Choque entre particulares por un sector de playa en El Laguito

27 de marzo de 2013 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En un pleito que se remonta a hace tres años, carperos de las playas de El Laguito se enfrentan a Ramiro Domínguez, dueño del Restaurante La Sierra, en la misma playa.
Ambas partes tienen más de treinta años laborando en el sitio.
Debido a los fenómenos naturales de mar de leva, las fuertes brisas y el aumento del nivel medio del mar que han azotado a Cartagena en los últimos diez años, la playa de El Laguito ha ido desapareciendo gradualmente.
Para mitigar estos impactos de la naturaleza, Ramiro Domínguez ha construido barreras contra las embestidas del mar.(Lea también El Laguito, con buen proyecto de recuperación costera, pero sin recursos)
Wilson Pérez, uno de los carperos afectados, critica los últimos trabajos realizados por Domínguez en su negocio porque le ha restado espacio para él (Pérez) poner sus carpas, y en consecuencia –dice– esto lo ha perjudicado porque esas medidas condicionan bastante su única fuente de trabajo.
A esta objeción de Pérez se suma Yolanda Chaparro, vecina del Edificio Antares, contiguo al Restaurante La Sierra.
La mujer manifiesta su preocupación por los trabajos de ampliación realizados por Domínguez porque le ha quitado playa a todo el sector, negando la posibilidad de que los bañistas disfruten del poco espacio que le queda a este balneario.
HASTA DÓNDE
Según Wilson Pérez, la situación empeoró cuando en enero de este año Ramiro Domínguez hizo más ampliaciones en la playa superando los límites del negocio, con lo cual le ha quitado espacio al carpero para ofrecer sus servicios.
“Ya ha abusado mucho. Poco a poco se ha ido extendiendo, cuando queramos ver nos quita lo poco de playa que queda”, insiste Pérez.
Yolanda Chaparro anota que a los residentes del Antares les ha tocado cerrar con malla la salida al mar de esta copropiedad, para evitar que Ramiro Domínguez, del Restaurante La Sierra, extienda sus ampliaciones hasta los predios del edificio, pues ya ha intentado hacerlo.
“Hemos remitido cartas a la Capitanía de Puerto y no hacen nada. Por qué a los demás negocios del sector no los han dejado hacer lo que él hizo con el pretexto de que es una supuesta protección ante el ímpetu del mar, pero lo que está haciendo es usarlo como terraza para beneficio propio”, agrega la mujer.
Ambos denunciantes muestran las diversas cartas que han enviado a la Capitanía de Puerto, a la Alcaldía Local 1 y al Distrito para que intervengan este caso, pero reiteran que “misteriosamente nada ha pasado, el señor Ramiro sigue ampliando”.
“ES PROPIEDAD PRIVADA”
Ramiro Domínguez se defiende de los señalamientos en su contra manifestando que el Restaurante La Sierra está legalmente constituido y el espacio donde funciona es propiedad privada.
Manifiesta que él “lo único” que ha hecho es reforzar la entrada de su negocio, porque el mar ha devorado la playa que había frente al establecimiento.
“Después del coletazo del Huracán Joan (en 1988) siempre me ha tocado luchar contra el ímpetu del mar y proteger lo mío, y entre más pasa el tiempo me ha tocado reforzar todavía más la entrada, porque de lo contrario el restaurante ya no existiera”, agrega Domínguez.
El hombre muestra un documento en el que la Alcaldía Menor de la Localidad Histórica y del Caribe Norte revoca en el año 2010 una orden de restitución del espacio donde se encuentra la fachada del local, tras demostrar que la propiedad funciona en un predio privado. La remoción de las estructuras había sido determinada por esa misma entidad distrital.
Un certificado de tradición inmobiliaria y una resolución emitida por Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), adscrito al Ministerio de Agricultura, acreditan la propiedad de los predios y el registro en Instrumentos Públicos de dos lotes localizados en jurisdicción del Distrito, son los documentos que lo libraron de la restitución de espacio en cuestión.
“Ellos corroboraron la información y determinaron que mi restaurante no está ubicado en un bien de uso público, sino  en un predio de propiedad privada, por eso fue revocada la orden de restitución y el tema quedo claro”, precisa Domínguez.
CONOCEN EL CASO
La Dirección General Marítima (Dimar) le dijo al periódico Gente Bahía que en la Capitanía de Puerto, adscrita a esa autoridad nacional, sí reposan desde el 2009 las quejas de los carperos y los vecinos sobre el espacio donde opera el Restaurante La Sierra.
Sin embargo aclara que la Dimar no ejerce funciones policivas, sino administrativas, por lo cual no se puede proceder a frenar cualquier obra que se realice en la playa.
“Desde el año 2009 conocemos el caso de este restaurante, y hemos reportado la situación al Distrito como nos compete. Nosotros tenemos la potestad para retirar o despejar ningún negocio”, puntualizó el capitán de navío Juan Carlos Roa Cubaque, capitán de puerto de Cartagena.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS