Cartagena


Dau lanza fuertes críticas al Concejo por no aprobar vigencias futuras

El alcalde de Cartagena, William Dau, afirmó que el Concejo hundió el proyecto de acuerdo en una actitud “revanchista” y que los cartageneros son los más perjudicados.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

05 de enero de 2021 12:00 AM

El pasado 30 de diciembre se llevó a cabo la sesión de clausura de Cartagena, en la cual se estudiaron y aprobaron dos proyectos (incorporación al presupuesto para salud y educación; y la escala de remuneración de empleados del nivel directivo de la Alcaldía), y por otro lado, se hundieron dos: la autorización de vigencias futuras ordinarias para adelantar la contratación de varios servicios en Cartagena y los recursos para la compra del predio donde se reubicarán las familias del Cabildo Indígena Zenú de Membrillal, obligadas a trasladarse tras una decisión judicial de 2017. (Le puede interesar: En sesión de clausura, Concejo de Cartagena aprobó dos proyectos de acuerdo)

Fue por estos dos proyectos, y también la decisión previa de archivar la propuesta presentada por la Alcaldía para contratar el alumbrado público que el alcalde, a través de un vídeo se pronunció en contra de los concejales, a quienes acusó de rechazar los proyectos por ‘pura politiquería’.

“Actitud revanchista”

El alcalde reprochó el actuar de los concejales con relación al proyecto de vigencias futuras teniendo en cuenta que este ya contaba con ponencia positiva en segundo debate y que al parecer ya estaba todo listo para ser aprobado.

“Los cabildantes después de suspender la sesión que tenían para escuchar la intervención del alcalde en la rendición de cuentas y que el alcalde les dijera unas verdades en la cara que nos les gustaron, hundieron el proyecto de acuerdo del que ellos mismos habían dado ponencia positiva en segundo debate, con el cual comprometeríamos vigencias futuras ordinarias para iniciar, y en otros casos para continuar contratos para satisfacer las necesidades básicas de la ciudadanía y cumplir con la misión de las dependencias de nuestra administración”, explica Dau.

El mandatario añadió que contrario a lo que manifestó el concejal Fernando Niño en la sesión, donde dijo que en la solicitud hecha por la Alcaldía había “un número elevado de contratos que no eran indispensables para el normal funcionamiento de la administración distrital y para la prestación del servicio y la satisfacción de las necesidades de la ciudadanía cartagenera”, los contratos que se encontraban dentro del proyecto sí son importantes y necesarios, tales como el Plan de Alimentación (PAE), los contratos de aseo y vigilancia para los colegios, el brindar asistencia integral a los adultos mayores en condición de vulnerabilidad, la construcción, el mejoramiento y la rehabilitación de vías, la limpieza de los caños y canales, entre otros.

“Este proyecto no era cualquier cosa, tampoco un simple antojo de nuestra administración, estamos cumpliendo con el deber de garantizar que se cumpla con la prestación de estos servicios que no pueden quedar suspendidos y por eso solicitamos al Concejo la autorización para vigencias futuras”, manifestó Dau.

Y añadió: “Tanto reclaman los concejales en las sesiones que se cumpla con las obras pero al final cuando presentamos un proyecto que busca ayudar al cumplimiento lo niegan y niegan a la ciudadanía cartagenera la posibilidad de hacerlo. Todo ello es una actitud revanchista, sacando unos argumentos rebuscados que incluso contradicen sus propias ponencias”.

Alcalde defiende legalidad del proyecto

A su vez, el alcalde se defendió con respecto a los argumentos de los concejales para rechazar el proyecto los cuales se basaban en que este presuntamente no respetaba los principios de planeación y anualidad. “Les reitero a los honorables concejales que esto no lo hicimos ‘a la topa tolondra’, el Consejo de Política Fiscal certificó las solicitudes hechas por las unidades ejecutoras ya que todas cumplen con los requisitos de legalidad establecidos en la Ley 819 de 2003 y demás normas aplicables para la autorización de vigencias futuras ordinarias en la modalidad de contratos en ejecución que amplían tiempo y valor para la recepción de bienes, al punto que tuvo dos ponencias positivas por parte del mismo Concejo”, puntualizó.

Dau calificó el actuar de los concejales como una ‘canallada’ y los acusó de poner sus ‘intereses politiqueros’ por encima de los intereses de la ciudad. “Son los concejales los que le ponen trabas a la administración”, sentenció.

“Los ajustes no se hicieron”

Frente a las declaraciones del alcalde, el concejal Javier Julio Bejarano defendió su voto negativo para aprobar el proyecto de vigencias futuras insistiendo en que había vicios técnicos y legales.

“El Proyecto de Acuerdo No. 062 Vigencias Futuras pretendía que se autorizara al alcalde a comprometer la suma de $38.677.876.027 sin embargo desde que se nos llamó a las sesiones extras desde el 14 de diciembre varias bancadas del Concejo le hicieron observaciones de orden técnico y legal que impedían aprobar el proyecto en un todo y en ese sentido se les solicitó hacer los ajustes pertinentes antes de que fuera sometido a votación, estos ajustes no los hicieron”, dijo el concejal.

Añadió: “Las vigencias en algunos apartes violaban el principio de planeación presupuestal y de anualidad como se lograba evidenciar en lo concerniente a las vigencias futuras solicitadas por parte de la Secretaría de Planeación, donde las solicitaba por un período de 17 meses, es decir comprometiendo no una sino dos vigencias fiscales de los años 2021 y 2022. De igual manera al analizar la exposición de motivos no se explica con claridad por qué los bienes y servicios que se contrataron no se ejecutaron o no se recibieron en el tiempo que se tenía estipulado”.

Los demás proyectos

Dau también se refirió al proyecto de alumbrado público recientemente archivado por el Concejo alegando que hay intereses de por medio. “Este proyecto iba a permitir que la ciudad tuviera un alumbrado moderno que se ampliara a más zonas y prestara un mejor servicio sin cobrar un peso más, pero eso les pareció poquito a los honorables concejales porque ellos lo que querían era una nueva prórroga con ese mismo concesionario que lleva 22 años prestando un servicio en una calidad que toda la ciudad conoce. Un concesionario que hasta antes que llegara esta administración los mismos concejales criticaban y ahora no. ¿Qué cambió? Que llegó un alcalde que no les gusta, pero este alcalde le gusta al pueblo y eso es lo más importante”.

Cabe recordar que tras ello, el alcalde afirmó que va a adjudicar el contrato de alumbrado público solo por un año y se espera que lo haga en el transcurso del día de hoy teniendo en cuenta que la concesión ya venció.

A su vez, criticó que el proyecto para obtener los recursos y comprar el nuevo predio donde se reubicaría al Cabildo Indígena Zenú de Membrillal también se hundiera por falta de quórum. “Hicieron lo que a nivel nacional se llama una ‘jugadita’ y se salieron de la sesión solo para que no existiera quórum y se hundiera otro de los proyectos que se habían presentado a favor de la comunidad indígena de Membrillal para lograr la reubicación que tanto estaba esperando esta comunidad”, manifestó.

A pesar de ello, el alcalde indicó que trabajará para poder garantizar todos los servicios y aspectos que son esenciales para los cartageneros y que no tienen nada que ver con esos “arranques revanchistas politiqueros”.

“Ojalá abrieran los ojos los concejales y de las simples palabras pasaran a los hechos, que se den cuenta que su trabajo es ayudar a Cartagena y que con estos arranques de rebeldía no me hacen daño a mí, William Dau, lamentablemente el daño lo están sufriendo los ciudadanos que votaron por ustedes, los aseadores, los vigilantes, una comunidad indígena etc.”.