Distrito afronta con las uñas atención a población migrante

15 de octubre de 2019 10:00 AM
Distrito afronta con las uñas atención a población migrante
Los trabajadores de la Maternidad se han declarado en alerta máxima por la iliquidez del centro de atención. //Archivo El Universal

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Nueve días completan los 240 empleados de la ESE Maternidad Rafael Calvo exigiendo el pago de los cuatro meses de salarios que les adeudan. Médicos, especialistas y enfermeros aseguran que la situación es insostenible porque las deudas en lugar de disminuir continúan incrementándose y no hay una respuesta eficaz de los órganos de control.

La crisis financiera en la Rafael Calvo se debe en gran parte a las deudas que acumulan varias Entidades Prestadoras de Salud (EPS) con la entidad, pero también ha sido notorio el impacto generado por la atención médica a la población venezolana en la ciudad.

Damaris Carmona, enfermera asistencial y coordinadora del comité sindical, explicó a El Universal que el 80 por ciento de las pacientes que se atienden en la clínica son migrantes venezolanas.

“La ocupación diaria en la clínica es del 100 por ciento. Nosotros no tenemos camas vacías, tenemos camas llenas las 24 horas del día, los siete días a la semana. Inclusive, el 80 por ciento de las pacientes que estamos atendiendo son migrantes venezolanas”, sostuvo.

La queja de Carmona no es nueva teniendo en cuenta que la clínica Rafael Calvo es el único hospital público al que acuden decenas de mujeres cartageneras, incluyendo venezolanas, en embarazo para acceder a múltiples servicios como partos, controles prenatales y postnatales generales.

“Todas las pacientes migrantes se atienden por urgencia ya que no tienen aseguradoras que les faciliten tener controles prenatales o consultas externas lo que nos demanda una mayor atención en servicios y costos. Hay mujeres que llegan con muchas complicaciones, son pacientes que no han llevado un control de su embarazo, que no saben su tipo de sangre lo que genera incertidumbre frente a cómo viene el feto”.

La enfermera añade que otro factor que agudiza la crisis es la modalidad de contratación vertical que emplean las EPS.

“Tenemos el problema que las EPS han hecho contrataciones verticales. Es decir, tienen sus propias redes de atención. Por ejemplo, las pacientes de Mutual Ser no llegan a la Maternidad Rafael Calvo, llegan a la clínica Crecer donde les brindan los servicios de controles prenatales pero cuando al paciente ya se convierte en una paciente de urgencia las remiten a la Rafael Calvo”.

Según el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), entre enero y agosto de este 2019 han sido atendidos 3.619 pacientes extranjeros, de los cuales 3.602 (99%) son pacientes venezolanos. De esta cifra, 2.669 son gestantes venezolanas (74%). Solo en agosto fueron atendidas 268 gestantes y se emitieron un total de 592 autorizaciones para diversos servicios médicos.

El Dadis aclaró que por cada paciente pueden darse varias autorizaciones de servicios médicos, y el gasto generado al Distrito varía de acuerdo con la facturación que hacen las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS).

“No hay recursos”

Atender la creciente población de migrantes venezolanos se ha convertido en un reto para el Gobierno Nacional. El último informe entregado por Migración Colombia reveló que hay 1.408.055 venezolanos en el país.

En Cartagena la población de personas del vecino país es de 40.293. Ocupamos la posición 10 entre las ciudades con más venezolanos. No es un secreto que este fenómeno migratorio ha impactado significativamente tanto la prestación de servicios de salud como los indicadores de salud pública.

El panorama en Cartagena es así: en cuanto a la prestación de servicios, es la red pública hospitalaria la que ha asumido toda la carga.

“La Maternidad Rafael Calvo, la Casa del Niño, el Hospital Universitario del Caribe y la ESE han venido atendiendo toda la población migrante que ha llegado a Cartagena”, indicó el alcalde (e) Pedrito Pereira.

“Hasta la fecha nos han facturado por concepto de atención a migrantes $17 mil millones y necesitamos $16.700 millones más para fortalecer la atención a la población migrante”, dijo.

De acuerdo con el Dadis, además de las madres gestantes, los otros pacientes venezolanos regulares son los menores de cinco años que llegan a ser hospitalizados muy comúnmente por Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) y pacientes de alto costo con patologías como cáncer y VIH.

Así como pacientes con tuberculosis, desnutrición, anemia y enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes.

En alerta máxima,
pero sigue atención

Los empleados de la clínica ESE Maternidad Rafael Calvo se declaran en alerta máxima ante la creciente iliquidez de la entidad.

Damaris Carmona, enfermera asistencial y líder del comité sindical manifestó “como trabajadores estamos en el estado de máxima alerta. Hasta que no se nos comunique una solución efectiva frente a esta problemática, seguimos implorando que se nos cumplan nuestras peticiones”, dijo.

Por lo pronto, el personal médico de la clínica continuará prestando sus servicios pues reconocen que los pacientes no deben ser los perjudicados.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS