Cartagena


Comercios cumplieron con medida del pico y cédula

El primer día de esta medida finalizó bien, sin embargo, el Consejo Gremial, Fenalco y administradores de centros comerciales se preguntan por qué restricción al sector que ha cumplido con los protocolos.

WENDY CHIMÁ P.

23 de diciembre de 2020 12:00 AM

Largas filas, letreros con las palabras entrada y salida e incluso carteles con los dígitos que ayer podían ingresar a los establecimientos comerciales y al mercado de Bazurto, era el panorama que se veía en Cartagena en este primer día del pico y cédula. Medida que repite en la ciudad debido al alto número de contagios de coronavirus que se han presentado en este mes, donde solo en diciembre se han registrado más de 9 mil, elevando el número de contagios a más de 40 mil en toda la pandemia.

Según lo decretado por el alcalde de Cartagena, William Dau, este pico y cédula aplica para el ingreso y circulación en centros comerciales, entidades financieras, mercado de Bazurto, almacenes y supermercados.

Respecto a la plaza de mercado decidieron desde la administración establecer un horario de atención de 4 de la mañana a 4 de la tarde, así como había ocurrido hace unos meses, cuando poco a poco y a través de planes pilotos los comercios de este sector comenzaron a abrir sus puertas para atender a la ciudadanía, pero ¿cómo fue el comportamiento ayer? ¿Qué dicen los gremios de esta medida?

Buen balance

En un recorrido realizado por El Universal, pudimos corroborar que en los diferentes comercios los vigilantes o personas destinadas en la entrada de los negocios, le pedían a cada ciudadano que presentara su identificación y si terminaba su cédula en número par (dígito que podía ingresar ayer) lo dejaban entrar al lugar sin problemas, manteniendo así un control dentro de cada establecimiento comercial.

“Yo creo que el alcalde se demoró en tomar esta medida, cuando sacó el decreto pasado pensé que lo haría y es más mucha gente cree que desde hace rato estaba el pico y cédula que es muy necesario”, dijo Carmenza López, quien iba a hacer sus últimas compras navideñas.

En lo que logramos ver, todas las personas respetaban las filas a las afueras de estos lugares y esperaban pacientemente para poder ingresar, como ocurría en el pico de la pandemia.

En el mercado de Bazurto, donde por lo general se presenta gran aglomeración, se dispusieron de unas vallas para poder encerrar el lugar y tener control del acceso y la salida de los compradores.

“Estuvimos realizando operativos en diferentes comercios, entre estos el mercado de Bazurto y verificamos que efectivamente estuvieran permitiendo solo el ingreso de personas cuya cédula terminara en el dígito que correspondía al día de hoy (ayer), que es número par”, explicó David Múnera, secretario del Interior, quien añadió que “y efectivamente vimos que se estaba cumpliendo la medida, sin embargo aún hay mucha gente en las calles. Ya les hemos dicho muchas veces que si no tienen nada que hacer en la calle, no salga, cuídense para que cuiden de los suyos”.

Sobre la plaza de mercado, Alejandro Madero, el gerente, ya había anunciado que con la Alcaldía y de la mano de los comerciantes estaban trabajando para fortalecer de manera positiva este lugar y que no se convirtiera en un foco de contagio.

“Volvimos a esta medida y a los horarios de apertura y cierre, con la cual esperamos que se cumpla a cabalidad para evitar que sigan aumentando los contagios, para eso también invitamos a los ciudadanos a mantener el autocuidado”, aseguró.

Piden explicaciones

Para nadie es un secreto que desde que comenzaron a hablar de las medidas de bioseguridad que los comercios debían implementar para poder mantener espacios libres de contagios y desinfectados, los centros comerciales y demás comercios formales comenzaron a invertir en estos elementos, por lo que se podría decir que hoy en día aquellos lugares que tienen un mayor control de su aforo son justamente estos comercios, sin embargo, son ellos los que ahora deben volver a implementar la medida del pico y cédula.

“Nosotros tenemos internamente una brigada que ayuda a verificar que cada establecimiento comercial cumpla con el aforo permitido e incluso en la entrada del centro comercial cuando ingresan las personas tenemos también un control. Acatamos lo decretado por el alcalde, pero si nosotros hemos estado cumpliendo con las medidas, no entendemos por qué la medida es para el comercio formal”, dijo Fabio Cárdenas, administrador de La Plazuela, lo mismo piensa Danilo Puente, administrador de La Castellana, quien señala que “las ventas aún no mejoran, no nos hemos podido recuperar y volver a esta medida de pico y cédula, que si bien es necesaria, creemos que debió darse para otros sectores, pues en las calles todos pueden andar libre, pero para ingresar a los comercios es que están las restricciones”.

Por su parte, Mónica Fadul, directora ejecutiva de Fenalco Bolívar, manifestó que “es comprensible la preocupación de la administración frente al aumento de los casos, situación que se viene dando de manera generalizada pero no comprendemos cómo las medidas recaen en el comercio formal, el que precisamente tiene no solo la capacidad de generar desarrollo sino que es el que ha puesto todo el empeño desde el principio de la pandemia para generar cultura alrededor del cuidado. Las ventas no solo se verán afectadas sino que queda latente que es el comercio el que paga frente a la falta de la autorregulación social y el control, y censura a quienes no observan en los otros sitios de interacción ciudadana las normas de rigor”.

El Consejo Gremial de Bolívar también se pronunció sobre esta medida señalando tres observaciones donde destacan que “se deben contemplar las diferencias existentes entre los distintos sectores económicos y áreas geográficas. Se requiere llegar a soluciones específicas a partir de diagnósticos confiables, en lugar de tomar decisiones tipo ‘talla única’”.

Además indicaron que es necesario que las autoridades tengan mayor control en las actividades informales, “en las que se observa menor autocuidado e incumplimiento de las medidas que con suficiencia han sido divulgadas a lo largo del año. Las nuevas restricciones recaerán de manera amplia en actividades que cuentan con suficiente autorregulación”.

Con relación a los centros comerciales indican que “rápidamente se han adaptado con grandes inversiones y mayor responsabilidad para seguir todos los lineamientos y protocolos, estarán directamente afectados con las nuevas medidas. Entre tanto, en otras áreas comerciales informales no se ha logrado ejercer un control que disminuya la propagación del COVID-19”.