El parque de la discordia entre dos urbanizaciones y 5 torres de edificio

22 de mayo de 2019 09:30 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las quejas más recurrentes que exponen los habitantes de las urbanizaciones Sevilla Real y Ciudad Sevilla están relacionadas con la inseguridad y la mala utilización del único parque que deberían disfrutar ambos complejos residenciales.

Se trata de dos urbanizaciones relativamente nuevas, pues aún no llegan a los 25 años de existencia. Están clasificadas como estrato cuatro, pertenecen a la Localidad 3, suman 114 predios y 570 habitantes, aproximadamente. Sus vecinos: las cinco torres Atlantic, la carretera Troncal de Occidente, la antigua vía a Ternera, los barrios El Recreo, La Providencia, Barú, Los Abetos y Santa Mónica.

Luis Carlos Rodríguez Vega, presidente de la Junta de Acción Comunal de ambos conglomerados, comenta que la inseguridad se manifiesta con atracadores motorizados, quienes cometen sus fechorías en cualquier punto de la zona, aprovechando que la retirada es fácil, dado que existen varias salidas hacia la Troncal de Occidente y hacia la antigua carretera de Ternera.

“Por mucho que uno quiera controlar las salidas y entradas, no puede hacerlo con eficiencia. Los ladrones entran y salen en cualquier momento y despojan de sus pertenencias a quienes vean en las calles en horas solitarias”, dice Rodríguez Vega, quien agrega que la inseguridad también está conectada con el mal uso del parque.

“En las noches --relata-- llegan jóvenes de otros barrios a consumir estupefacientes. Si todavía es temprano, tenemos chance de llamar a la Policía, los agentes llegan y los sacan. Pero si ya es medianoche, es muy difícil que lleguen las autoridades”.

Precisamente, por la creciente ola de inseguridad en los barrios apostados a los lados de la Troncal de Occidente, algunas juntas comunales propusieron la instalación de talanqueras con vigilantes, pero, según los habitantes de Sevilla Real, allá han servido de poco, porque la delincuencia es más amenazante cada día.

“Ahora –dice un vecino--, lo que estamos necesitando es que el DATT nos instale reductores, por lo menos en las calles principales, porque las motos entran y salen con unas velocidades peligrosas, sin tener en cuenta que hay niños y personas de la tercera edad. Incluso, ni los carros parqueados en las calles les hacen que tengan prudencia para manejar”.

Aparte de los consumidores de drogas que invaden el parque en las noches, también ha habido polémicas con los habitantes de las cinco torres Atlantic, dado que en casi todos los apartamentos hay mascotas que son guiadas por sus amos para que hagan las necesidades fisiológicas en el espacio recreativo.

“Cuando el parque era usado únicamente por nosotros –dice Jaime Ochoa, un residente--, no había problemas con los desechos de las mascotas, porque ya estamos conscientes de que debemos dejar todo limpio. Pero ahora llegaron las familias de las torres, y ha sido un verdadero viacrucis el tratar de alinearlos para que respeten el entorno”.

Al respecto, Benjamín Baloco, otro habitante, afirma que “en vez de ganarnos un buen vecino que nos ayude a mejorar el ambiente, lo que hemos conseguido es un detrimento de nuestro hábitat. Problemas que antes eran controlables, ahora se ampliaron y únicamente nosotros pensamos en la solución”.

La residente Silvia Castellar señala que en las torres no tienen un buen sistema de evacuación de basuras, ni practican el reciclaje en la fuente. “En lugar de eso –continúa--, amontonan los desechos en contenedores, que luego saca el camión hacia la calle. Ahí mismo depositan la basura sin que a los operadores les importe que los malos olores se introduzcan tan temprano en nuestras casas”.

Otra molestia relacionada con las torres tiene que ver con la vía de acceso que los constructores diseñaron, pero, al parecer, sin un buen sistema de evacuación de aguas pluviales, lo que hace que, tras cada aguacero, las aguas se empocen y demoren para retirarse.

“A veces hasta se cuelan en los manjoles y los desbordan, anomalía que llevamos varios años exponiendo ante la administración de las torres y de los ingenieros, pero no muestran voluntad para superar el problema”, aseguran los afectados.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS