Congelada vigencia presupuestal para dragado del Dique

17 de abril de 2019 12:00 AM
Congelada vigencia presupuestal para dragado del Dique
El estado de calamidad pública fue decretado por el Distrito en diciembre del año pasado. //Julio castaño- el universal.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Faltando cuatro días para que se acabara el 2018, el alcalde (e) de Cartagena, Pedrito Pereira, decretó el estado de calamidad pública con el que se permitiría que Cormagdalena dragara el canal del Dique.

Esta decisión la tomó el Consejo Distrital de Gestión de Riesgos de Desastres de Cartagena luego de escuchar a esta última corporación, que expuso unos estudios sobre el deterioro del cuerpo de agua, su alta sedimentación y el enorme daño ambiental al que se enfrenta, puesto que por el Dique circulan embarcaciones con crudo que podrían “atascarse”; y por lo que expuso Aguas de Cartagena, que aseveró que el abastecimiento de ese servicio para Cartagena estaría en riesgo, porque esta es la principal fuente de extracción de agua.

Desde entonces se está a la espera de que la contratación para esta obra se realice, pero todavía no se ha podido avanzar con el certificado de disponibilidad presupuestal (CDP), ya que no se ha descongelado la vigencia fiscal de Cormagdalena en el Ministerio de Hacienda. Pese a que esta entidad tiene listos los pliegos para la contratación, esta estará frenada hasta que haya luz verde en los recurso de $7.832.761.155,00 para el dragado.

Los otros “peros”

El proceso para dragar el Dique ha tenido varios tropiezos, uno de estos fue una acción de tutela instaurada por pescadores de Pasacaballos.

A finales de noviembre de 2016, la Sala Civil especializada en Restitución de Tierras del Tribunal Superior de Cartagena, que atendió la tutela interpuesta por la comunidad de Pasacaballos, le ordenó a las entidades Dragados Hidráulicos S.A. y Cormagdalena abrir espacios de concertación con las asociaciones de pescadores y agricultores de Pasacaballos y con el Consejo Comunitario de la Comunidad Negra de este corregimiento, para evaluar los daños causados por el dragado del canal del Dique y la forma de resarcirlos.

En ese momento los accionantes alegaron que el dragado al canal del Dique atentaba contra sus derechos a la consulta previa, debido proceso, trabajo digno, mínimo vital y a la identidad cultural y autonomía, pues estas labores afectarían su principal actividad de subsistencia, que es la pesca. Esta situación fue superada por Cormagdalena en febrero pasado.

La obra

Sobre el dragado, la remoción de los sedimentos se realizará mediante dragas de corte y de succión en marcha, dependiendo de las características del sector y del sitio de disposición de los sedimentos. Se requiere dragar para tener una sección hidráulica de ocho pies de profundidad con un ancho de solera de 60 metros y taludes variables.

Según lo establecido por Cormagdalena, se dragará entre la bifurcación del río Magdalena, en Calamar (K0), y la desembocadura en la bahía de Cartagena, (K117+200). Esta es la parte que necesita mayor atención, según la calibración hidrosedimentológica que se hizo entre los años 1981 y 1984; es un vector muy importante de sedimentos.

En enero pasado, Cormagdalena presentó un cronograma de obras y precisó que una vez declarada la urgencia manifiesta, se invitarán empresas privadas a ofertar el precio y la disponibilidad de equipos para realizar las actividades, a fin de que se escoja la mejor opción. Todo esto en un plazo de siete días.

Escogida la oferta, se deben suscribir y perfeccionar los contratos en tres días, y el plazo de ejecución del contrato se estima en tres meses.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS