Cartagena


¿Cómo salvar a las mipymes durante la pandemia?

Diego Herrera, especialista del Banco Interamericano de Desarrollo, explica la inestable situación que viven las micro, pequeñas y medianas empresas a causa del COVID-19, además plantea algunas soluciones para su subsistencia.

SOFÍA FLÓREZ

14 de julio de 2020 12:00 AM

El pasado 28 de junio, la Esquina San Diegana, uno de los lugares emblemáticos del colonial barrio San Diego, cerró sus puertas luego de 26 años abierta al público. Su dueño, Iván Gil, refirió con nostalgia que fue la única opción que tuvo ante la crisis que ha dejado el coronavirus y que ha afectado principalmente a las pequeñas empresas como la de él.

Su sentir no es traído de los cabellos, Diego Herrera, especialista del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), asegura que aunque las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) le dan vida a las economías de América Latina y el Caribe (ALC), pues representan 99,5% de todas las empresas de la región, con la evolución de la pandemia y sus impactos se vislumbra un panorama incierto para ellas, pues son muchas las barreras que impiden sus subsistencia en medio de la contingencia.

Las barreras

La principal barrera es la poca oportunidad que tienen para acceder a créditos o planes de financiación.

“Las mipymes tienen varias características que impiden su acceso al financiamiento en la región. Entre las principales barreras identificadas se encuentran la informalidad, la falta de un inmueble físico o una garantía de compromiso, la falta de una empresa solidaria o garante, la baja formalización de la empresa y las bajas calificaciones crediticias. Asimismo, estas barreras se ven exacerbadas por la inexistencia o inadecuación de leyes sobre garantías móviles, la falta de un registro de garantías y la falta de fondos de garantía”, asegura el experto.

Este antecedente sumado a los efectos económicos y sociales de la pandemia, en donde estas empresas han dejado de facturar, sus recursos de caja se han disminuido, y con ello, el empleo y los salarios de muchas familias, lo que se avecina es que muchas de estas mipymes no sobrevivirán, a menos que el gobierno les brinde políticas de auxilio.

“Muchas de estas barreras pueden ser superadas con medidas de política pública por parte de los gobiernos de la región. Por ejemplo, la falta de garantías se puede solventar con la creación de fondos de garantías que les permitan a las empresas tener colateral suficiente y respaldado para solicitar un crédito. Lo anterior obviamente conlleva algún nivel de costo fiscal, que se compensa con el incremento en el desarrollo productivo del país”.

En cifras

El BID indica que las mipymes forman parte de la cotidianidad como latinoamericanos. Especialmente por la relación de confianza y la cercanía física, lo que las hace la solución más asequible para satisfacer las necesidades de consumo.

En Cartagena según datos de Fenalco Bolívar, entre micros y pequeñas empresas hay 35.800.

Lanzar créditos con tasas subsidiadas y a plazos largos, utilización de garantías mobiliarias o líneas de recompra de activos de las mipymes como garantía.

“Para las mipymes, especialmente las de sectores no esenciales, que antes de la pandemia tenían unos estados financieros saludables, y cuyos negocios podrían sobrevivir una vez termine la misma, se deben crear mecanismos financieros que les permitan sobrevivir el período con ingresos reducidos. Por ejemplo, se podrían crear mecanismos de créditos “puente” con tasas subsidiadas y a plazos largos, así como instrumentos más creativos como la utilización de garantías mobiliarias o líneas que utilicen la recompra de activos de las mipymes como garantía para poder obtener crédito”.

Reestructuración de deudas o acceso a capital

“Es importante crear mecanismos que permitan a aquellas empresas viables reestructurar su deuda o acceder a capital para reactivar sus negocios. En este sentido, es vital que se revisen los marcos normativos y la capacidad institucional de los países para llevar a cabo procesos de reorganización (reestructuración) y resolución (liquidación judicial) de las empresas. Esto permitirá una transición o una salida ordenada del mercado a aquellas empresas que definitivamente no logren sobrevivir al COVID-19”.

Digitalización

“Los programas de apoyo a la digitalización son otras políticas que se empezaron a implementar y serán cada vez más importantes para ayudar a las mipymes a mantenerse en el mercado, a mejorar su situación financiera y a crecer de manera sostenible en el corto y mediano plazo”.