Cartagena


¿Comercios en Cartagena que violan medidas de bioseguridad son castigados?

Hoy, el establecimiento infractor puede someterse a un cierre que puede ir de cinco a diez días hábiles y una multa económica. El Distrito estudia otras medidas.

YESSICA RIVERA PORRAS

09 de noviembre de 2020 04:00 PM

Luego de superar el pico de la pandemia el pasado 18 de junio, según informó el Instituto Nacional de Salud (INS), la mayoría de sectores económicos de Cartagena recibieron la autorización para abrir.

Sin embargo, en el transcurrir de estos meses no todo ha sido perfecto y algunos establecimientos no han venido cumpliendo con las medidas establecidas para su reactivación lo que llevaría a la propagación del virus, a un posible rebrote y a medidas de control “más fuertes”.

El Colectivo Somos Centro Histórico ha denunciado en reiteradas ocasiones que algunos establecimientos comerciales como discotecas, restaurantes y gastrobares aglomeran personas que no usan tapabocas ni guardan el distanciamiento. (Lea aquí: “Queremos un mejor Centro Histórico”: Colectivo)

Es de precisar que en el Decreto 1193 del 30 de septiembre, la Alcaldía de Cartagena estipuló que el desarrollo de las actividades permitidas están condicionadas al cumplimiento de los protocolos de bioseguridad y a que los comercios y sus empleados estén registrados en la página web adaptayreactiva.gov.co.

Hasta el momento entre los sectores que se encuentran abiertos en la ciudad están: supermercados y tiendas; farmacias; finanzas y seguros; información y comunicaciones; servicios públicos; construcción; manufacturas; comercio mayorista y minoristas: vehículos, partes, piezas y accesorios, muebles y enseres domésticos, prendas de vestir, tiendas de productos de mascotas, materiales de construcción, artículos de ferretería, librerías y papelerías; centros comerciales; peluquerías y barberías; restaurantes y locales gastronómicos que cuentan con espacios al aire libre; sector náutico; iglesias; autocines; y bares y similares que pueden vender bebidas alcohólicas con autorización del Dadis.

¿Retiro de los permisos?

Tras estos hechos, el secretario del Interior y Convivencia Ciudadana, David Múnera, sostuvo que los establecimientos de comercio deben cumplir con los protocolos de bioseguridad, de no hacerlo se estudiarán otras medidas de control e incluso el retiro de los permisos de reactivación.

“Si continúan incumpliéndose las medidas establecidas, y si son reiterativos los negocios se deben tomar acciones mucho más fuertes, incluso, hasta imponer la suspensión de la autorización de reactivación que otorga el Distrito”, puntualizó el funcionario.

Al respecto, María Claudia Peñas, asesora para la Reactivación Económica, explicó que la restricción de actividades es individual, no a un sector o una actividad económica completa.

Detalló que en este momento el establecimiento infractor puede someterse a un cierre que puede ir de cinco a diez días hábiles y una multa económica, ya que están infringiendo el Código de Policía y las normas de bioseguridad establecidas por el gobierno local y nacional.

Peñas agregó que la medida que trabaja el Distrito y que podría quedar establecida en los próximos días es que estos comercios sancionados antes de reabrir presenten un documento adicional o un plan de mejora de ese incumplimiento.

“Estamos buscando que no sea un tema solo de cerrar y volver abrir sino que realmente haya un compromiso adicional por parte de estos comercios. Por ejemplo, si el establecimiento tuvo un aforo mayor al permitido, luego de los días de la sanción y el pago de la multa, este presente que acciones concretas hará que eso no vuelva a suceder”, indicó Peñas.

La Asesora para la Reactivación Económica manifestó que entre las infracciones más reiterativas de los comercios de la ciudad está el no control de aforos y el no uso obligatorio del tapabocas.

“Los establecimientos están permitiendo más personas de las que caben, no manteniendo los dos metros de distancia, y el no uso del tapabocas, en muchos restaurantes, gastrobares y similares las personas que no están comiendo y bebiendo no hacen uso de la mascarilla, la gente apenas llega se está quitando el mismo”, resaltó la funcionaria.

Sancionados

Tan solo este fin de semana en operativos de control realizados por la secretaría del Interior y Convivencia Ciudadana, en conjunto con la Policía Nacional, Migración Colombia, Dadis, Bomberos, Datt, Espacio Público, dos de cinco negocios visitados fueron sancionados.

Se cerró la cantina, bar y juegos de máquinas Discobar La Jugadita, al no tener la autorización por parte del Dadis para la venta de licor, solo podía realizar la actividad de juegos, y se suspendió la actividad comercial de La Santa, en la Calle Larga, por no cumplir con las medidas de bioseguridad, como personas sin tapabocas.

Finalmente, el secretario del Interior y la asesora para la Reactivación sostuvieron que los operativos de control se intensificarán las tres localidades de la ciudad y además sigue habilitado en la página de reactivación un link para que la ciudadanía denuncie de forma anónima el comercio infractor.

Hasta el momento se han recibido cerca de 200 quejas de comercios que no están cumpliendo las medidas de bioseguridad.

Fenalco se pronuncia

Mónica Fadul Rosa, directora Ejecutiva de Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), seccional Bolívar, aseguró que si bien algunos establecimientos no cumplen la norma, las sanciones deben recaer en el comercio infractor y no en el sector o el gremio.

“Comprendemos la manifestación del secretario del Interior sobre los hallazgos encontrados en algunos establecimientos de comercio que incumplen los protocolos. Sabemos que esto es posible y que antes y desde que la pandemia está activa no todos respetan a cabalidad las normas. Estos establecimientos deben ser objeto de sanción. La responsabilidad frente a la inobservancia de ley debe tener como resultado la censura exclusiva del infractor y no del sector”, dijo Fadul.

La líder gremial sostuvo que la inmensa mayoría de empresarios de la ciudad están comprometidos en acatar las instrucciones gubernamentales de salud de manera tal que se avance en la reactivación segura y dinamización de la economía.