Cartagena


Cuatro mujeres embarazadas han fallecido en Cartagena por COVID

La mortalidad materna ha aumentado en el país en el último año. Expertos y autoridades en salud invitan a las mujeres gestantes a recibir su vacuna contra el coronavirus.

YESSICA RIVERA PORRAS

07 de septiembre de 2021 05:00 PM

La mortalidad materna viene en aumento en Colombia y, en el último año, el COVID-19 se convirtió en la primera causa de estas muertes.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Salud (INS), a junio de 2021 se habían identificado en el país 99 gestantes fallecidas por neumonía asociada al SARS-CoV-2. De estas, el 38% tenía entre 30 y 34 años, el 26% entre 25 y 29 años, el 16% entre 35 y 39 años, el 8% entre 40 y más años, y el 4% entre 15 y 19 años.

Cuatro mujeres embarazadas han fallecido en Cartagena por COVID

Aunque las muertes en mujeres gestantes es mucho menor que en otros grupos poblacionales, las cifras preocupan y muestran la necesidad de impulsar la vacunación contra el coronavirus en esta población, que arrancó en julio y hasta ahora no supera el 20% de las embarazadas en el país.

Al respecto, Julián Fernández Niño, director de Epidemiología del Ministerio de Salud y Protección Social, invitó a todas las mujeres gestantes para que acudan de manera urgente a los puestos de vacunación, ya que es una de las poblaciones en riesgo si contrae la enfermedad. (Lea aquí: Minsalud: mujeres embarazadas podrán vacunarse contra el COVID-19)

A corte del 27 de agosto, de las 450.000 mujeres que hay en el país entre la semana 12 de gestación y el día 40 de postparto, tan solo 77.400 habían recibido la primera dosis de la vacuna. Alrededor de 26.000 tenían su esquema completo de inmunización.

“Las mujeres gestantes tienen una mayor probabilidad de complicarse y morir si presentan COVID-19 durante el embarazo, complicaciones que pueden afectar a la madre y al bebé”, señaló Fernández Niño.

Agregó que las vacunas que se están utilizando en este momento son las del fabricante Pfizer, las cuales han demostrado ser seguras y efectivas para este grupo poblacional. Esta se debe aplicar con un intervalo de 21 días entre la primera y la segunda dosis.

El panorama en Cartagena

Al conocer estos alarmantes datos, El Universal se comunicó con el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), que detalló las cifras de vacunación contra el COVID en la ciudad y la mortalidad materna.

El ente de salud indicó que desde el 1 de enero de 2021 hasta el 22 de agosto se reportaban en Cartagena 19 muertes maternas: 8 tempranas y 2 tardía.

De las 19 gestantes fallecidas, cuatro están asociadas al coronavirus: 3 tempranas y 1 tardía.

La muerte fetal temprana ocurre entre las 20 y 27 semanas completas de embarazo, mientras que la tardía ocurre entre las 28 y 36 semanas completas de embarazo.

Respecto a la vacunación contra el SARS-CoV-2, el Dadis sostuvo que, a corte del 6 de septiembre, un total de 2.064 mujeres entre la semana 12 de gestación y hasta los 40 días postparto ha recibido su primera dosis. De esas, 983 ya tienen su esquema completo.

Es de precisar que hasta el momento la autoridad distrital de salud no ha detallado en total cuántas embarazadas hay en la ciudad.

El Dadis reiteró que se han eliminado todas las barreras administrativas para acceder a la inmunización, ya no es necesario que las mujeres gestantes presenten un certificado médico para acceder a su vacuna. El único requisito es presentar el carné de control prenatal. (Lea aquí: Mujeres embarazadas no requerirán certificado médico para vacunarse)

Habla experto

En diálogo con Jezid Miranda Quintero, ginecólogo obstetra, subespecialista en Medicina Maternofetal y miembro del Comité de Salud Materno y Perinatal de la Federación Colombiana de Obstetricia y Ginecología (FECOLSOG), explicó que este aumento en la mortalidad materna es el resultado de varios factores.

El primero es la propia susceptibilidad que tiene la mujer embarazada, sobre todo en el tercer trimestre, de desarrollar una enfermedad grave y fallecer. “Estudios científicos ya han demostrado que una gestante tiene mas riesgo de ser admitida a UCI al desarrollar una insuficiencia respiratoria y fallecer. Las que tienen mas riesgo son las que desarrollan la enfermedad en el tercer trimestre, aquellas con edad avanzada, con sobrepeso, y que tengan una comorbilidad durante el embarazo como diabetes o hipertensión”, manifestó.

Otro factor que puede explicar este aumento en la mortalidad materna es que se ha presentado una disrupciones en la continuidad de los servicios esenciales de la salud, como por ejemplo en el control prenatal.

“Durante el 2020, como respuesta a la pandemia, se realizaron controles prenatales a través de modalidades virtuales, y se disminuyó la cobertura hasta en un 18%. Una situación que todavía persiste en regiones del país, generando un fuerte impacto debido a que no se reconoce tempranamente a las pacientes que pueden tener complicaciones severa durante el embarazo”, declaró.

Ademas de la mortalidad materna, también se ha evidenciado un aumento en la morbilidad materna extrema y la mortalidad perinatal”,

Jezid Miranda, ginecólogo

Miranda Quintero afirmó que para frenar esta tendencia es necesario principalmente mejorar la cobertura en la vacunación, la cual ha demostrado ser segura durante el embarazo.

“Ya se han vacunado mas de 200.000 mujeres en el Reino Unido y en EUA, sin ningún reporte de efectos adversos severos comparados con la población general. Ademas, se ha realizado estudios en los EUA que ha demostrado que la vacuna de Pfizer en embarazadas no se ha asociado a aumento de abortos, malformaciones fetales o complicaciones obstétricas”, expresó.

El experto dijo que además de acceder a la vacunación, las mujeres embarazadas deben mantener las medidas de distanciamiento social, incluido el uso de mascarillas, y fortalecer su salud mental y física con actividades como el ejercicio y salir al aire libre.

Por otro lado, el ginecólogo obstetra señaló que en el país también se debe mejorar la atención a las mujeres gestantes y a sus bebés, ya que el sistema de salud en Colombia es frágil y la pandemia ha empeorado la situación. “Colombia debe saldar varias deudas pendientes con la atención materna y perinatal, que incluye la mejoría en redes de atención; priorizar la cobertura del control prenatal; la creación de redes de atención en centros dispersos que incluyan especialistas de ginecología y obstetricia, así como enfermeras y médicos neonatólogos; y realizar entrenamientos en centros de segundo y primer nivel para el reconocimiento temprano de aquellas embarazadas que requieren una remisión a un centro de tercer nivel para reducir la probabilidad de que progrese a una enfermedad severa”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS