Cartagena


Construcción de bodegas en el Datt estaría afectando a conjunto aledaño

JESSICA PONCE AGUIRRE

22 de enero de 2014 12:02 AM

En una carta dirigida al alcalde Dionisio Vélez Trujillo, con copia a Jorge Enrique González Marrugo, director del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (DATT), y al  subdirector operativo de la entidad, Fernando Osorio Alzate, los propietarios del conjunto residencial Los Girasoles (Manga), expresan su molestia por  la construcción de una bodega que se alzó hace pocos meses en las instalaciones del Tránsito y que, según ellos, afecta la infraestructura del conjunto.

Viola la norma

Según Gilberto Morales Grau, residente de la urbanización hace 20 años, el muro que separa el conjunto, de edificios y lotes vecinos fue construido por ellos y no debería ser utilizado como soporte de ninguna otra obra, por lo que el DATT habría actuado de forma arbitraria, violando las normas.

Es por eso que en su comunicación, la administración de Los Girasoles puntualiza que “las disposiciones legales urbanísticas determinan con claridad los retiros que deben existir entre las paredes de dos edificaciones colindantes, conforme a lo dispuesto en el Artículo 909 del Código Civil colombiano desde 1853. Sin embargo en la obra pública que desarrolla el DATT levantaron una pared sobre la pared del conjunto, se adosaron sobre nuestra medianera, recostando su nueva estructura sobre la nuestra, controvertiendo la obra legal”.

A pesar de que anteriormente los moradores de la urbanización aseguran haberle llamado la atención al DATT por la aparición de una moldura sobre su muro, para Morales Grau fue una sorpresa regresar de un viaje a la capital y encontrar que la pared de su vivienda (No. 19), fue utilizada como soporte de una nueva obra, lo que ocasionó agrietamientos en algunas zonas de su terraza.
“Cuando regresé, me di cuenta que el contratista del DATT no levantó su propio muro y que la obra está por encima del nivel del mismo; como si fuera poco tumbaron una concertina de seguridad que tenemos instalada en el patio y me dejaron el techo lleno de escombros”, indicó Gilberto.

Además de que la inconformidad de los residentes de Los Girasoles fue radicada por escrito, El Universal consultó al DATT, donde se nos explicó que en sus instalaciones actualmente se construyen unas bodegas y oficinas “que cumplen con todos los permisos y especificaciones técnicas”, pero que con todo gusto se atenderán las inquietudes de la comunidad en torno al tema, ya que hasta el momento “no se ha tenido una queja formal por posibles afectaciones por las obras que se realizan”.

El daño en la “concertina de seguridad” del patio de la residencia de Gilberto y el agrietamiento de la pared de la terraza son atribuidos al la construcción del DATT.