Día del turismo: Cartagena, de ruinas a potencia turística internacional

27 de septiembre de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando se le pregunta a un turista extranjero por Colombia seguramente se le vienen a la mente varias imágenes del país como el café, su riqueza natural, su cultura, la calidez de su gente y la vasta variedad de posibilidades a la hora de vivir una experiencia nueva. Obviamente entre estas imágenes también están las postales que Cartagena le regala a sus visitantes. Ya sea la Torre del Reloj, el Castillo de San Felipe, la ciudad amurallada o sus playas, todos son una ‘marca registrada’ del turismo nacional.

Cartagena, por el momento, no es una potencia política o económica como Bogotá, Medellín, Cali o Barranquilla, pero sí es una de las puertas de entrada más importante del país gracias a su infraestructura y su atractivo turístico. El Aeropuerto Internacional Rafael Núñez y el terminal de cruceros del Puerto de Cartagena reciben cada año a miles de turistas de todo el mundo, seducidos por la riqueza histórica y cultural de la capital de Bolívar.

Pero ‘La Heroica’ no fue siempre un ejemplo de desarrollo basado en el turismo y por décadas careció de un norte claro respecto a este tema. Para entender cómo ha sido su  transformación es necesario remontarse hasta los inicios del siglo XIX, periodo en el que la ciudad se liberó del yugo español.

Después de su independencia en 1811, Cartagena vivió una era de decadencia que duró más de un siglo. Tras superar el duro golpe que fue el asedio del español Pablo Morillo en 1815, que por poco extermina a toda la población, la ciudad fue golpeada por la Guerra de los Supremos (guerra civil que inició en 1839), que afectó las rutas que permitían la llegada de mercancías a Cartagena.

A todo esto se le sumó la peste de la cólera, que redujo significativamente el número de habitantes, y la caída de la actividad del puerto, que durante la colonia había sido el de mayor movimiento en la región. En esta época los puertos de Santa Marta y Sabanilla, muy cerca de Barranquilla y el Río Magdalena, comenzaron a ganar protagonismo mermando la actividad en el de Cartagena.

Durante este tiempo, las fortalezas de la ciudad cayeron en el olvido, siendo testigos mudos de esta larga y oscura época. No fue sino hasta mediados el siglo XX que la ciudad reactivó su economía gracias al restablecimiento del Canal del Dique en 1951 y la materialización  de obras importantes como el oleoducto Mamonal – Barrancabermeja y la Troncal de Occidente.

Con el despertar económico y una mejor conectividad, la expansión del turismo tomó fuerza y rápidamente  amplió, aún más, los horizontes del progreso de la ciudad. De esta manera, tanto herencia cultural como comercio se unieron para darle a la ciudad el impulsó que finalmente la catapultó como el principal destino turístico del país.

Además, para cerrar con broche de oro este resurgir, el casco histórico de la ciudad fue declarado Monumento Nacional en 1959 y sus fortalezas y monumentos como Patrimonio de la Humanidad en 1984. Con el paso de los años Cartagena se transformó en uno de los destinos más importantes del Caribe para hacer negocios comerciales, industriales y turísticos.

La Cartagena que tenemos

‘La Heroica’ es actualmente el primer destino del país. Sus variados ambientes culturales, históricos y naturales, así como la consolidación de una industria turística cada vez más fuerte y especializada, hacen de esta ciudad el lugar idóneo para cualquier viajero. La obtención de importantes premios, así como varios reconocimientos de reconocidos medios y personalidades internacionales, también han ayudado a impulsar la buena imagen de la ciudad.

El hecho de no ser golpeada directamente por el conflicto armado de los últimos años en Colombia también ayudó a potenciar el crecimiento de la ciudad desde el turismo, teniendo como foco principal el mercado internacional. En el peor momento de la violencia, cuando algunos países le recomendaban a sus ciudadanos no visitar Colombia, Cartagena seguía presente en los planes de viaje de los extranjeros.

Parte clave de la percepción positiva que se tiene de Cartagena tiene que ver con la evolución de la simbología de sus sitios más representativos, que siempre serán  considerados como algunos de los elementos constitutivos de su identidad. Un ejemplo son sus fortalezas y murallas, que en un comienzo fueron diseñadas para ahuyentar a los foráneos, pero hoy son una carta de invitación para los extranjeros.

En otras palabras, Cartagena es una ciudad construida con un propósito militar, símbolo de guerra, que hoy se presenta como uno de los destinos  más bellos y románticos de todo el Caribe. Un puerto que alguna vez se rodeó de cañones y muros indestructibles, ahora derrite las armas y el odio con el calor y la pasión de su gente.

Estas fortalezas impenetrables que infundían temor entre sus enemigos se volvieron motivo de admiración de la humanidad y, al contrario de excluir, invitan a permanecer allí, abrigados por el manto de cientos de años de historia. Cartagena de Indias dejó de ser visto como un mercado de esclavos, para transformarse en un símbolo de libertad donde se exalta la diversidad, y en la que todas las culturas y razas del mundo son bienvenidas y apreciadas. Lo que antes era percibido como una señal de no ser bienvenidos, hoy es el hogar adoptivo de muchos que nunca se quisieran ir. 

El ‘palmarés’ de Cartagena

Las distinciones y certificaciones que ha logrado Cartagena a lo largo de su historia reciente  también han ayudado a que la ciudad sea el gran destino turístico que es hoy. Algunas son:

- Declarado Monumento Nacional en 1959.

- Declarado Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1984.

- En 1991 fue declarado Distrito Turístico y Cultural.

- Es el destino más reconocido de Colombia en el exterior y el preferido de los colombianos según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

- Su oferta hotelera ha crecido un 35 % (4.400 nuevas habitaciones) entre el 2013 y 2017.

- Cuenta con la mejor conectividad aérea internacional del Caribe colombiano.

- Posee el sistema de fortificaciones defensivas más extenso e imponente construido por los españoles en América.

- Es la sede del festival de cine más antiguo de Latinoamérica.

- Tiene el principal puerto de cruceros de Colombia, con más del 98 % del total de pasajeros.

- Es el único puerto de embarque de cruceros en Colombia.

- Cuenta con otro Patrimonio de la Humanidad a tan sólo dos horas de distancia: San Basilio de Palenque.

- Tiene el único Centro Histórico certificado como Destino Turístico Sostenible en Colombia.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS