Cartagena


De manera atípica, cartageneros conmemoraron su independencia

Con actos solemnes, lluvia de por medio y una amplia agenda virtual, Cartagena vivió un 11 de noviembre excepcional en tiempos de coronavirus.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

12 de noviembre de 2020 12:00 AM

María Vitola, quien vive en Getsemaní, está acostumbrada a despertar todos los 11 de noviembre con una papayera que ronda por su barrio desde las 5 de la mañana. Es con ese jolgorio que se le avisa a todos los residentes que el gran día llegó y que las fiestas novembrinas oficialmente comenzaron. Que es un año más en el que Cartagena despierta libre e independiente y que eso es motivo para celebrar. (Le puede interesar: 5 datos sobre la historia de nuestras fiestas)

Sin embargo este 11 de noviembre fue diferente, partiendo de las fuertes lluvias que azotaron a la ciudad desde muy temprano y que fueron la constante durante ese día gris en que por primera vez en 16 años, desde la última vez que las fiestas tuvieron que ser suspendidas, Cartagena no pudo organizar su tradicional bando.

La avenida Santander, tradicionalmente atiborrada en años pasados por quienes se aglomeran para ver a las reinas, a los grupos de baile y a los personajes que conmemoran la independencia en un río de colores, disfraces y sonrisas, esta vez simplemente se mantuvo como una carretera normal, donde los palcos, las carrozas y todo lo que la adorna en un día cívico como lo era ayer tuvo que ser reservado para una eventual celebración el año que viene.

La nostalgia es evidente, y todos la perciben. “Como te has dado cuenta, el cielo llora, y hay un barrio que llora porque no se está celebrando como estamos acostumbrados”, expresa María, quien todos los años participa de las fiestas y especialmente del cabildo de Getsemaní, que este año tuvo que trasladarse a la virtualidad.

“Se siente el barrio triste, no se escucha la música, no hay niños jugando. Desde hoy (ayer) y hasta el domingo uno estaba acostumbrado a ver a los niños corriendo en las calles, echándose maicena, espuma y las guerras de bolsitas de agua con la supervisión de sus papás. Todas esas cosas se están extrañando este 2020 en el día de la independencia”, manifestó.

A pesar de ello afirma que la alegría sigue intacta y que es precisamente aquella la que se desbordará el año que viene cuando se pueda volver a celebrar como antes si las condiciones están dadas. “Yo espero que Dios mediante el año que viene nuestras fiestas sean más alegres porque vamos a guardar la alegría de este año, y que nuestras fiestas sean llenas de luces, alegría, sonrisas, de niños que participen y esperamos todos estar sanos y vivos para retomar nuestra actividad como debe ser”, señaló.

En Getsemaní por cuenta de la pandemia esta vez solo se realizó una ofrenda floral a la estatua de Pedro Romero, uno de los gestores de la independencia de Cartagena, porque creen que a pesar de todo, una fecha como esta, tan especial para los cartageneros no puede pasar desapercibida.

“Con todo lo que pasa con el COVID-19, esto es algo muy atípico, pero conservamos el entusiasmo que nos caracteriza, ese espíritu combativo que tenemos. En la Plaza de la Trinidad hicimos nuestros homenajes protocolarios a nuestro líder Pedro Romero que fue el que gestó la independencia de nuestra ciudad y este es un reconocimiento que nosotros como getsemanicenses no podemos dejar de hacer, todo con los protocolos de bioseguridad y el distanciamiento. Gracias a Dios a pesar de la lluvia pudimos sacarlo adelante”, indicó Jorge Ruiz, secretario de la Asociación de Vecinos de Getsemaní.

Con nostalgia, Jorge recuerda como incluso a tempranas horas del día, las calles de su barrio ya estaban llenas de color y de gente que venía a celebrar el 11 de noviembre como debe hacerse.

“Te estoy hablando y se me eriza la piel porque mi mente se va al imaginario de esa época que este año no podemos hacer, pero me siento contento y satisfecho porque con la Junta de Acción Comunal y todos los residentes del barrio hemos podido sacar adelante esta tradición. Getsemaní es su gente, es cultura, son los saberes y sabores de Cartagena, una comunidad viva y enraizada que sigue en pie de lucha. Para el año que viene sé que Dios va a hacer su obra y esta pandemia se va a terminar, vamos a retornar a la normalidad, y con ella todas las fiestas”, manifestó.

Agregó que el objetivo siempre es mantener vivas las tradiciones y rememorar la historia para que sea vista, recordada y reconocida por todos.

Pero este sentimiento no solo se vivió en Getsemaní, pues en otros barrios de la ciudad, donde también hacen sus bandos internos y celebraciones particulares, la lluvia y las restricciones de la pandemia dificultaron hacer mayor cosa.

Es el caso de la calle 11 de Noviembre del barrio Escallón Villa, que en esta fecha especial acostumbra a reunirse y celebrar la independencia.

“No hay movimiento de nada, ni pareciera que fuera un día de fiesta. El año pasado todo fue diferente, la calle se llenó pero ahora la pandemia afectó mucho y esto está solo”, expresó Carlos Chávez, residente de este sector de la ciudad.

Agenda virtual

Desde muy temprano, desde la Alcaldía y el Concejo Distrital realizaron actos protocolarios para conmemorar la independencia con ofrendas florales y condecoraciones a personajes destacados de la ciudad, sin embargo el día prosiguió con una nutrida agenda virtual organizada por el Instituto de Patrimonio y Cultura (IPCC) en conjunto con los gestores culturales de la ciudad.

“Lastimosamente no se pudo terminar con todas las actividades que estaba preparando el IPCC por un brote de coronavirus entre las personas que estaban trabajando en ese proyecto, pero sí se alcanzaron a hacer bastantes proyecciones para la celebración virtual”, dijo el alcalde de Cartagena William Dau. (Lea aquí: Esta será la agenda conmemorativa de la independencia de Cartagena)

Saia Vergara, directora del IPCC, agregó que más que una celebración este año todo se trata de una conmemoración y que en ese sentido intentaron condensar los principales hitos en la agenda virtual.

“Este es un momento para recordar el valor del pueblo cartagenero, fuimos el primer territorio en la Nueva Granada en declararse independiente de la Corona Española y eso es algo que no podemos dejar pasar con o sin pandemia, lo que importa es demostrar que seguimos siendo heroicos cuidándonos y cuidando a nuestros familiares en la agenda festiva que hemos organizado para la ciudadanía”, indicó.

Entre la programación se encontraban paneles académicos sobre la independencia, hitos tradicionales de la ciudad, danzas tradicionales novembrinas y homenajes a las reinas populares como gestoras de comunidad y ahora, en tiempos de pandemia, gestoras de autocuidado.

Preparan decreto

Con el fin de salvaguardar el orden durante el puente festivo con el que finalizan las fiestas de la independencia, El Universal conoció que la Alcaldía emitirá un decreto con varias restricciones para garantizar la seguridad, entre ellas ley seca en determinadas horas del día. (Le recomendamos: Alcaldía prepara decreto de ley seca para este puente festivo)

Esto como consecuencia de una recomendación dada por las autoridades sobre los reiterados casos de intolerancia que dejan muertos y lesionados en la ciudad.

El comandante de la Policía, Brigadier General Henry Sanabria Cely, informó que serán 1.200 uniformados los que custodiarán la ciudad en diferentes puntos con el fin de que el puente festivo sea tranquilo para todos los cartageneros. Habrá 20 retenes ubicados en puntos estratégicos de la ciudad y tres caravanas policiales integradas con autoridades distritales y nacionales como Migración Colombia, Secretaría del Interior y el Establecimiento Público Ambiental (EPA) que estarán patrullando la ciudad.

Décima vez sin fiestas

El coronavirus obligó a la ciudad a suspender sus fiestas por décima vez. Estos fueron los otros sucesos que hicieron cancelar la agenda festiva en años pasados:

- Guerra de los Mil Días: no hubo fiestas por cuatro noviembres consecutivos, de 1899 a 1903.

- Gripa asiática: buena parte de la población se contagió y las autoridades cancelaron las fiestas. Fue en 1918.

- Explosión de buscapiés: en 1923 un grupo de jóvenes estalló un tanque artesanal cargado de buscapiés desde los cañones, ocasionando la muerte de tres personas.

- Muerte de monseñor Pedro Adán Brioshi: la muerte del primer arzobispo de la Arquidiócesis de Cartagena fue el 13 de noviembre de 1943.

- Explosión del Mercado Público: la conflagración se registró el 30 de octubre de 1965 y dejó más de 50 personas muertas.

- Ola invernal del 2004: las inundaciones dejaron cientos de damnificados.