Cartagena


Distrito trabaja en plan de salvamento para La Popa

La comunidad y el Concejo alertaron a las autoridades por el asentamiento de nuevos invasores y tala de árboles. El secretario del Interior, David Múnera, asegura que se iniciará una recuperación.

SOFÍA FLÓREZ

15 de enero de 2020 12:00 AM

La crítica situación que se vive en el cerro de La Popa, a causa de los asentamientos ilegales y la deforestación, no da espera y requiere la pronta intervención del Distrito.

Así lo refiere Rafael Zúñiga, presidente de la fundación Ecoparque Histórico y Cultura La Popa (Ecopopa), quien asegura que en lo que va corrido del año, en los sectores de Kennedy, El Paraíso y Lomas del Rosario se han construido ilegalmente unas 20 casas, al parecer a manos de venezolanos.

(Lea aquí: Marea alta y fuerte oleaje contra la ciudad)

Además, asegura que se han deforestado al menos dos hectáreas de vegetación , que se suman a las 27 que ya habían sido reportadas en 2018. Agregó que urge que la administración distrital acoja la sentencia 039 del 2018, que ordena reubicar a las comunidades asentadas en zonas invadidas que hacen parte del cerro de La Popa.

“Las invasiones siguen, están quemando y talando. En el sector El Paraíso hay más o menos 20 casas en menos de cinco días, esto es prácticamente orquestado, hay otra invasión en el barrio Kennedy, en donde talaron una hectárea y ya hay seis casas, ya hay una que tiene luz. En agosto de 2018 detectamos 26.6 hectáreas taladas y eso ha aumentado porque no ha habido ningún control ni del EPA, ni de la administración distrital”.

Sobre esto, se pronunció el concejal Carlos Barrios, quien aseguró que en el barrio San Francisco también se está presentando la misma situación. Barrios recordó la lamentable situación que se vivió en esa zona hace unos años, cuando una falla geológica afectó a cientos de personas que vivían en ese sector.

El cabildante instó a las autoridades a hacer seguimiento al caso, pues refirió que podría tratarse de invasiones orquestadas o financiadas por terceros.

“Si estos son venezolanos esto está financiado, porque ellos no van a tener cómo llevar esas estibas, cómo llevar todo esto. Esto podría convertirse en un fenómeno de nunca acabar, esta falla de San Francisco. Estamos denunciando a tiempo, hay que tomar medidas urgentes”.

Trabajan en un plan

Sobre esto, el secretario del Interior y alcalde (e) de la Localidad 1, David Múnera, precisó que hace una semana cuando se conocieron las denuncias, se reunió con las autoridades para definir la seguridad y recuperación de esta importante área protegida.

(Le puede interesar: “El fuerte oleaje afectó nuestro trabajo”: nativos de Punta Arena)

Añadió que se tiene información precisa de que inmigrantes están talando y construyendo en La Popa. “La Policía llega al lugar, desmonta todo y cuando se va, nuevamente comienzan a construir. Esto no puede seguir ocurriendo, se necesita un trabajo integral y en el que participen todas las autoridades”, señaló.

Múnera indicó que desde el Distrito se iniciará un trabajo, no solo para evitar las invasiones sino para reforestar el lugar, para lo cual pidió el apoyo de la ciudadanía.

“Todos sabemos la situación en que se encuentra el cerro de La Popa, que es bastante crítica, y si estos hechos se siguen presentando el problema se agrava, por eso hacemos la invitación a la ciudadanía de no seguir poniendo en riesgo a miles de personas. Hemos definido comenzar a tomar medidas que garanticen la seguridad y la convivencia de los cartageneros, especialmente la protección del cerro de La Popa, que es una reserva y hay que protegerla”.

La sentencia

La sala segunda del Tribunal Administrativo de Bolívar emitió la sentencia 039 del 2018, que ordena al Distrito reubicar a las comunidades asentadas en el cerro de La Popa.

La decisión, de segunda instancia, ratifica el fallo de la acción popular instaurada por la Defensoría del Pueblo seccional Bolívar que ordena que las comunidades invasoras donde debe aplicarse la medida son: La Boca de El Diablo, Bendición de Dios, Kennedy, El Hoyo y Lomas del Rosario.