Drogas, prostitutas y una vida de excesos en el paraíso

14 de abril de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las indagaciones de miembros de la Sijín de la Policía Metropolitana dejan ver que alias Renzo llevaba una vida ostentosa, en la que, al parecer, el sexo, las drogas y el alcohol no faltaban.

Él sería nada más y nada menos que uno de los hombres de confianza de alias Camarón, presunto líder de los Camarones, banda dedicada al tráfico de drogas en sectores exclusivos como Bocagrande, Crespo, Manga, Centro Histórico y Getsemaní.

Las estimaciones de la Policía Metropolitana de Cartagena indican que la red alcanzaba a tener ganancias mensuales que sobrepasaban los 400 millones de pesos, lo que en explica las lujos que se habría dado Renzo.

Este hombre sería encargado de expender drogas en toda la zona Norte y se movía en un carro modesto, al parecer, para no despertar sospechas de las autoridades.

Es natural de San Andrés y lo particular del caso es que las indagaciones de los miembros de la Sijín de la Policía Metropolitana indican que a diario se hospedaba en un hotel lujoso en Bocagrande, en el que habría pagado 500 mil pesos por cada día de hospedaje. Es decir, que mensualmente habría pagado un promedio de 15 millones de pesos por su estancia en dicho hotel.

Pero allí no termina todo, pues las labores investigativas también indican que muy a menudo haría fiestas en su habitación y que, al parecer, pedía servicios de trabajadoras sexuales, que cobraban entre 300 y 400 mil pesos.

Renzo hace parte de los 17 presuntos miembros de los Camarones capturados por la Sijín, en coordinación con la Fiscalía Seccional, hace unos días. En un primer informe que mostramos la semana pasada por este medio, mencionábamos las capturas de alias Marimón, Kike, Pelufo, Chucho, Murdo, Jirafa y alias Samuelito.

Los demás capturados tendrían roles parecidos. Alias Willy, por ejemplo, es señalado de ayudar a Renzo en la presunta distribución de estupefacientes y también en el almacenamiento.

Este residía en Escallón Villa y cayó en medio de un allanamiento en una casa en ese barrio. En medio del operativo, las unidades de la Sijín hallaron en el inmueble unos 20 kilos de estupefaciente, entre cocaína y marihuana.

Así mismo, fue capturado Yesid, quien sería el encargado de conseguirle droga a Renzo y a Camarón. Presuntamente, traía coca y marihuana a Cartagena, droga procedente de Cali.

Otro de los aprehendidos fue Rácula, quien se encargaría de vender estupefacientes para la banda en Getsemaní, calle Media Luna y en los alrededores de la Torre del Reloj, pero solo de noche.

El Calvo también figura entre los capturados. Es señalado de vender drogas en el callejón Angosto de Getsemaní. Presuntamente, escondía dosis de droga en las paredes de este callejón para así evitar que se las encontraran. Este hombre ha sido capturado varias veces por porte o tráfico de drogas.

Del mismo modo, alias Bandido está en la lista de aprehendidos. Es señalado de expender drogas en la calle El Pozo de Getsemaní. Incluso, hay un video captado por un agente encubierto, en el que este hombre le habría vendido droga, pero también habría tirado lo que sería la dosis en el suelo para que este la tomara. Esto, supuestamente, para evitar quedar registrado en video cuando entregaba lo que sería el estupefaciente.

Chino y Ufra son otros de los capturados. Estos residen en la calle El Pozo de Getsemaní y son hombres de avanzada edad. Estos recibirían droga de alias Camarón y luego se las entregarían a los expendedores. De hecho, alias Ufra sale en un video registrado por un agente encubierto, al que le estaría vendiendo droga.

Por último, está Papucho, quien se encargaría de vender drogas frente a la casa que utilizarían como caleta en Getsemaní.

Las mujeres que
solicitaban drogas

Las indagaciones de la Sijín también lograron descubrir que, ya fuera desde puntos o a domicilio, miembros de la red delictiva expendían drogas sintéticas, como popper, 2CB (un derivado de anfetaminas), y pastillas de distintas clases.

Las interceptaciones hechas a los presuntos miembros de la banda fueron determinantes para descubrir otras cosas. Por ejemplo, que la banda utilizaba una casa en Pasacaballos para guardar drogas.

También, que trabajadoras sexuales solicitaban drogas a la banda. Esto quedó expuesto en una de las interceptaciones en las que uno de los presuntos expendedores capturados habla con quien sería una trabajadora sexual:

Prostituta: “hola, ¿cómo estás?, ¿hoy si estás trabajando?”

Hombre: “cuéntame”

Prostituta: “¿marihuana tienes, sí tienes bebé?”

Hombre: “yo sí tengo, pero solo ensaladas de 50 en adelante”

Prostituta: “por eso amor, lo que cueste. Es para unos clientes bebé. El cliente tiene 2C, pero de pronto quieren más, otros tienen perico, pero de pronto quieren más, pero lo que no tienen es marihuana, pero en el transcurso de la noche necesitamos más 2C o más perico, entonces lo vuelvo a llamar. En el momento solo necesitaría creepy”

Hombre: “estoy retirado, estoy en El Laguito, ¿tú vas de salida?”

Prostituta: “pues estoy con ellos amor, creo que me voy con ellos”

Hombre: “listo, yo te mando un Uber. Dígale que de 50 en adelante”.

Así mismo, otra interceptación deja ver la interacción entre uno de los presuntos miembros de la banda con un hombre desconocido (HD). En esta los dos hombres hablan de droga sintética (2CB o tuci, como le dicen por sus dos iniciales en inglés).

Hombre: “aló, hablas con el Morocho, con el Negro”

HD: “ajá, dímelo papi”

Hombre: “oye, por allí hay un vale que tiene 30 gramos de tuci”

HD: “pero no digas así por aquí papi, aprende, no te la puedes ingeniar”

Hombre: “de rosada, de la rosada”

HD: “bueno ya, ahora que llegue allá en la noche hablamos”

Las indagaciones de los miembros de la Sijín fueron por más y acabaron dando con un inmueble que, al parecer, era utilizado como una especie de centro de acopio en el corregimiento de Pasacaballos. Una casa que está en la mira y en la que más adelante terminarían dando un golpe.

Con todos los elementos materiales recolectados, el fiscal que asumió la investigación obtuvo órdenes de capturas contra los 17 presuntos miembros de la banda los Camarones que habían sido identificados.

Estas se hicieron efectivas a finales de marzo, cayendo alias Camarón, presunto cabecilla de la estructura, y sus demás presuntos compinches. A alias Willy lo atraparon en una casa en Escallón Villa, inmueble en el que hallaron 20 kilos de droga, entre coca y marihuana.

Además, los miembros de la Sijín allanaron el inmueble que habían detectado en Pasacaballos, en el que hallaron cerca de 20 kilos de droga.

Las 17 personas capturadas fueron llevadas a audiencia ante un juez de Garantías. Debido a la gran cantidad de procesados, las audiencias se extendieron por varios días. El juez legalizó las capturas y la Fiscalía les imputó a los procesados los delitos de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes, cargos que estos no aceptaron.

Tras analizar los argumentos del ente acusador y los de la defensa de estos, el juez del caso decidió cobijarlos a todos con detención domiciliaria. La decisión se tomó el viernes de la semana pasada.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS