o de los buses de Zaragocilla, que llegan al 20 de Julio, solo de lunes a viernes.

**Algunas veces, los carromuleros de Henequén cobran por llevarse las basuras, pero la mayoría del tiempo los desechos quedan ocultos entre la maleza.

**Por no tener alcantarillado, desde todas las calles descienden constantemente corrientes de aguas servidas.

**El sector La Paz está considerado zona de alto riegos, debido a que las viviendas fueron levantadas sobre las tuberías de Aguas de Cartagena.

**No hay instituciones educativas ni centros médicos. Ambas carencias se solventan en los barrios vecinos.

**Una roca gigantesca también tiene al barrio en alto riesgo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS