Cartagena


Con cocinas solares buscan reducir la contaminación en Cartagena

ELEANA MARTELO TIRADO

10 de enero de 2017 05:40 PM

Poco a poco Cartagena se va poniendo a la altura de grandes urbes del mundo que usan energías alternativas para proteger el medio ambiente. Además del uso de paneles solares y la energía eólica, la ciudad quiere innovar en cocinas solares para vendedores estacionarios del Centro Histórico.

El proyecto, que se trabaja desde hace 3 años y será presentado en febrero al Distrito, es una iniciativa del ambientalista Jorge Salgado Yepes.

Los vendedores estacionarios que están en inmediaciones de la India Catalina, Puerto duro y el parque Espíritu del Manglar, serían los primeros beneficiados.

"Las cocinas solares son un prototipo que buscamos implementar en la ciudad con el propósito de que Cartagena mire hacia las energías alternativas. El sol es una fuente de energía potencial que no hemos visto acá en la ciudad como métodos de innovación. Lo que queremos es reducir la contaminación por el carbón que se utiliza en las cocinas tradicionales. La idea es innovar y bajar los costos. Los vendedores podrán ir y volver a su casa con el vehículo", explicó Salgado.

Las cocinas tendrán instalados unos paneles solares con unos acumuladores para que en los días nublados pueda usarse la energía almacenada. El uso, en un día donde no haya sol, sería de 5 horas aproximadamente. El proyecto arrancaría con 20 comerciantes de los lugares ya mencionados.

CASAS SUSTENTABLES

Con esta estrategia también se presentará a la Alcaldía el proyecto de casas sustentables, que con el uso energético fotovoltaico (se colocarán paneles de acuerdo al consumo) se pretende ahorrar el 40% de energía en los hogares cartageneros.

Además, en las casas se construirán patios productivos donde se puedan sembrar alimentos como la cebolla, el tomate, la lechuga y zanahoria, creando así una seguridad alimentaria para las familias de escasos recursos.

"Se trabajará en agricultura vertical (siembra en paredes o muros), en caso de que no haya patio, y si lo hay se buscará que haya una soberanía alimentaria. Además de que los hogares dejarán de pagar un porcentaje de energía, con una parte de los alimentos que se cultiven se podrán sostener y la otra, se podrá poner a la venta. Esto se ve reflejado en la economía; la lechuga y zanahoria, que aunque son de clima frío, se podrán adaptar y sembrar. El objetivo es que en Cartagena se reduzca la brecha de la pobreza y se entre en la innovación social", puntualizó el ambientalista.

El proyecto se desarrollaría inicialmente en cinco casas de los barrios Olaya Herrera, Boston y La Esperanza.

EJEMPLO EN OTRAS CIUDADES

En ciudades como Medellín y Bogotá, y países como Holanda y Chile, ya se implementan este tipo de energías alternativas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS