Cartagena


Crecen temores en Blas de Lezo con el caso de la Policía

Los vecinos de la primera etapa dicen que nunca han estado de acuerdo con que el comando departamental funcione en una zona que es residencial. Aseguran que no se sienten respaldados.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

04 de octubre de 2019 12:00 AM

La Junta de Acción Comunal (JAC) de la primera etapa del barrio Blas de Lezo, declaró que el incendio de ayer en el edificio de la Policía Departamental acrecentó los temores en esa vecindad.

Miguel Medina Reyes, el presidente de la JAC, comentó que, casi desde que comenzó a funcionar, su agremiación se mostró en desacuerdo, ya que se trata de un cuerpo de seguridad en medio de una zona residencial.

Más adelante, cuando el comando llevaba más meses funcionando, los vecinos empezaron a mostrarse inconformes al no sentirse respaldados por la institución.

“En esta zona --contó Medina Reyes-- de vez en cuando ocurren actos delincuenciales, y lo que hacen los vecinos es dirigirse al comando para pedir ayuda, pero lo primero que les dicen es que esos casos no tienen que atenderlos ellos sino la Policía Metropolitana”.

La otra inconformidad, según Medina Reyes, radica en que el comando departamental no permite el parqueo de carros particulares en ese perímetro, “pero ellos, en cualquier momento, nos cierran las calles, ya sea con vallas o parqueando sus vehículos, y nadie puede cruzar de un lado a otro. Es como si uno estuviera preso en su propio barrio. Ya es común que algunos vecinos discutan con los policías por esa razón”.

Aseguró Medina que, antes del incendio, se conoció de una amenaza en contra del edificio, “y varias familias se fueron a dormir a otras partes, tratando de huir del peligro. Los líderes comunales dicen haber enviado cartas a las directivas del comando departamental, con el fin de que el mismo sea reubicado a una zona donde no represente peligro para la comunidad.

“Desde hace como año y medio nos están diciendo que se van a mudar, pero todavía nada que lo hacen”, indicó Medina.

El comando de la Policía de Bolívar informó que, a raíz de las quejas de la comunidad por el parqueo de vehículos, la institución decidió trasladarlos a la estación de policía de la ciudad de Magangué, donde esperan su proceso de chatarrización.

En cuanto a que, presuntamente, los agentes no atienden los casos delictivos que se dan en la comunidad, dijo que la mayoría de policías que tiene el comando son personal reubicado de otras zonas del departamento, a quienes se les asignan solamente cargos administrativos.

Los pocos policías que pueden prestar vigilancia se dedican a vigilar los alrededores del comando para evitar situaciones de peligro y para generar percepción de seguridad.

Sin embargo, cuando reciben algún aviso de la comunidad respecto a un acto delincuencial, “enseguida nos comunicamos con el cuadrante para que nos apoye”.

Respecto al cierre de vías dijeron entender la incomodidad de los vecinos, pero se trata de una medida preventiva que usan las instalaciones policiales a nivel nacional después de las 6 de la tarde, ya que con la llegada de la noche se elevan los niveles de riesgo.

Anteriormente, el cierre era más extenso, pero ahora solo se hace en la cuadra donde se inicia el comando y las aledañas.

Respecto al traslado, indicaron que ya está en proceso, pues se busca que la Policía Departamental tenga su propio comando, “pero mientras tanto queremos que nos vean como unos buenos vecinos, que están dispuestos a colaborar con la comunidad”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS